lunes 16 de julio de 2018




Se necesitan explicaciones: Aquel sospechoso viaje del Presidente

10 enero, 2018 en:


Una noticia lleva a otra, y luego a otra. La conclusión, según algunas interpretaciones, consiste en que el presidente Mauricio Macri podría estar vinculado en forma personal a negocios con energías renovables. Para Urgente24, lo que estaba mal con los Kirchner, también está mal con quienes ocupan el poder hoy o mañana. La ética no tiene partido político, y sin duda este tema requiere investigación, imparcialidad y precisiones, condiciones que no está en condiciones de ofrecer, por ejemplo, Laura Alonso, al frente de la Unidad de Información Financiera.

Mauricio Macri en Nueva York: ¿Encuentro público para resolver cuestiones privadas?

¿Mauricio Macri usó un viaje oficial para hacer negocios privados? Ojalá resulte una falsa sospecha, una versión sin fundamento. Pero es importante aclararlo, y que sea antes de cualquier nuevo periplo presidencial por el extranjero. Hay 3 informaciones periodísticas que hay que reunir para alcanzar una hipótesis que, lamentablemente, es negativa para la imagen pública del Presidente, y que requiere una explicación de la Casa Rosada:

Aquí una columna del periodista Pablo Wende en la web Infobae publicada el 09/11/2017 con el título “Poinstate Capital, la increíble historia del fondo que se reunió a solas con Macri en Nueva York” (Wende no es K, él simpatiza con la Administración Macri, según podrán comprobar quienes siguen su programa matutino en FM Milenium o sus otros medios de comunicación):

“Este fondo neoyorquino es prácticamente desconocido para el público y rara vez apareció en algún medio local. Sin embargo, sus oficinas en “Midtown” Manhattan, más exactamente en la 57 y 6ta, son visitadas semanalmente por una variedad de empresarios argentinos. Sucede que Poinstate Capital se ha transformado en un inversor millonario que apuesta cada vez más fuerte por la economía argentina.

No es casualidad que los dos principales ejecutivos que se ocupan de seleccionar los pasos que se dan en el país hayan mantenido una reunión a solas con Mauricio Macri. Del encuentro en el hotel The Mark, donde se alojaron el Presidente y su esposa, Juliana Awada, también participaron el ministro de Finanzas. Luis “Toto” Caputo, el jefe de asesores de gabinete del Ministerio, Pablo Quirno, y Fulvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos. Fue justo antes del regreso de la delegación a Buenos Aires.

Por el lado de Poinstate participaron Zach Schreiber, fundador del fondo en 2010 y Darío Lizzano, un argentino que llegó desde Morgan Stanley en 2014 con una idea en ese momento muy arriesgada: realizar una gran apuesta por el cambio político que se daría en la Argentina, la salida del populismo y la recuperación de la economía. (…)

En Poinstate arrancaron comprando bonos, en medio del default y cuando todavía no se sabía cómo se daría el cambio de gobierno. Pero luego fueron adquiriendo participación en empresas cotizantes y más tarde en otras que por ahora no tienen oferta pública.

Y la apuesta pagó con creces. Hoy Poinstate Capital maneja inversiones por USD 3.600 millones en el país y sus directores le anunciaron a Macri que están armando un fondo específico para invertir en obras de infraestructura, a través de los programas de Participación Público Privado (PPP).

En su portafolio, Poinstate posee 167 participaciones en acciones que cotizan en distintos mercados del mundo. Sobresalen compañías norteamericanas y muchas de tecnología. Pero llama la atención que también en ese listado hay seis empresas argentinas. Una de ellas, Pampa Energía, está entre las “top 10” seleccionadas, con una inversión valuada en USD 335 millones, equivalente a cerca del 7% de la empresa que preside Marcelo Mindlin. (…)”.

Noticia Nº2

Importante analizar la información anterior, y luego sumarle la siguiente: Emilia Delfino en el bisemanario Perfil, el domingo 07/01, con el título “Sin licitación, el Grupo Macri compró y luego revendió seis parques eólicos”:

“(…) En su primera actividad de 2018, el mandatario visitó el martes el parque eólico Rawson, el más grande del país, a cargo de la empresa Genneia, del Grupo Macro. Las inversiones en energías renovables fueron desde el comienzo una de las apuestas fuertes del gobierno de Macri. También de las empresas de su familia.

Durante 2016, y sin pasar por licitaciones públicas, Sideco Americana -empresa insignia de los Macri- creó junto con un grupo de socios cuatro empresas a nombre de un contador y adquirieron seis parques eólicos en Chubut y Miramar, provincia de Buenos Aires. Las licitaciones fueron ganadas por la española Isolux, que luego las vendió a estas compañías en dos tandas. Por la primera parte del paquete, las empresas del holding presidencial pagaron US$ 25 millones y durante el siguiente año revendieron esos parques a una empresa del Grupo Macro (Genneia, la que visitó el Presidente el martes) y a una compañía china (Goldwind). Con sólo uno de los parques hicieron una ganancia de alrededor de US$ 15 millones, según confirmaron a PERFIL tres fuentes directamente involucradas en los contratos. (…)

No hay ningún nombre de las empresas de los Macri o de sus socios en los documentos públicos de Usir, Sideli, Sidsel o Parques Eólicos Miramar SA. Sin embargo, ante la consulta de PERFIL, el contador informó que un 10% ó 12% de este conglomerado es de Sideco Americana. Las sociedades también estan integrada por Socma -Sociedades Macri-, otra empresa del holding, en un porcentaje más pequeño.

Mariano Payaslian es un hombre muy cercano a las empresas de la familia Macri. A lo largo de los últimos años, figuró como síndico de Sideco Americana y de la constructora Iecsa (entonces de Angelo Calcaterra, primo de Macri). Su estudio Gizzi & Payaslian prestó servicios a una Unión Transitoria de Empresas (UTE) entre Isolux e Iecsa.

Los otros socios de Sideli, Sidsel, Usir y Parques Eólicos Miramar son “un fondo de inversión europeo ligado a la energía solar” -no se informó el nombre- y las compañías financieras Helios Partners Sa y Selena Partners SA, controladas por viejos aliados de Macri: los ejecutivos Pablo Emilio Basualdo, Mariano Alberto Bernardo Arrigo y Juan Edgardo Srodek. Los tres son miembros de KBR Group, una financiera que operó para Macri en la emisión de deuda de la Ciudad de Buenos Aires. Srodek, además, fue jefe de la campaña bonaerense del PRO en 2005. (…)”.

Noticia Nº3

Ahora, la información más reciente, que permite intentar cerrar el círculo: La Política Online el martes 09/01, con el título “Darío Lizzano, el cerebro detrás de la polémica compra a Socma del parque eólico”:

Empezó en Banco Piano, aunque suele quitar ese antecedente poco glamoroso de su currículum que abunda en su paso por firmas de Wall Street como JP Morgan o la sede neoyorkina del Santander, donde vivió un escándalo muy delicado.

Darío Lizzano tuvo la habilidad de convencer a Zach Schreiber del fondo PointState que la Argentina de Macri iba a ofrecer oportunidades de ganancias extraordinarias en determinados nichos de negocios a los que podía garantizar el ingreso, gracias a sus fluidos contactos con el actual Gobierno.

Integraron así un fondo de más de u$s 1.500 millones y se metieron de lleno en las licitaciones de energía, convencional y eólica que lanzó el macrismo, ofreciendo bajo la excusa de la emergencia energética, tarifas aseguradas por el Estado por más de una década, a valores que multiplican varias veces lo que se paga en el exterior.

Genneia ganó en la llamada “Resolución 21” dos proyectos de ampliación de su central convencional de Bragado y luego sumó numerosos parque eólicos en la Patagonia.

Esta firma quedó envuelta en un escándalo este fin de semana cuando Perfil reveló que “compró” al Grupo Macri el parque eólico Loma Blanca IV, que a su vez el holding encabezado por Gianfranco Macri había comprado a la quebrada multinacional española Isolux (…).

Lo que sucedió es tan simple como delicado: Aranguren otorgó a Isolux una serie de parque eólicos pese a que no había cumplido con licitaciones que ganó anteriormente y que enfrentaba reclamos judiciales por deudas impositivas y de las otras que la colocaban al borde de la quiebra.

Luego esta firma que en el pasado fue socia de Iecsa -la constructora de Franco Macri que luego vendió a su sobrino Angelo Calcaterra y este a Marcelo Mindlin-, vendió esa licitación ganada al Grupo Macri, que de inmediato se la vendió a Genneia, obteniendo en el pase de manos una ganancia líquida de unos 15 millones de dólares. “Parece una licitación simulada”, explicó a LPO un experto en derecho administrativo.

“La torpeza de la operación del Grupo Macri con Genneia es típica del managment de Leo Maffioli, se equivocó Mauricio al dejarlo a cargo de todo”, afirmó a LPO una informada fuente del mercado. (…)”.

Cualquier aclaración no sólo será bienvenida sino publicada de inmediato.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *