lunes 10 de diciembre de 2018




Caravana migrante: jefe del Pentágono llega a la frontera con México

15 noviembre, 2018 en:


El secretario de Defensa de EE. UU. visitó a las tropas en la frontera, cuya misión es evitar la entrada de los migrantes. Es el mayor despliegue militar en la frontera desde la Revolución Mexicana.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, viajó a la localidad texana de McAllen, en la frontera sur, para conocer el estado de los cerca de 5.900 soldados desplegados en la zona. La misión de las tropas es impedir la entrada al país de las caravanas de migrantes que recorren México. El jefe del Pentágono visitó a las tropas y defendió ante los periodistas el despliegue ordenado por Trump.

“Quiero ver cómo están las tropas que han sido desplegadas en apoyo del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) y de los agentes de la Patrulla Fronteriza”, explicó Mattis a los reporteros en el avión militar que le llevó a Camp Donna, a las afueras de McAllen.

Mattis se desplazó al sur de Texas, donde hay 2.800 de los 5.600 soldados en activo desplegados. Los otros están en Arizona (1.500) y California (1.300).

La ley impide a los cuerpos militares participar en la detención de civiles, así que no pueden arrestar a inmigrantes sin papeles. Sus tareas son básicamente de apoyo logístico.

Está previsto que los soldados estén allí hasta el 15 de diciembre, aunque esa fecha podría cambiar.

Despliegue histórico

Se trata del mayor despliegue militar en la frontera desde la Revolución Mexicana. El número de soldados en activo es, además, más del doble de los 2.000 que hay en Siria luchando contra el Estado Islámico.

Junto a ellos hay además 2.100 miembros de la Guardia Nacional -un cuerpo de voluntarios que sirve de reserva al Ejército-. Fueron enviados en abril por Trump ante la llegada de otra caravana.

Este martes (13.11.2018) llegaron a Tijuana, que hace frontera con el estado estadounidense de California, más de 350 migrantes de la caravana más avanzada que atraviesa México.

Mattis, no obstante, admitió que “ciertamente” se trata de “una misión no tradicional” puesto que se desarrolla en suelo estadounidense, por lo que advirtió a los militares: “Los ojos del mundo están puestos en ustedes”, dijo.

Mattis recalcó que la mayor parte de los militares desplazados a la región pertenecen a cuerpos de ingenieros que, bajo ninguna circunstancia, se implicarán en tareas de detención de migrantes.

“No preveo que el personal militar entre en contacto directo con los migrantes”, concluyó el secretario de Defensa.

DG (efe, dpa)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *