martes 16 de octubre de 2018




Mercado Cultural De La Lucia. “Sabores y colores del mundo andino”

24 febrero, 2018 en:


La enorme diferencia entre el turismo shoping, el turismo de paso y el receptivo es determinante para que la actividad permita ser un motor en una economía local.

En primer lugar no habrá turismo local, si esa comunidad no decide abrazar esa actividad. Para ello es necesario integrar el objetivo como un faro común en la ciudad. Luego se debe trazar un programa estratégico que permita acciones empáticas para afianzar la conquista de la meta fruto del consenso.

Una vez que la comunidad acepte al menos esa coincidencia, es posible que se logre junto a las propuestas de las adyacencias en conformar un city tour, la decisión de pernoctar en el lugar. Recordemos que por la ciudad fronteriza transitan casi un millón de personas que se desplazan en la modalidad de turismo gasolero rumbo a Machu Pichu en gran parte “Turistas de Paso”; otros son migrantes bolivianos que regresan en vacaciones a su país y una importante cantidad de argentinos cruza la frontera solo por el día para realizar compras en la vecina Villazón “Turismo Shoping”.

Si la ciudad de La Quiaca logra seducir a un 5% de ese fantástico caudal, tendría una demanda sensacional de 120 camas promedio por día durante todo el año, casi el 50% de la ocupación actual de la provincia de Jujuy. Esto significaría en la ciudad andina un derrame de 43.000 millones de pesos anuales.

Por otra parte es bueno recalcar que el turismo es una industria que genera recursos en el lugar, ya que hay que atender la demanda generalmente con recurso humano, hecho que combate el desarraigo propio de las ciudades expulsoras de juventud, dada las condiciones climáticas y distancias adversas al desarrollo.

Estos indicadores potenciales, sin duda fueron observados desde el municipio de esa ciudad, ya que el Mercado de La Lucía representa la inversión semilla fundamental para avanzar hacia el desarrollo del turismo como uno de los principales ingresos de la comunidad.

La repuesta positiva de un turismo receptivo incipiente puede constatarse en los registros de turistas que visitan el Mercado, comportamiento primario de quien desea conocer una comunidad o región, ya que en los mercados se encuentran los olores, sabores y colores autóctonos, los cuales determinan las horas o días que un turista brindará para saciar su capacidad de exploración.

La Quiaca se encamina hacia el desarrollo turístico, porque ha entendido que puede ser una actividad capaz de dar soluciones a los flagelos sociales que azotan esa región.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *