domingo 22 de abril de 2018




Maduro, envalentonado hacia la eelección

11 diciembre, 2017 en:


El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela ganó la mayoría de las alcaldías en los comicios municipales de este 10 de diciembre. Eso allana el camino para la reelección presidencial de Maduro, dicen expertos.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó la mayoría de las alcaldías en los comicios municipales celebrados este 10 de diciembre en el país caribeño. “Ha sido una gran victoria”, dijo el “hombre fuerte” de Caracas, Nicolás Maduro. A las urnas fue el 47,32 por ciento de los 19,7 millones convocados, aseguró el Consejo Nacional Electoral (CNE) al hacer público su primer boletín. “Han votado 9,3 millones de venezolanos, récord en elecciones municipales, a pesar del llamado a la abstención de la oposición”, subrayó Maduro y anunció que los partidos que se rehusaron a competir en la contienda de este domingo (10.12.2017) no podrán hacerlo en ninguna otra. “Desaparecerán del mapa político venezolano”, enfatizó.

“El partido que haya llamado al boicot de las elecciones no podrá participar más. Ese es el criterio que la Asamblea Nacional Constituyente ha esgrimido y yo, como jefe de Estado de un poder constituido, lo apoyo”, agregó el líder chavista, luciendo envalentonado. “Ahora que el PSUV controla todos los poderes públicos a través de la Asamblea Nacional Constituyente –que neutralizó al Parlamento, dominado por la oposición– y tiene en sus manos la mayoría de las gobernaciones y de las alcaldías, cabe intuir que el oficialismo adelantará los comicios presidenciales para la primera mitad de 2018”, comenta Wolfgang Muno, profesor en el Instituto de Ciencias Políticas de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia.

Venezuela Komunalwahlen (picture-alliance/AP Photo/A. Cubillos) El 47,32 por ciento del padrón electoral fue a las urnas, según el CNE.

El error de la abstención

“Y si se les prohíbe a las principales formaciones opositoras medirse en las urnas, la reelección de Maduro será casi segura”, acota el experto. Fernando Mires, uno de los catedráticos alemanes que mejor conoce el acontecer político de la nación sudamericana, coincide con Muno. A sus ojos, llamar a votar en este instante y luego desmoralizar al electorado opositor para movilizarlo en contra del sufragio fue un paso hacia su reelección. Los partidos antichavistas más fuertes –Voluntad Popular, Primero Justicia y Acción Democrática– se negaron a participar en los comicios municipales porque, a su juicio, el CNE no garantiza un juego limpio; pero, por otro lado, éstos negocian con el PSUV en un diálogo mal visto por la opinión pública local.

De los grandes grupos opositores, sólo Un Nuevo Tiempo y Avanzada Progresista aspiraron a alcaldías este 10 de diciembre y dejaron entrever que, si ganaban, sus candidatos se juramentarían ante la Asamblea Nacional Constituyente, cuya legitimidad no ha sido reconocida por la comunidad internacional. De ahí la recurrencia con que la élite chavista le ha atribuido un talante “colaborador” a sus adversarios; según Mires, aparte de la añeja desconfianza en el CNE, esa insidia fue lo que persuadió a más antichavistas de no votar. “Sí, buena parte de la oposición instigó la abstención; pero Maduro fue el mayor agitador en ese sentido. El abstencionismo –sea quien sea el que lo pregone o lo propicie– sólo favorece a Maduro”, sostiene el profesor emérito de la Universidad de Oldenburg.

Fernando Mires, Quadriga (DW) Fernando Mires, profesor emérito de la Universidad de Oldenburg.

Mires: “Esta oposición no merece ser oposición”

“El boicot de estas elecciones no le trajo nada a la oposición. Esta contienda terminó con un gran triunfo para el chavismo, independientemente de las críticas que se le hagan a la máxima autoridad electoral, al sistema de votación o al Ejecutivo. Fuera de Venezuela nadie cree que los comicios hayan sido transparentes; pero, ¿quién le quita lo ganado al chavismo? De hecho, ahora, Maduro luce más consolidado en el poder que en los últimos años”, acota Muno. El docente de Maguncia augura que, escudándose tras la Asamblea Nacional Constituyente, el mandamás del PSUV impedirá que los dirigentes opositores más prominentes opten por la presidencia el próximo año. ¿Qué opciones le quedan entonces al antichavismo?

“Al final, la oposición ha terminado por trancar su propio juego en el ámbito político. Yo no veo que tenga un margen de maniobra razonable. Su diálogo con el PSUV continuará en República Dominicana, pero Maduro sólo necesita esa negociación para que el mundo deje de percibirlo como un dictador. A la oposición sólo parece quedarle la posibilidad de atizar una nueva ola de manifestaciones antigubernamentales o esperar a que los ánimos se caldeen por sí solos debido al agravamiento de la crisis económica”, lamenta Muno. Mires lo secunda: él cree que la mayor alianza de partidos opositores –la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)– se saboteó a sí misma al abandonar la senda que había decidido tomar.

“La vía de la MUD para conseguir el cambio político deseado tenía cuatro cualidades: era electoral, constitucional, democrática y pacífica. Pero algunos de sus miembros terminaron violando la Carta Magna tras ganar las elecciones de gobernadores al juramentarse ante la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, otros torpedearon su propia estrategia electoral al pedirle a la ciudadanía que no votara en los comicios municipales de este 10 de diciembre por falta de transparencia y otros simplemente callaron. No votar es seguir la lógica de la dictadura. Ni los mejores dirigentes de la oposición estuvieron a la altura del desafío. Maduro lo único que hizo fue aprovechar lo que la oposición le ofreció en bandeja de plata. Esta oposición no merece ser oposición”, dice Mires.

Evan Romero-Castillo (ER)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *