domingo 21 de octubre de 2018




Desafíos empresariales para corregir

1 agosto, 2018 en:


El funcionario explicó que existe una profunda preocupación por la escasa densidad de empresas privadas existentes en el medio, sobre todo si tomamos en cuenta los parámetros regionales.  “La media latinoamericana indica que existen 60 empresas por cada 100.000 habitantes; en Argentina tenemos 18, y en Jujuy tenemos 7.  Es decir que estamos bastante mal”, diagnosticó.

Berardi aclaró que este promedio se refiere a empresas que operan en la formalidad.  En nuestro país y en nuestra provincia hay muchas más empresas que, debido a la fuerte presión fiscal e impositiva, operan en la informalidad.

Existe una gran preocupación por dicha situación y aseguró que se trabaja en subsanarla porque existe la conciencia y el convencimiento de que este Gobierno debe encontrar la fórmula para resolver esta vieja deuda, “tenemos que tratar de incentivar, que haya mayor cantidad de empresas y mayor cantidad de empresas en la formalidad, en blanco y trabajando bien”.

“Existe un ahogo impositivo impresionante que no creó este gobierno, pero es algo con lo que estamos en deuda”, describió al reconocer el ahogo impositivo en el que se encuentra el empresariado.

En este sentido ejemplificó, “si yo le pago a un empleado $12.000 en mano, eso quiere decir que en realidad estoy pagando $20.000 porque $8.000 son aportes… impuestos al trabajo en realidad”.

“La verdad que preferiría darle los $8.000 pesos a mi empleado así gana 20 y no que gane 12 y los 8 se los quede el Estado”, enfatizó.

Para corregir estas distorsiones que terminan desincentivando a la iniciativa empresarial, Berardi consideró que hace falta un diálogo maduro como sociedad, sobre todo con las entidades gremiales, “nos tenemos que sentar entre todos; confío en que haya una madurez de parte de los sindicatos.  Hace falta cambiar las reglas de juego; tiene que hacer un debate adulto, en profundidad, tanto de la parte empresarial, como de parte de los sindicatos y de toda la ciudadanía, porque al final todos estos costos terminan impactando en el costo de vida de la población”.

A la problemática de la fuerte presión fiscal-impositiva, se suma una cultura de competencia desleal, aseguró el funcionario.

“En Perico y en Alto Comedero hay una cantidad de negocios y ferias   que no corren con las mismas reglas de juego que otros empresarios que están instalados”, apuntó.

Berardi no dejó de criticar las malas prácticas empresariales en que incurren algunos empresarios formales, “no se puede dejar de mencionar a los empresarios que remarcan una locura; quieren pagar el alquiler y los sueldos vendiendo un solo par de zapatos”.

Se trata de situaciones que son producto de muchos años sin una voz de sensatez, que debería ejercerla el Estado, que corrija tanto la mala praxis como los obstáculos que se han ido poniendo, a lo largo de muchas gestiones de gobierno, a la iniciativa privada.  Justamente, aseguró el funcionario, se está trabajando en reconstruir y redefinir el rol del Estado.

A pesar del diagnóstico, Berardi expresó que hay gran expectativa y optimismo en el futuro de mediano y largo plazo.  “Desde que era chico que vengo escuchando que Jujuy tiene un gran futuro, aunque ese futuro nunca llegaba y se mantenía en la potencialidad; hoy vemos que están dadas las condiciones con la minería –litio, oro, plata, metales pesados y metales raros que tenemos en Jujuy-, el turismo y algunos sectores del agro, que nos permiten pensar en una provincia y un país en serio”.

“Solo hace falta ponerse a pensar, a idear, a capacitarse y tener ganas; el Gobierno está haciendo lo posible por conseguir el financiamiento y la inversión; creo que hay espacio para todos, hay una diversidad de oportunidades, solo tenemos que aprovechar y hacer que ese futuro ocurra ahora en el presente”, finalizó

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *