miércoles 22 de agosto de 2018




¿Quiénes son los aliados de Putin en Alemania?


Aunque el Gobierno alemán mira claramente hacia Occidente, Alemania a menudo ejerce de mediador con Rusia. Los intereses comerciales también alimentan sus estrechas relaciones. DW muestra a los amigos alemanes de Rusia.

El excanciller Schröder

Aunque no es el único rusófilo en Alemania, el hombre que gobernó desde 1998 hasta 2005 es un ejemplo particularmente destacado y revelador de cómo los políticos pueden llegar a pertenecer a la órbita de Moscú. Gerhard Schröder y el presidente ruso, Vladimir Putin, han mantenido una de las amistades masculinas más llamativas de los últimos 20 años de la política europea. Pasaron juntos una Navidad en Moscú, disfrutaron del balneario de Sochi y depositaron una corona de flores en la tumba del filósofo alemán Immanuel Kant en Kaliningrado. Putin habla perfectamente alemán gracias, en parte, a su estancia en Dresde como agente de la KGB desde 1985 hasta 1990.

Opinión: La catástrofe diplomática de Vladimir Putin

Dicha amistad también se refleja en lo económico. Después de perder las elecciones en 2005 contra Angela Merkel, Schröder comenzó a trabajar para el consorcio Nord Stream, una filial del gigante energético ruso Gazprom, que dirige un gasoducto entre Rusia y Alemania en el Mar Báltico. Fue el primero de muchos puestos lucrativos que Schröder ha desempeñado para los consorcios rusos, lo que le valió el título de “el oligarca más importante de Putin” según el diario Wall Street Journal.

Otros líderes políticos

El trascurso de la carrera de Schröder es inusual, pero no único. Matthias Platzeck, expresidente del Partido Socialdemócrata (SPD) y presidente de Brandeburgo, es también un buen ejemplo. Después de retirarse de la política por razones de salud en 2013, Platzeck se convirtió en el director del Foro Germano-Ruso. El objetivo explícito del foro es mejorar las relaciones entre los dos países. El diario alemán Bild acusó a Platzeck de ejercer presión, remunerada o no, para el Kremlin. Este hombre, de 62 años, ha criticado las sanciones alemanas contra Rusia y, en una ocasión, incluso dijo que la anexión rusa de Crimea desde Ucrania debería ser “regulada ex post facto por el derecho internacional”.

La Izquierda y el ala izquierda del SPD

Entre los partidos políticos, Rusia tiene un aliado fiable en La Izquierda, el sucesor del antiguo Partido de la Unidad Socialista (SED) en la RDA. Este defiende con regularidad a Rusia en cuestiones como las sanciones en respuesta a Crimea, la guerra civil en Siria y la expulsión de diplomáticos rusos a raíz de los envenenamientos de Skripal. Por ejemplo, el pasado 28 de marzo de 2018, el portavoz de seguridad del partido, Matthias Höhn, pidió el fin de la “paranoia hacia Rusia”, una típica declaración de La Izquierda.

El partido La Izquierda forma parte de la oposición y, por lo tanto, su influencia en la política es limitada. Pero los miembros del ala izquierda de los socialdemócratas, los socios de menor antigüedad de la coalición gobernante, comparten algunos de estos puntos de vista. El vicepresidente del grupo parlamentario del SPD, Rolf Mützenich, por ejemplo, también criticó la expulsión de los diplomáticos rusos, tachándola de prematura. Por el contrario, Los Verdes son acérrimos detractores de la Rusia de Putin.

Matthias Platzeck (izqda.) y Alexander Rahr. El expolítico Matthias Platzeck (izqda.) y el historiador Alexander Rahr son claros aliados de Rusia.

Alternativa para Alemania (AfD)

Los conservadores de Angela Merkel tienden a adoptar una postura estricta hacia Rusia, pero el Kremlin tiene sus aliados en la AfD. En febrero de 2018, una delegación del partido visitó Crimea y pidió el fin de las sanciones contra Rusia. El vicepresidente del grupo parlamentario de la AfD, Leif-Erik Holm, también pidió al Gobierno alemán que refuerce su apoyo al segundo gasoducto previsto por Nord Stream.

En el período previo a las elecciones de 2017 en Alemania, se temía que Rusia pudiera interferir en las votaciones a favor de la AfD, como supuestamente lo hizo el año anterior para Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Pero no ha habido evidencia de manipulación masiva por parte de Rusia.

Expulsiones de diplomáticos: “Putin se ríe de ello”

Las organizaciones que hacen lobby

Alemania tradicionalmente tenía dos grupos poderosos que abogaban por los lazos comerciales entre Rusia y Alemania, pero la pareja se fusionó el 23 de marzo de 2018 en un gigantesco lobby con un largo y pegadizo nombre: “Comité Oriental. Asociación Europea del Este de la Economía Alemana”.

Alemania y Rusia generan unos 41 mil millones de euros a través de negocios entre ambos países. Su comercio aumentó casi una cuarta parte en 2017. El Comité del Este, que abarca más de 400 empresas alemanas y cinco grandes asociaciones comerciales, presume de que para Alemania, Europa del Este es un mercado de exportación más importante que Estados Unidos y China.

Otros grupos de lobby importantes son la Cámara de Comercio Exterior Alemana (AHK) y el Foro Germano-Ruso.

Wladimir Putin Besuch auf der Krim (picture-alliance/dpa/Tass/M. Metzel) Vladimi Putin en Crimea. El partido populista de derecha alemán AfD sugiere que Alemania debe reconocer la anexión de Crimea.

¿Expertos convertidos en voceros de Rusia?

Por último, pero no menos importante, hay destacados periodistas y académicos que han sido acusados de abandonar su objetividad para actuar como defensores de la Rusia de Putin. Gabriele Krone-Schmalz, por ejemplo, pasó de dirigir la oficina de la televisión pública alemana ARD en Moscú a escribir libros con títulos como: Entender Rusia: la batalla por Ucrania y la arrogancia de Occidente, donde argumentaba que la intervención militar de Rusia en Crimea fue meramente defensiva.

Mientras tanto, el historiador Alexander Rahr dejó think tank berlinés Consejo Alemán de Relaciones Exteriores, para convertirse en cabildero remunerado de la compañía de petróleo y gas Wintershall, una filial de BASF relacionada con Gazprom. Desde 2015 es asesor de Gazprom para asuntos de la UE en Bruselas.

Autor: Jefferson Chase (RMR/MS)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *