viernes 20 de julio de 2018




“Por 1ra. vez, Macri y Peña piensan bien distinto que Larreta y Vidal”

5 julio, 2018 en:


Hacía tiempo que Urgente24 no publicaba el análisis político del informe de la consultora Massot & Monteverde. Sin duda que por portación de apellido, Vicente Massot se ha cuidado muchísimo en sus enfoques -probablemente contra los números que exhibía Agustín Monteverde-, no fuese que complicara al jefe del bloque de Cambiemos en Diputados, Nicolás Massot, tan vinculado a su vez a Emilio Monzó y a Rogelio Frigerio. Sin embargo, la entrega del martes 04/07 merece la pena una lectura meticulosa:

Fragmento del informe de Massot & Monteverde:

“(…) El descrédito del elenco que encabeza Mauricio Macri y la desazón o desconfianza que ha generado en más de la mitad de la población es producto no de la mala suerte sino de su falta de competencia. No darse cuenta de ello es pecar por falta de realismo o por el pecado de soberbia, tan común en la clase política criolla.

Como quiera que sea, la actual administración tiene ante si tres problemas básicos; de diferente índole aunque —bueno es tenerlo en cuenta— de envergadura semejante.

> El primero y, sin lugar a dudas, el de mayor gravedad, es cómo recuperar la confianza perdida.

En general, lo que se escucha al respecto constituyen lugares comunes o verdades resabidas.

Las generalidades de los bien pensantes, o las recetas políticamente correctas, poco y nada tienen que ver en el asunto. Se necesitan decisiones de fondo, que el Poder Ejecutivo debe tomar.

Cuando a Erman González y a Javier González Fraga se le quemaron los papeles, Carlos Menem no se anduvo con vueltas. Convocó de inmediato a Domingo Cavallo, que produjo un giro de  carácter copernicano en punto a políticas públicas.

Del otro lado de la cordillera, años antes, Augusto Pinochet hizo cosa parecida al momento de darle salida a los llamados Chicago Boys y convocar, en su lugar, a Hernan Buchi, en menos de lo que canta un gallo.

La credibilidad está asociada menos a un conjunto de medidas —que, por supuesto, son importantes— que a la dimensión de los actores con capacidad de erigirse en pilotos de tormenta.

> El segundo frente abierto está relacionado con la obligación de generar un ajuste fiscal en el peor momento imaginable.

El destino tiene esas cosas. El gobierno que —por el temor que le producía la reacción de la sociedad— retrocedió espantado y no quiso hacerse cargo de la asignatura, dejándola pendiente, tiene que hacer los deberes en medio de la tormenta.

En diciembre de 2015 no sólo estaba en plena luna de miel y gozaba de la confianza de la mayoría de la gente sino que, a su frente, lo que había era un peronismo en harapos, que hubiese acompañado casi cualquier cosa. Dos años y siete meses después el panorama ha cambiado por completo.

Con inflación anualizada rozando 30%, recesión a la vuelta de la esquina, salario real y poder adquisitivo en baja, el déficit de cuenta corriente más alto de la historia, un dólar fortalecido y sin ningún viento de cola a la vista, corregir los excesos históricos del gasto público es una tarea que al mismo Hércules lo hubiese atemorizado.

Con esta particularidad, que a nadie le pasa desapercibida: el peronismo, que descontaba un nuevo triunfo electoral de Cambiemos el año que viene, de repente se ha visto favorecido por una situación hasta poco tiempo atrás impensable.

Macri y Peña han tenido que dar el brazo a torcer y lo que parecía imposible, luego del resonante resultado de las urnas en octubre pasado se ha transformado en cuestión de vida o muerte.

Antes, ninguno de los dos había querido escuchar los consejos de Emilio Monzó y de su equipo acerca de la conveniencia de gestar acuerdos con distintos protagonistas del arco opositor, aprovechando la relación de fuerzas que le era tan favorable al oficialismo.

Ahora, masticando bronca han debido hacer, de la necesidad, virtud. Tras bambalinas, sin que se haga público —aunque sea un secreto a voces— Monzó y el ministro del Interior, tanto como Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, negocian a toda velocidad con los gobernadores justicialistas, Miguel Ángel Pichetto y el massismo, en busca de apoyo para  aprobar el Presupuesto 2019.

Claro que imaginar que éstos van a acompañar a tambor batiente el ajuste al que está obligado el gobierno es no entender algo elemental: en política son pocos los suicidas.

¿Por qué motivo desearía el PJ tradicional quedar a merced de Cristina Fernández, que desde la vereda de enfrente tendrá una oportunidad dorada de acusar a sus odiosos parientes peronistas de ser cómplices del macrismo?

Esto no significa que el justicialismo racional —tal como les gusta calificarlo a algunos— vaya a convertirse en opositor furibundo y se niegue en redondo a consensuar con el macrismo determinadas políticas que a las dos partes les interesan. Eso está fuera de duda; entre otras razones porque las provincias dependen del unitarismo fiscal y, a su vez, la Casa Rosada requiere del apoyo en las cámaras de los gobernadores, senadores y diputados del peronismo. Lo que sí significa es que los acuerdos tienen siempre límites.

En esta ocasión, así como el PJ no desea hacer las veces de tirabombas —para eso basta y sobra el kirchnerismo, que cumple ese papel mucho mejor— tampoco quiere quedar pegado a las decisiones más impopulares, que inevitablemente deberá adoptar el Poder Ejecutivo.

> Por fin hay un tercer aspecto espinoso: las diferencias —a esta altura indisimulables— que han estallado en el seno del gobierno entre aquellos que se inclinan por un grado alto de aperturismo —por denominarlo así— y los que, más allá de algunas concesiones de momento, no aceptan pactar condiciones de fondo con los peronistas y con Massa.

Si se tratara de disputas surgidas en las segundas líneas de Cambiemos, todo no pasaría de una riña de campanario.

Pero estas disidencias ocupan a los cuatro integrantes de mayor peso en el gobierno.

Por primera vez, Mauricio Macri y Marcos Peña piensan bien distinto que Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

No está en riesgo —ni mucho menos— la estructura de Cambiemos. No hay ánimo ni intención de romper nada, si bien la visión de la crisis y las consecuencias que ésta traerá aparejadas es diferente según el ángulo desde el cual se las analice.

Nunca antes había ocurrido cosa semejante porque Cambiemos no había tenido que navegar en aguas tan peligrosas. Las elecciones están cerca y nadie desea ahogarse. (…)”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *