martes 25 de septiembre de 2018




Adeudan proveedores de comedores, pero gastarían en adelantar las elecciones

11 septiembre, 2018 en:


Hoy los gobernadores se reunirán con el presidente Mauricio Macri, dejarán estampada una foto circense, que presentará a la sociedad el acuerdo por el presupuesto 2019, sin embargo el tema de fondo, es decir el acuerdo fino, se discutirá en el congreso.

Este paso es una de las condiciones del FMI, persuadido por el propio presidente de USA Donald Trump, quien para evitar el afianzamiento de China en la Argentina, cabeza de playa, apela al recuerdo de su otrora competidor; el contratista internacional: Franco Macri, dando un fuerte respaldo a su hijo, para mejorar la posición estratégica de norteamérica en el sur del continente.

Macri necesita la foto y el acuerdo con los gobernadores, que incluye el déficit 0, que implica una reducción del gasto de $500.000 millones de pesos para el 2019. Este hecho preocupa a la mayoría de los gobernadores que realizaron esfuerzos y alcanzaron el superávit fiscal, 20 provincias; más aún aquellas que no cumplieron las metas acordadas en el pacto fiscal, entre ellas Jujuy y Corrientes.

Sin embargo en Jujuy, el anuncio del Intendente Julio Bravo de San Pedro, al referirse al adelantamiento de elecciones en la provincia y no ser desmentido; hace suponer que Jujuy posee recursos para llevar adelante el proceso electoral; pese a que mantiene fuertes retrasos con proveedores, entre ellos los que abastecen a los comedores barriales y escolares.

La provincia no alcanzó el equilibrio fiscal por el aumento escandaloso del gasto público, en especial el de la política. La ausencia de señales de austeridad, es decir “poner todos el hombro”, sigue erosionando la intención de votos en CAMBIEMOS, sufren el degaste tanto el cuadro radical, como el de sus aliados.

El actual gobierno subestima al electorado jujeño, piensa que al no manifestarse una figura con volumen político en la oposición, las elecciones serían un paso sin mayores dificultades. Aún no asumen el sin sabor que la crisis provoca en la mayoría de los jujeños, esta realidad avanza sobre la nueva composición que tendrá la legislatura, ya que ahí se verá la dimensión del descontento traducida en una reducción de las bancas de CAMBIEMOS.

El gobierno tiene la esperanza que la ayuda del FMI, permita la recuperación de la confianza, con la cual poder encauzar una gestión hasta hoy desaprobada por la mayoría de los jujeños. La promesa de paz y trabajo, ha quedado lejana, ya que la zozobra ingresó en los hogares, generando una incómoda tensión, la cual no permite deducir el significado del eslogan “Jujuy energía Viva”, todo lo contrario.

El plan de contingencia no posee herramientas para transformar la realidad social, es solo un abanico de remiendos para un globo que pierde aire dia a día, al igual que se desinflan los anuncios y propuestas presentadas desde las diferentes áreas del gobierno; Jujuy piloteada por un grupo de contadores, aún desconoce el concepto de políticas públicas, obsesionada con ganar elecciones, ignora los esfuerzos de una mayoría que solo intenta llegar a fin de mes.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *