domingo 19 de agosto de 2018




El Congreso interrumpe sus vacaciones para debatir el mega decreto

5 febrero, 2018 en:


Será este martes, cuando se constituya la comisión bicameral, que presidirá el oficialismo, que tiene asegurada la aprobación de un dictamen. La estrategia del oficialismo.

El Congreso interrumpirá su receso vacacional al menos parcialmente este martes, cuando se reúna la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo el mega Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), para debatir entre otros temas el decreto de necesidad y urgencia de Desburocratización y Simplificación de los trámites en el Estado.

La reunión está prevista para las 15.30, en el Salón Illia del Palacio Legislativo, y en primer lugar deberá constituirse la comisión, en la que Cambiemos tiene asignados 8 de los 16 lugares, y de tal manera reclamará la presidencia de la misma, que ahora pasará a la Cámara alta. De tal modo se descuenta que el presidente será el formoseño Luis Naidenoff, que ya presidió esa comisión en 2016, y quien ahora preside el interbloque Cambiemos en la Cámara alta.

Integrarán esa comisión los también senadores oficialistas Silvia Giacoppo y Pedro Braillard Poccard, mientras que por la oposición estarán los senadores María Teresa González, Daniel Lovera y Guillermo Snopek, del bloque Justicialista; la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, y la salteña Cristina Fiore Viñuales. De Diputados estarán Pablo Tonelli, Fernando Iglesias, Ezequiel Fernández Langan, Martín Hernández y Luis Petri, todos de Cambiemos; los kirchneristas Marcos Cleri y Máximo Kirchner, y el justicialista Pablo Kosiner.

La semana pasada se realizó en la Casa de Gobierno una reunión de la que tomaron parte legisladores oficialistas y fue encabezada por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez, exdiputado nacional, quienes dieron detalles de los deseos del Ejecutivo con respecto al decreto. En ese sentido se instruyó a los legisladores para defender a rajatabla el decreto, pero también a estar abiertos a los cuestionamientos de parte de la oposición, para ser tenidos en cuenta en el caso de los planteos racionales.

La idea es evitar que el decreto se transforme en una espada de damocles que esté permanentemente presente como amenaza para el oficialismo, cuestión de que pueda consensuarse la aprobación del mismo y, eventualmente corregir algunas cuestiones puntuales a través de proyectos determinados. En ese caso, esos temas serán consensuados con la oposición.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *