domingo 22 de abril de 2018




Rusia expulsará a 23 diplomáticos británicos y cerrará el consulado de Reino Unido en San Petersburgo ante la crisis desatada por el ataque a su exespía


Rusia expulsará de su territorio a 23 diplomáticos británicos y retirará el permiso de operaciones al consulado de Reino Unido en San Petersburgo.

Así lo explicó a la prensa este sábado el embajador británico en Moscú, Laurie Bristow, tras salir de una reunión a la que había sido convocado por el ministerio de relaciones exteriores ruso.

Las relaciones entre ambos países pasan por momentos críticos a raíz del ataque con un agente nervioso de origen soviético a Sergei Skripal, un exespía ruso refugiado en Inglaterra, y a su hija Yulia, que había llegado a visitarlo desde la capital rusa sólo un día antes.

Ambos permanecen en estado crítico al igual que uno de los policías que los auxilió, aunque a diferencia de ellos él aún está consciente.

Londres acusa a Rusia de haber perpetrado un “intento de asesinato”, como dijo Bristow, por lo que el pasado miércoles le dio a 23 diplomáticos rusos a los que considera “agentes de inteligencia no declarados” una semana para que abandonaran el país.

Derechos de autor de la imagen Facebook
Image caption Glushkov apareció muerto en la noche del lunes en su casa de Londres.

Ahora, Moscú replica la medida al expulsar al mismo número de representantes británicos en el mismo plazo, pero da un paso más al ordenar cerrar el consulado de Reino Unido en San Petersburgo y la delegación del British Council en Moscú.

El British Council es un instituto cultural público de enseñanza de inglés y difusión de la cultura británica con oficinas por todo el mundo.

Exiliados en riesgo

A la agresión sufrida por Skripal, se sumó este lunes la muerte de Nikolai Glushkov, un disidente ruso cuyo cadáver fue hallado en su casa y que era visto por el Kremlin como un “enemigo de Rusia”.

La policía británica inició este viernes una investigación para esclarecer el asesinato de Glushkov, ya que los exámenes hechos al cadáver arrojaron que había muerto por “compresión en el cuello“.

La unidad antiterrorista participa en las pesquisas debido a “los contactos que se cree que Glushkov tenía”, aseguraron las autoridades policiales.

Estas, en principio, no han hallado evidencias de que su fallecimiento esté vinculado al ataque a los Skripal.

Sin embargo, la policía ha empezado a contactar a exiliados rusos para evaluar su seguridad.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *