sábado 15 de diciembre de 2018




Banco Central defendió las súper tasas en pesos y pidió a bancos un “esfuerzo”: que le paguen más a los ahorristas

7 octubre, 2018 en:


Funcionarios de Guido Sandleris y representantes de las principales entidades se reunieron para analizar la primera semana del nuevo esquema monetario.

IProfesional//El debut del nuevo plan monetario bajo la gestión de Guido Sandleris en el Banco Central dejó un claro panorama de hacia dónde irá la estrategia: apuntalar las tasas altas (a pesar de que sean incompatibles con una recuperación de la actividad económica) con el fin de estabilizar al dólar y, en consecuencia, ponerle paños fríos a la inflación. Si bien logró dominar el tipo de cambio, tuvo que pagar un alto precio.
Durante la semana pasada, el Central licitó $435.935 millones de Leliq (las Letras de Liquidez que emite para controlar la cantidad de dinero con los bancos) cuando vencían $432.852 millones. De esta manera, no sólo logró captar pesos para renovar esos vencimientos sino que absorbió $3.082 millones de más. Así, “aspiró” más pesos en su cruzada para llevar el crecimiento de la base monetaria a cero.
Pero lo más relevante fue el aumento de la tasa de interés. La Leliq rendía 60% anual al asumir Sandleris, y sobre el cierre de su debut semanal terminó pagando 73,31% anual. Esto quiere decir que hubo un aumento de 13,31 puntos porcentuales en muy pocos días.
Precisamente el viernes hubo una reunión de los funcionarios del Central con varios banqueros para analizar lo que habían dejado estas primeras jornadas e ir adelantando temas de la agenda.
Allí el equipo liderado por Sandleris afirmó que las tasas seguirán altas (léase en estos niveles) por algunas semanas más. “Es la que se necesita en estos momentos para absorber liquidez”, explicaron.
El martes 16 de este mes habrá otro vencimiento de Lebac por $255.000 millones. En principio, se mantendrá la idea de no renovar parte importante de ese monto para así seguir “desarmando” esos pasivos tóxicos.

En consecuencia, al liberarse más pesos, el BCRA necesitará tener todas las herramientas a disposición para controlar sus efectos. De ahí que hasta esa fecha está completemante descartado que se afloje con las súper tasas.

Sobre las críticas por una potencial “bola de nieve de Leliq” como algunos economistas empezaron a pronosticar (Carlos Melconian ya las bautizó como “primo hermano del monstruo”, en referencia a las Lebac), en el Central destacaron que la “normalización de la economía va a permitir desarmarla más adelante”. Indicaron además que no es una preocupación en este momento.
Por el lado de los bancos, no hubo quejas por las licitaciones de Leliq. Pero sí están preocupados por sus ganancias a futuro, ya que con el nuevo esquema se los “obliga” a pagar tasas más altas a los ahorristas. Las entidades han mejorado lo que abonan por los depósitos precisamente porque el Central incrementó la tasa del activo que tienen los bancos, es decir estas Letras de Liquidez.
El BCRA cree que sería positivo que las entidades compitan por los ahorristas -vía intereses de los plazos fijos- a pesar de que las entidades alertaron por los riesgos de liquidez que puede generar esta contienda. “Estaremos atentos, pero es positivo que suceda”, respondieron desde el Central.
Otras definiciones que dejó el cónclave del viernes entre el Central y los principales bancos de la Argentina fueron las siguientes:
– La entidad monetaria quiere que los bancos sean más agresivos en la colocación de la liquidez, pero que eso no vaya en contra de la necesidad oficial de absorciones de pesos a futuro.
– El desarme de Lebac va a continuar y por el dinero que se liberará tendrán que generar una suba adicional de encajes, que será integrada con las Leliqs
– El Central avisó que no va a haber alza sorpresiva de encajes y le asignó calendario: hacia fin de este mes van a anunciar incremento de noviembre y lo mismo en diciembre.
-Si bien hubo una reacción inicial de los bancos al incrementar un poco las tasas, en el BCRA creen ha sido demasiado poco y le piden un esfuerzo a las entidades.
En general, la autoridad está satisfecha con la mecánica que tuvo la nueva política monetaria en la primera semana y si bien admitió que hay que afinar algunos temas, señala que van por el buen camino.
No es la misma visión que tienen, por ejemplo, en el mercado que están observando con preocupación como las súper tasas pegan en el resto de la economía. “Para no ahogar una rápida recuperación del producto de cara las elecciones del año que viene, la política de shock de tasas altas debería terminar hacia fin de año. No es sustentable a largo plazo el actual ecosistema de tasas”, dice GMA Capital.
Actualmente, la tasa Badlar supera el 47% anual, los préstamos entre bancos privados se negocian al 67% anual y los adelantos en cuenta corriente se pactan en niveles superiores al 76%.

Dólar reacciona pero acciones y bonos sufren

En este esquema, el dólar reaccionó positivamente. De hecho, quedó más cerca de la banda inferior ($34) que de la superior ($44). Cerró el viernes en $37,84 marcando un retroceso de 8,3% en la semana.
Según GMA, a pesar de que estarían dadas las condiciones teóricas para que el tipo de cambio se aprecie más, no están seguros de que el BCRA pueda continuar aumentando mucho más las tasas de interés y, por lo tanto, llevar al dólar hacia la banda inferior. “Tampoco nos gusta el tono que está adoptando la realidad global con tasas de interés más altas ni la dificultad que tiene el riesgo país para perforar definitivamente los 600 puntos”, añaden.
“Después de la presión alcista que vamos a seguir teniendo en las tasas frente al desarme de Lebacs para cumplir con el programa monetario, será clave que el BCRA encuentre espacio para bajar gradualmente las tasas controlando el tipo de cambio, aspirando a converger a un equilibrio de tasa 55% y dólar a $45 a junio de 2019”, señala Federico Furiase, director de Eco Go.
Para el especialista, la clave pasará por que la tasa alta y la venta de parte de los dólares que reciba el Tesoro del Fondo “te lleven a la banda inferior del tipo de cambio, para que el BCRA compre dólares, refuerce reservas y si la demanda de pesos acompaña, dar aire emitiendo pesos, para ponerle un techo a las tasas de interés mientras sigue el desarme de Lebacs”.

Y para eso será clave que el Tesoro renueve la mayor cantidad de los vencimientos de Letes en dólares y que el grueso del desarme de Lebacs en no bancos fluya hacia depósitos bancarios a plazo aprovechando la suba de las tasas, agregó Furiase.

En lo financiero, no todo está siendo color de rosas. Los activos argentinos no han encontrado todavía un soporte demasiado fuerte e incluso sufren en parte por las políticas del Central. Ese es el caso de las acciones, que empiezan a pricear un escenario de mayor recesión y por ende caída de las utilidades de las compañías.
Los títulos públicos padecen la suba de tasas en Estados Unidos y borran el hecho de que el país tiene asegurado el pago de los vencimientos hasta 2020 por el paquete del FMI.
-Así, el índice Merval retrocedió un 2,27% el viernes con $945 millones negociados. Lideraron las bajas Central Puerto (-5,33%) y Grupo Supervielle (-4,41%). Del lado ganador, se destacó Grupo Financiero Valores (VALO) con una suba del 3,51%. En una semana en la que la Bolsa se movió al compás del tipo de cambio, el indicar líder derrapó 9,66%.
-En los bonos, la semana fue de fuerte suba en las tasas de los Treasuries americanos: la tasa de 10 años ya está en 3,23% y la de 30 años en 3,40%. En este contexto, los bonos en dólares cayeron al cierre de la semana financiera entre 50 y 75 centavos de dólar en los tramos medio y largo de la curva. En la semana las bajas superan los 4 dólares.
-Los títulos en pesos cerraron mixtos, pero en la semana suben 2% en el caso de los ajustables por CER. Por su parte las tasas de Lebac y Lecap se acomodaron en niveles de 55/57% en promedio.
Para esta semana, Martín Saud -trader de Balanz Capital- dice que las claves para el mercado de activos argentinos pasarán en gran medida por lo que deparen las elecciones de Brasil de este domingo donde se espera un escenario de Bolsonaro ganando y Haddad segundo, yendo a un ballotage más adelante.
“Si todo sigue más o menos igual creemos que el dólar va a estar tranquilo sin una suba significativa con las tasas de interés en este nivel”, remarca. Por el lado de los bonos en dólares, si bien tienen rendimientos atractivos, dice que con la suba de la tasa de Estados Unidos hay “mucha venta de fondos de afuera y es muy probable que sigan vendiendo”.
Por otro lado, en cuanto a los bonos en pesos, admite que hay valor en los que ajustan por Badlar, en especial los sub-soberanos más líquidos como los de CABA y PBA que tienen unos spreads muy altos casi de 9,5%–10% sobre Badlar ya que si la tasa sigue subiendo, la Badlar va a tener que acompañar y con un dólar quieto se puede tener una buena rentabilidad.
Las apuestas de la City, como se ven, están claramente enfocadas en el impacto que las tasas altas seguirán manteniendo en los precios de los activos. El plan Sandleris recién comienza y los brokers recalculan para ver dónde estará lo más redituable. ¿Vuelve el carry trade? Algunos especialistas ya están recomendando volver a subirse en la “bicicleta financiera”. Después de todo, en la primera semana de la era Sandleris, la tasa le ganó ampliamente al dólar.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *