lunes 10 de diciembre de 2018




“No Hay Gestión” Jujuy se encamina al default social, económico y político


La prueba irrefutable del fracaso de la UCR al frente del gobierno de Jujuy, es el adelantamiento de las elecciones; si habría brotes verdes tendrían adhesiones para sustentar la reelección en octubre, sin embargo, hoy deben recurrir a las artimañas de la ingeniería electoral, en busca de impunidad ante la descomunal mala praxis.

El gobernador de Jujuy, fuertemente cuestionado por sus ensayos de luna de miel en el exterior, a cada regreso realiza anuncios de fastuosas inversiones en dólares, ignorando la devastación financiera que padece la provincia como consecuencia del tsunami que CAMBIEMOS desató sobre la economía en la argentina.

La deuda pública jujeña es astronómica, a pesar de la colosal transferencia que recibió del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES, con cuya asistencia la mayoría de las provincias alcanzó el equilibrio fiscal, menos Jujuy.

CAMBIEMOS en Jujuy registra el nivel más alto de endeudamiento histórico, tanto en dólares, como en pesos, superando los 60.000 millones de pesos; deuda que se ha convertido en el lastre que deberán asumir los próximos gobiernos.

Sin embargo, el oficislismo considera que el slogan “Hay Gestión” servirá para cegar a una ciudadanía apesadumbrada por la supervivencia diaria; como también cree que despejar las rutas es suficiente mérito para pretender la reelección; subestimando el piquete que la mala praxis DE CAMBIA JUJUY puso en el camino del progreso a la mayoría de los jujeños.

¿Por qué CAMBIEMOS en Jujuy quiere adelantar las elecciones?; pues saben que el gobierno nacional actual sucumbirá en octubre del 2019, suponen que el peronismo asoma inexorable para apagar el irresponsable incendio, entienden que esperar ese escenario los pondría en tercer lugar en la provincia, resultado que ya experimentó la UCR en Jujuy; cuando la disputa era solo entre peronistas.

Pero por sobre todas las cosas, necesitan retener el poder para proteger los negocios en desarrollo, objetivos empresariales que se lograron con la complicidad de algunos sectores del PJ, que ya no ocultan su adhesión a un proyecto oligárquico, que dejó a más de 600.000 jujeños afuera.

Si bién hoy la parafernalia mediática se encuentra contaminada por la ola de las Fake News, las publicaciones de posibles sobornos a legisladores de la UCR de parte del Grupo Soros y Open Society, van a tono con el perfil de los últimos negocios presentados en Jujuy.

Sin embargo; el gobierno actual, ni adelantando las elecciones tiene el triunfo asegurado; ni cerrando con todos los oficialismos (intendencias), ni dirigentes propios (Cambia Jujuy) y extraños (PJ), ya que el malestar social sigue creciendo y buscará una oferta donde manifestarse. Tal vez el control de la justicia electoral pueda ser el camino para una feroz restricción en la construcción de alternativas, si sucediera esa abominable maniobra, gran parte de los votantes se amotinarán en el voto en blanco, que en Jujuy supo ser una de las mayorías.

Hoy el oficialismo ya estima la pérdida de su mayoría en la legislatura, como consecuencia de las colectoras que emergerán en otras alianzas, que capitalizarán el descontento en diversas expresiones políticas, si el voto en blanco cede a una visualización concreta.

Pero el gran temor está en la concentración subterránea del voto a fin al peronismo (NeoK) y los movimientos sociales, hoy amordazados, cercenados y aplastados: la propuesta podría derivar en un fenómeno social de expresión popular contra el actual modelo de gestión, estrechando las chances del actual oficialismo y el maquillaje opositor del PJ feudal.

Cabe adelantar que si el gobierno actual obtuviera un triunfo, no tendría poder…ya que la derrota del gobierno nacional está firmada; con lo cual Jujuy “la inviable”, deberá inclinarse ante el peronismo, que procederá a socorrer a una sociedad angustiada con la restitución del estado de bienestar; bonanzas que costarán enormes sacrificios, además del desvanecimiento de la UCR en Jujuy por décadas.

Jujuy ya encalló, los últimos fondos que recibe son para salir del atolladero electoral, la quita del fondo sojero a los municipios generará un rebote de alta conflictividad social. El presidente llamó hace días a todos los intendentes del país, pero asistieron mucho menos de la mitad; lo cual ya anticipa una rebelión en las urnas.

Por último señalamos que el actual gobernador de Jujuy si ganara las elecciones anticipándolas, podría quedar bajo el yugo de CFK en octubre del 2019, tal cual lo anticipa el empresario y productor Gustavo Grobocopatel quien señaló que no le “preocupa” un retorno al poder de Cristina Kirchner, aunque aclaró que espera que lo haga “con otro entorno”.

Si ese escenario se dá, ni el vice gobernador Carlos Haquim tendrá espalda para articular acciones integrales con nación, ya que dejó a Sergio Massa por ser kirchnerista, según manifestó el intendente de la ciudad de El Carmen Adrian Mendieta.

Al parecer el frente de tormentas autogeneradas para el actual oficialismo en Jujuy es desalentador; como su falta de gestión.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *