lunes 10 de diciembre de 2018




Así será el turismo en Semana Santa: Chile se desploma en top 10 como destino, crece Brasil y explota el cabotaje

19 marzo, 2018 en:


Cayó la demanda de pasajes con destino a Santiago para viajar el próximo fin de semana largo. El abaratamiento de la tecnología en la Argentina y el movimiento del dólar apagaron el furor. La venta de tickets para viajar dentro del país, en tanto, crece a un ritmo del 20%. Los destinos más elegidos.

previa de esta Semana Santa versión 2018 luce bastante diferente respecto del clima que imperaba el año pasado, especialmente en lo que se refiere a la actividad turística.

La irrupción –aunque algo accidentada- de las primeras experiencias de aerolíneas “low cost”, es una variable que, hasta hace unos meses, no formaba parte del menú de opciones disponibles para aquellos argentinos dispuestos a realizar un viaje.

Otro factor que trajo cambios fue el dólar, un punto decisivo para todos aquellos que analizan destinos fuera del país.

Durante prácticamente todo el primer trimestre de 2017, el billete verde se había mostrado sumamente estable e, incluso, mostró una baja de 30 centavos desde enero hasta mediados de marzo, cuando descendió a $15,60.

Ahora, el hecho de que el dólar haya tocado su pico histórico en la City porteña, mientras se debilitaba en algunos países de la región –como sucedió especialmente en Chile, donde viene de alcanzar su mínimo en más de tres años- está obligando a los argentinos a sacar cuentas sobre las plazas más convenientes para viajar en función del bolsillo.

Respecto del negocio aeronáutico, la paulatina llegada de las líneas de bajo costo promete imprimirle una nueva dinámica al sector turística. 

Si bien por el momento hay más anuncios que realidades, el nuevo escenario impulsa cambios. Aerolíneas Argentinas, por ejemplo inició un proceso de expansión del número de plazas disponibles, para volverse más competitiva, especialmente en rutas de cabotaje. 

 En este contexto, al definir cómo será la “pulseada” entre el turismo interno y emisivo de cara a esta Semana Santa –que irá del jueves 29 de marzo al lunes 2 de abril- empresarios del sector ya han trazado una “radiografíabastante precisa: 

-El movimiento en las principales plazas dentro del país será muy bueno, con excelentes niveles de ocupación en Córdoba, Iguazú, Salta y Patagonia. También se espera un flujo intenso en los principales puntos de la Costa Atlántica.

-Los viajes de argentinos al exterior seguirán en alza, pero creciendo a un ritmo más lento respecto del mismo fin de semana largo de 2017.

 -En el caso de Chile, se confirma el fin del boom: cedió muchas posiciones y muchos turistas comenzaron a reemplazar este destino por otros nacionales. La razón es que la compra de tecnología no es tan conveniente y que el dólar allí se abarató mucho, haciendo menos atractiva la compra de bienes y contratación de servicios.

En diálogo con iProfesional, Fabricio Di Giambattista, presidente de la Federación de Argentina de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), aseguró que, de cara a esta Semana Santa, “las perspectivas en general son muy buenas. Dada la cantidad de días disponibles, vimos que mucha gente consideró que era una buena oportunidad para movilizarse. Esto se sentirá especialmente en las principales ciudades del interior del país”.

“Comparado con el año pasado, van a mostrar subas tanto los destinos nacionales como los internacionales, porque o aumentaron las frecuencias y el número de asientos disponibles. Pero esperamos un mayor incremento para las rutas de cabotaje, que es donde más se está sintiendo el mayor tráfico aéreo”, completó.

¿Cuál es la tasa de crecimiento que está proyectando la industria respecto del año pasado? En función de datos provistos por Aerolíneas Argentinas y de agencias de viajes a este medio, el rango esperado es de:

-Entre 10% y 15% para destinos fuera del país

-Entre el 20% al 25% para el mercado doméstico.

“La particularidad este año es que la demanda para volar al exterior creció, pero subió a un ritmo mucho mayor todo lo que son los destinos nacionales“, remarca Martín Romano, gerente para la Argentina de Atrapalo, una agencia online creada en España y que ya cuenta con presencia en diez países.

“El mayor movimiento de las low cost y el incremento en el número de vuelos en general, muchos de los cuales tienen como base a ciudades del interior, hizo que los precios hoy sean un poco más atractivos y esto se notará en el mayor protagonismo del turismo dentro del país”, afirmó.

Según datos provistos a iProfesional por Aerolíneas Argentinas, durante la Semana Santa de 2017 transportaron a un total de 239.600 pasajeros, lo que había implicado un crecimiento total de casi 26% respecto al mismo período de 2016.

Para este fin de semana, en tanto, proyectan movilizar cerca de 286.000 turistas, lo que implicará un alza interanual del 19%. 

Lo interesante, al analizar finamente los números de la compañía, es que efectivamente lo que viene subiendo a mayor ritmo es la demanda de pasajes para volar dentro del país. 

Hay varios indicadores que así lo ratifican:

-Hace dos años, en 2016, el porcentaje de ocupación de asientos para cabotaje era del 80%, mientras que para estas fechas manejan un nivel siete puntos superior, del orden del 87%. 

-Para esta Semana Santa, del total, los destinos domésticos se llevarán 210.000 pasajeros, con un alza interanual de más del 22%. Es un dato clave, dado que en 2017 la tasa de crecimiento había sido menor al 13%. 

-Como contrapartida, las plazas internacionales para Aerolíneas Argentinas sumarán casi 75.350 viajeros este año, con un alza del 11,5%, cuando en 2017 los destinos fuera del país habían experimentado un alza en volúmenes del 22,3%. 

El siguiente cuadro resume cómo se incrementó fuertemente la demanda para cabotaje frente al menor dinamismo del turismo emisivo:

Adiós a la “Chilemanía”
Entre los empresarios del sector, si hay un consenso generalizado es que Chile (hasta hace poco considerada la “nueva Miami” para los argentinos por sus atractivos precios para hospedarse y hacer shopping), este año ha dejado de ser el gran imán. 

Es cierto que, dependiendo de las aerolíneas o agencias de viaje, continúa en el top 3 del ranking de los destinos internacionales más buscados e, incluso, liderando en algunas compañías.

Además, como un porcentaje de los viajeros cruza la cordillera en auto o micro, es probable que se vean imágenes de argentinos haciendo cola en la Aduana. 

Pero todos remarcan que está perdiendo terreno de manera acelerada y que, definitivamente, en el sector ya no se respira la “Chilemanía” que se respiró hasta el verano del año pasado.

De hecho, durante el fin de semana largo de Semana Santa del 2017, Santiago de Chile había sido el segundo lugar al que más volaron los argentinos desde Buenos Aires, según datos de AA, siendo sólo superado por Córdoba.

En total, el año pasado pariteron desde Aeroparque más de 9.500 personas para esa fecha. 

Sin embargo, las cifras de la compañía para este año muestran cómo Santiago se desplomó en el ranking: viajarán en total 8.994 pasajeros, lo que implicará una caída del 6%.

Además, en el “top 10”, Santiago pasará del puesto 2 al 8. 

En tanto, entre los destinos que más terreno ganaron este año figuran Bariloche, que se posicionó en el tercer lugar y subiendo cinco escalones; Iguazú, que subió un puesto para ocupar la segunda plaza; y Neuquén, que también escaló un peldaño para posicionarse como la cuarta plaza más demandada (ver cuadro).

En Atrápalo, por ejemplo, para este año detectaron que Río de Janeiro pasó a ser un destino más buscado que Santiago. 

En paralelo, desde Garbarino Viajes marcaron que, entre los destinos internacionales, Uruguay, Chile y Brasil fueron los destinos más vendidos para esta Semana Santa.

Sin embargo, señalaron que el país trasandino, si bien “sigue siendo un destino elegido, su demanda mermó respecto del año pasado”. 

Ya en 2017, los viajes de argentinos al país trasandino habían crecido solo 17%, frente a tasas del 50% que venían mostrando los dos años anteriores. 

Otro indicador está dado por los gastos con tarjeta: tras haberse expandido a una cifra exponencial, de más del 100% en 2016, cerraron el último trimestre del 2017 con una caída del 8%.

En este sentido, influyen varios factores para que se esté apagando un “boom” que parecía no tener techo.

Un dato clave tiene que ver con que allí la tecnología, el principal imán que atraía a los viajeros hacia los comercios de ese país, ya no tiene precios tan ventajosos. 

“El ingreso de argentinos cayó principalmente por los cambios arancelarios que aplicó el Gobierno, que hicieron menos atractivo venir a comprar. Este menor flujo se nota mucho en las tiendas”, afirmaron a iProfesional desde Alondra Viajes, una agencia de Santiago.

Cabe destacar que a comienzos del año pasado, el macrismo implementó la eliminación de impuestos a los productos tecnológicos importados para achicar la brecha de precios de más del 50% que durante casi una década estuvo vigente respecto del país vecino.

Tal como viene informando iProfesional, en los últimos seis meses se produjo una reversión de la tendencia y hoy es posible encontrar notebooks, tablets y celulares a precios similares o incluso más baratos en la Argentina que en Chile.

Al factor arancelario se agrega una variable para nada menor: el debilitamiento del dólar, a contramano de la devaluación que hubo en la Argentina.

En Chile, que está recibiendo más divisas por la fuerte expansión del valor del cobre, su principal producto de exportación, el precio del billete verde viene de tocar su nivel más bajo desde noviembre de 2014. 

¿Qué significa esto? Que los bolsillos de los argentinos pasaron a rendir menos al viajar a ese país, donde pasaron a necesitarse más divisas para comprar los mismos bienes o contratar los mismos servicios. Puesto en cifras concretas:

-En la Semana Santa de 2017 con 1.000 pesos argentinos se podían adquirir casi 42.600 pesos chilenos. 

-Ahora, con esa misma cantidad, apenas se pueden comprar 29.900 pesos chilenos, casi 30% menos, a lo que habrá que sumar la inflación de ese país, del orden del 2%.

Claro que, de marzo del año pasado a esta parte, tuvo lugar un crecimiento de los salarios del 27,5%, según datos del Indec. Esto significa que el movimiento del dólar de un lado y otro de la cordillera terminó viéndose amortiguado por el alza en las remuneraciones.

Pese a ello, este fin de semana largo, los bolsillos de los argentinos rendirán, en promedio, un 3,5% menos que el año pasado (ver cuadro).

El rojo, “a full”
Pese a que el turismo interno viene creciendo a mayor ritmo que el emisivo, los expertos le atribuyen pocas chances a una posible reversión del rojo en la cuenta de viajes y gastos en el exterior.

En cambio, sí prevén que crezca pero a una tasa más baja. 

Según el Banco Central, en 2017, los turistas gastaron fuera del país casi u$s12.700 millones, incluyendo los tickets aéreos, lo que implicó un salto del 25% respecto el 2016.

Restando lo que dejaron los visitantes extranjeros, el déficit sectorial fue récord, al trepar hasta los casi u$s10.700 millones.

En enero, en tanto, la salida de dólares por turismo tocó el mayor nivel desde la salida de la convertibilidad (u$s1.567 millones), pero con una tasa de crecimiento menos dinámica: 9%.

Así, consultoras como Ecolatina proyectan un 2018 con una nueva marca histórica de la balanza turística pero aumentando a un ritmo más lento.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *