martes 12 de diciembre de 2017




Cristina juró en soledad y fue la más ovacionada

29 noviembre, 2017 en:


 La expresidenta volvió al Senado después de diez años, aunque asumirá formalmente su banca el 10 de diciembre. Fue la única que no estuvo acompañada por familiares al momento de la jura. Sin embargo, despertó varios aplausos y gritos en el recinto. Carlos Menem fue el más saludado. Apostillas de la sesión preparatoria.
Por Melisa Jofré

Sin compañía, frente al gran ejemplar de la Biblia y con un sencillo “sí, juro”, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner retornó al Senado después de diez años. Aunque asumirá su banca, al igual que el resto de los senadores electos, el próximo 10 de diciembre. Su juramento fue muy distinto a aquel “que Dios, la Patria y él me lo demanden”, cuando lo hizo al ser reelecta presidenta en 2011.

La exjefa de Estado, la mujer más ovacionada durante la ceremonia de este miércoles, lució para la ocasión un atuendo combinado: vestido blanco con estampado de hojas negras, saco negro largo y zapatos stiletto blancos con moño negro.

Cuando ya habían pasado 19 minutos del horario fijado para la sesión preparatoria, a Cristina se la vio asomar por el Salón Eva Perón, contiguo al recinto que estuvo completamente blindado. Mientras tanto, adentro, la vicepresidenta Gabriela Michetti dialogaba -algo molesta- con el secretario administrativo, Helio Rebot, por el tiempo que ya había pasado. Dos minutos después, la expresidenta hizo su ingreso, igualmente había llegado a horario al edificio. Aplausos y gritos bajaron desde los palcos.

La líder de Unidad Ciudadana saludó sonriente a los tres gobernadores que estuvieron sentados debajo del estrado: Sergio Casas (La Rioja), Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Sergio Uñac (San Juan). Luego, se ubicó en la banca que ocupa la bonaerense saliente María Laura Leguizamón. Allí, la separaba un angosto pasillo con el puntano Adolfo Rodríguez Saá, en quien encontró un compañero para bromear, hablar al oído y hacer comentarios durante toda la sesión.

Cuando el secretario parlamentario, Juan Pedro Tunessi, leyó su nombre, volvieron a escucharse los aplausos. Michetti pidió silencio para que “escuchemos todos”. Pero a partir de ahí, el hielo ya había sido roto. La mayoría de los senadores electos que fueron nombrados después, también recibieron aplausos.

Sin sus dos hijos, sin sus tres nietos, ni tampoco dirigentes de su espacio -como se estimaba que podía hacerlo-, Cristina juró en soledad. El orden alfabético por provincias y, a su vez, por apellido, la colocó en el segundo lugar para prestar juramento. “¡Una esperanza para el pueblo!” y “¡Vamos jefa!” se escucharon en ese momento, aunque también recibió abucheos. No fue aplaudida por Miguel Ángel Pichetto, el jefe de la bancada PJ-FpV, quien ya anunció que Cristina no será bienvenida en su bancada.

El resto de la sesión, permaneció de pie al lado de la banca. Por allí salían los familiares de los senadores que juraron. La familia del formoseño José Mayans la saludó efusivamente. También se acercó Zulemita Menem. Todo lo contrario sucedió cuando pasó por allí Mariana Zuvic, la esposa del santacruceño Eduardo Costa -que no fue aplaudido por Cristina-; en ese momento la exmandataria giró su cabeza y se puso a hablar con la misionera Magdalena Solari Quintana.

En uno de los palcos estuvieron los diputados kirchneristas Axel Kicillof, Luana Volnovich, Mayra Mendoza, Juliana di Tullio y María Fernanda Raverta. Finalizada la sesión se los vio a los diputados electos por UC Fernanda Vallejos (luciendo su pequeña panza de embarazada) y Fernando Espinoza. También estuvo el abogado de Cristina, Gregorio Dalbón.

El más saludado. Re-reelecto, el expresidente Carlos Saúl Menem fue el más saludado. Las primeras senadoras que fueron a ayudarlo para que llegue hasta su banca fueron la chubutense Nancy González y la rionegrina Silvina García Larraburu.

Rodeado por sus nietos, el riojano de 87 años fue el encargado de izar la bandera argentina antes de que se entonaran las estrofas del Himno Nacional Argentino. Luego, permaneció sentado al lado de quien fue su rival en las elecciones, e incluso dio un batacazo al ganarle en las generales, el radical Julio Martínez. Al jurar estuvo acompañado además por su hija Zulemita, que le dio un delicado beso en la frente. “¡Ídolo, ídolo!”, lo alabaron.

Coreado. El tercer expresidente de la Nación que juró este miércoles, renovando así su mandato por seis años más, fue el puntano Adolfo Rodríguez Saá. “¡Adooolfo, Adooolfo!” fue coreado su nombre desde el público. Con Cristina a su derecha, a su izquierda estuvo sentada la bella joven Eugenia Catalfamo, que resaltó en el recinto con su blazer verde lima.

Ausente. La bonaerense Gladys González (Cambiemos) fue la única senadora electa que pegó el faltazo a la jura. Según trascendió, se encuentra de viaje en China. Michetti anunció que jurará “en otra sesión”.

El primero y la última. Acomodándose la corbata y recorriendo el recinto, el misionero Maurice Closs fue al primer senador electo que se lo vio desde temprano. Al contrario, la rionegrina Magdalena Odarda, quien es legisladora en ejercicio, arribó a la sesión preparatoria a las 11.30.

Sólo por la Patria. Dos misioneros fueron los únicos que no prestaron juramento “por Dios y los Santos Evangelios”. Fueron Humberto Schiavoni (Cambiemos) y Magdalena Solari Quintana (Frente Renovador de la Concordia), la dama que estuvo sentada a la derecha de Cristina Kirchner.

Desde Santa Cruz. La única que se salió del protocolo al prestar juramento fue la kirchnerista Ana María Ianni, quien lo hizo “por el honor de Santa Cruz, el Calafate y mi familia”.

Selfies. La misionera saliente Sandra Giménez se divirtió posando para la cámara con su correligionario Maurice Closs y, después, con Adolfo Rodríguez Saá y Cristina Kirchner.

Paradas. En toda la sesión permanecieron de pie las santacruceñas Virginia García y María Ester Labado y la sanjuanina Marina Riofrío.

Junto a los gobernadores. A la jura asistió la secretaria de Relaciones Parlamentarias y Administración, Paula Bertol, que compartió el acto con Casas, Rodríguez Saá y Uñac.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *