martes 12 de diciembre de 2017




Sanz y Morales disputan el poder de la UCR para los dos últimos años de Macri

9 octubre, 2017 en:


LPOEstá en juego la presidencia del Comité, las jefaturas de bloque y la Magistratura. Los nombres.
Ernesto Sanz y Gerardo Morales pelean cuerpo a cuerpo el control de los principales espacios de poder de la UCR después de las elecciones, cuando deban renovarse las autoridades del Comité nacional y del Congreso.

El mendocino ya movió fichas. Sondeó a Mario Negri como presidente del Comité, pero el cordobés le advirtió que no piensa dejar la jefatura del interbloque, un ámbito de poder y protagonismo idea para pelear por la gobernación de Córdoba.

Antes de dar nombres, Morales prefiere garantizar su triunfo en Jujuy, donde ganó por estrecho margen en agosto.

Su primer mensaje lo dio el chaqueño Ángel Rozas al renunciar como jefe del interbloque Cambiemos, donde había llegado de la mano del gobernador.

Por gestión del jujeño Rozas también integra el Consejo de la Magistratura, donde no se fue y seguirá el año que viene.

Aunque adjudicó su repentina salida a un desplante de Macri en Chaco, algunos de sus pares creyeron que puedo tratarse de una puesta en escena para victimizarse y sostener su lugar en la Magistratura, cuando es un hecho que el PRO reclamará su lugar en febrero. Suena fuerte el misionero Humberto Schiavone, amigo de Macri.

Es que Morales necesitará moverse rápido, porque Sanz ya empezó a mover sus fichas. Le ofreció el Comité a Negri, que está dispuesto a asumir ese cargo pero sin abandonar la jefatura del interbloque.

En la Casa Rosada no entusiasma que acumule tanto poder y echaron a rodar el nombre de José Cano, que retoma a Diputados tras un paso sin pena ni gloria por el demorado Plan Belgrano.

Cano supo tener buena sintonía con Morales en el Senado y ambos resistieron un acuerdo con el Macri en la recordada Convención de Gualeguaychú.

Épocas superadas por Macri y también por ellos. “Me ayudó en mi peor momento. Es una buena persona”, dijo Morales en el encuentro radical de Villa Giardino en febrero.

Negri intentará contentar a Cano con la vicepresidencia de la Cámara de Diputados, que dejará vacante la cobista Patricia Giménez.

Pero si la pelea se pone tensa tiene otra carta: Elisa Carrió, que puede destrabar cualquier debate en Diputados.

Lilita mantiene buena relación con Negri y tendrá 10 diputados capaces de destrabar cualquier discusión entre macristas y radicales. Además, se hace escuchar en Olivos.

“No creo que Lilita acepte un jefe acusado de corrupción”, bromean los diputados cercanos a Negri, que dicen tener de su lado al 80 % de sus correligionarios.

Ya hicieron el punteo con los que asumirían en diciembre y se lo llevaron a Sanz, temeroso s de que pueda estar pensando en otro jefe de interbloque y ya lo haya hablado con Macri.

Institucionalista, el presidente suele recibirlo con los jefes de los bloques y José Del Corral, presidente del Comité hasta el 4 de diciembre. No imaginan que Negri pueda ocupar dos sillas en esas tertulias.

Como explicó LPO, el cordobés se guardó otra carta: en complicidad con Emilio Monzó asumió como miembro del Consejo de la Magistratura en reemplazo de Gustavo Valdes, flamante gobernador de Corrientes.

Asegura que está dispuesto a dejar su lugar el año que viene pero si no lo hace ahí quedará. O sea, ya es una moneda de canje más, para continuar siendo jefe del interbloque Cambiemos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *