domingo 21 de octubre de 2018




El FMI prevé una recesión mayor que el Gobierno y el mercado

9 octubre, 2018 en:


El Fondo Monetario Internacional ( FMI) prevé una caída de la economía para este año y el próximo mayor a la que anticipan el Gobierno y el consenso que predomina entre los economistas en la Argentina.

El staff del Fondo estimó que la economía argentina se contraerá un 2,6% este año y un 1,6% en 2019, según los pronósticos para el país del último Panorama Económico Mundial (WEO, según sus siglas en inglés) difundido en la tradicional reunión anual del organismo y el Banco Mundial durante el otoño boreal, que este año se realiza en Bali, Indonesia.

Esas cifras marcan una recesión más dura a la prevista en el último pronóstico oficial, plasmado en el proyecto de ley de presupuesto enviado por el Gobierno al Congreso. El Ministerio de Hacienda estimó una caída del producto bruto interno (PBI) del 2,4% para este año, seguida de otra del 0,5 por ciento en 2019. El “mercado” está más alineado con la estimación del Gobierno que la del FMI: pronostica una recesión similar este año, del 2,5%, seguida una caída del 0,5 por ciento del producto, según la mediana del último relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central .

Los pronósticos para la inflación anual a diciembre del año próximo también muestran una brecha notoria: el Fondo cree que será del 20,2%; el Gobierno, 23%, y el “mercado”, 27 por ciento.

El FMI prevé que el desempleo crecerá hasta el 9,4% el año próximo, cuando se celebrarán las elecciones presidenciales.

Las estimaciones del FMI han diferido antes respecto de los números del Gobierno, pero esta es la primera vez que las divergencias persisten aun cuando la Argentina tiene un programa vigente con el organismo, y los técnicos del staff en el equipo que conduce Roberto Cardarelli, jefe de la misión argentina del Fondo, han trabajado codo a codo con el equipo del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , durante casi los últimos seis meses.

En su último viaje a Estados Unidos, cuando anunció el nuevo acuerdo con el FMI, Dujovne dijo que la economía se reactivará en el primer semestre del año próximo y que incluso podría llegar a crecer a un ritmo superior al 5 por ciento hacia fines de año.

Las cifras del WEO para la Argentina aparecerán también en el nuevo informe del staff que será elevado al Directorio Ejecutivo del Fondo junto con el acuerdo stand-by “2.0” anunciado días atrás en Nueva York, que elevó la asistencia total del organismo a la Argentina a US$ 57.1000 millones, de los cuales casi 19.000 millones de dólares serán desembolsados el año próximo. Aún no hay una fecha concreta para la aprobación final de ese acuerdo, aunque podría ser a fines de este mes.

El último panorama del Fondo marcó un fuerte contraste con el informe difundido en abril último, antes de que se desatara la corrida cambiaria que terminó por sepultar la recuperación que había dejado la economía argentina en 2017, cuando el producto creció un 2,9 por ciento. En medio del azote que sufrieron los mercados emergentes, el FMI dijo que la Argentina y Turquía han esta bajo una “severa presión de los mercados”.

El Fondo dijo que el nuevo panorama para la Argentina refleja las disrupciones de los mercados financieros, las altas tasas de interés reales y el ajuste fiscal “más rápido” bajo el nuevo programa. Y, por primera vez, el Fondo mencionó el escándalo desatado por la causa de los cuadernos de las coimas entre los factores que acentuaron el declive de la economía, forzando a rearmar todo el acuerdo original firmado con el Gobierno a fines de junio.

“En la Argentina, las condiciones financieras mundiales más estrictas, junto con un escándalo de corrupción interna y una incertidumbre persistente sobre el éxito del plan de estabilización subyacente al programa con el FMI han contribuido a la volatilidad de los mercados financieros”, señala el informe, que recuerda, luego, que el peso se depreció un 40% en términos reales entre febrero y mediados de septiembre, y el riesgo país llegó a superar los 700 puntos debido a la crisis.

El informe ensaya un punteo de recomendaciones de políticas para las economías emergentes para afrontar el nuevo contexto internacional, muchas de las cuales ya han sido implementadas en la Argentina. Para el Fondo, la política monetaria debe ajustarse para anclar la inflacón, y las intervenciones sobre el tipo de cambio deberían ser “limitadas” para proteger las reservas.

El Fondo insistió además en que la Argentina necesita una ajuste fiscal significativo para controlar la deuda pública, pero, a su vez, abogó por fortalecer la “red de contención social” y a mejorar los programas sociales.

“En la Argentina, las reformas deberán garantizar que los beneficios de un crecimiento más fuerte y sostenido se extiendan a todas las partes de la sociedad mediante el fortalecimiento de la red de contención social, incluso mediante un rediseño de los programas de asistencia”.

MÁS EN MSN:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *