martes 25 de septiembre de 2018




Lejos de Perón, Jujuy camina a la devastación tributaria

12 septiembre, 2018 en:


La foto de los gobernadores en la Casa Rosada, no bastó para generar confianza en el FMI, el presidente Maurcio Macri debe obtener el presupuesto por consenso, alquimia que intentará lograrlo en el Congreso.

En la previa a la llegada del Ministro del Interior al encuentro con los gobernadores en la jornada de ayer, el pampeano Carlos Verna sentenció: “algunos están mas cerca de Macri que de Perón”, haciendo referencia al acercamiento que tienen algunos de sus pares peronistas.

La frase de Verna fue citada en la jornada de ayer en varios programas políticos, toda una definición del límite del peronismo duro; “nosotros no fuimos consultados por la toma de deuda con el FMI, y ahora pretenden que paguemos la factura” amplio el gobernador de la Pampa.

En Jujuy el PJ, hoy fragmentado tiene su paralelismo; los que están cerca de Morales están al lado de Macri, en consecuencia lejos del peronismo. Para analizar las posiciones en Jujuy no hace falta demasiada agudeza, el FR es el más expuesto, ya que si bién sus dirigentes realizan críticas al gobierno nacional, son absolutamente consecuentes con las políticas de Gerardo Morales, en consecuencia están alejados de Perón, y sus bases lo saben.

El otrora FPV también adolece de identidad justicialista en materia de definiciones, si bién sus críticas se escuchan a menudo, tanto en referencia a la gestión nacional, como a la provincial, su rol opositor es tibio y poco creativo, sin banderas convincentes, hacen vagas señales entre la bruma espesa de sospechas de corrupción que hasta hoy no logran superar; teñidos por la inmoralidad de dirigentes empresarios que subsisten en simbiosis carnal con el gobierno de la provincia.

El debate por el presupuesto se instalará en la sociedad jujeña, será difícil para el oficialismo imponer un discurso que lo exima del costo político que representa hoy acompañar al presidente; quien extendió la responsabilidad de la herencia a los últimos 70 años, es decir al peronismo.

Pero el peronismo jujeño que también tiene una grieta, deberá justificar razonablemente su voto en el Congreso, tanto el FR como el PJ.

En la movida, un error, no significaría la capitalización del adversario; el descontento podría consolidar a la izquierda que se nutre de los vicios acumulados de los partidos tradicionales en Jujuy y de su ingeniería electoral devaluada.

En las vísperas del tratamiento del presupuesto en el Congreso, CAMBIEMOS en Jujuy apuesta por presionar a los municipios, sobre todo a los comandados por intendentes peronistas, para obtener el respaldo de los diputados nacionales en la búsqueda salvaje de votos para el poder central.

El escenario que se vislumbra en el horizonte es dantesco en materia tributaria, se dice que habra 10 impuestos nuevos, esta presión recaudatoria inaudita repercutirá sobre todo en Jujuy donde no se logró el equilibrio fiscal, pese al aumento de las transferencia que recibió desde nación.

Macri le pide a las provincias que asuman los costos del mantenimiento de los subsidios al transporte, a la energía y que se las arreglen sin el Fondo Federal Solidario, variables sin las cuales Jujuy colapsa en materia financiera.

Peor aún es el destino de los municipios, sobre todo para los conducidos por peronistas, ya que pese a la severa dieta en materia de recursos que enfrentará la provincia, esta cuenta con caja propia y con la devolución de la Caja de la ANSES, más el posible incremento de IIBB, si acuerdan firmar una addenda sobre las disposiciones del Pacto Fiscal.

Es decir, la provincia aunque desnutrida, tendrá más recursos que los municipios, los cuales si deberán vivir de lo suyo “a pan y agua”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *