1.500 puestos de trabajo menos en el 2020

 1.500 puestos de trabajo menos en el 2020

El sector tabacalero sigue un camino de concentración inexorable, el deterioro del precio constante, hace imposible que el cultivo genere réditos para una gran parte de los productores, quienes se ven obligados a dejar la actividad.

Una semana atrás se acordó el precio para el tabaco, ubicado en el 46% respecto al valor del año anterior. Si tenemos en cuenta la inflación (59%), el efecto del dólar blue sobre los insumos (100%) y la devaluación que sufrió el peso desde que comenzó la campaña (-20%); el precio acordado nuevamente golpea al sector, esta vez de manera letal para decenas de productores que dejarán la actividad.

Por las entrevistas realizadas desde Perico Noticias a diferentes actores del cultivo, estimamos que la siembra se reducirá en mil hectáreas (mínimo); pudiendo alcanzar las 1500 h. Claramente se vislumbran tres sectores en la escena, los productores pequeños, subsidiados en un esquema productivo artificial, ya que si le cortan la liquidez externa colapsan.

Otro sector representado por medianos productores, que tienden a la diversificación, achicando costos operativos y reduciendo superficie. Estos ingresaron en una etapa de subsistencia.

Luego están los productores con espaldas anchas, diversificados hace tiempo; quienes también recortaran hectáreas, y optimizarán la rentabilidad apelando a procesos de mecanización y simplificación de costos mediante sociedades u alianzas en algunos de los eslabones de la cadena productiva.

Todos los elementos convergen en una caída significativa de la superficie de siembra; esto a su vez significa, menos manos de obra intensiva (-1.500 puestos laborales); en el valle de Los Pericos la retracción de la oferta de empleo es preocupante.

Además debe sopesarse el hecho de una caída en la recaudación del FET, por el cierre temporal que sufrieron las fábricas de cigarrillos, las cuales desde ahora están habilitadas con una producción marginal, que pone en riesgo el volumen que la industria giraba automáticamente en concepto de Fondo Especial del Tabaco (7%) a los productores.

Como si las dificultades fueran pocas, el gobierno nacional abrió la importación de cigarrillos hasta septiembre del 2020, productos de menor costo para el consumidor, es decir que el volumen por  recaudación en impuestos experimentará una reducción, y donde el concepto FET no está grabado, en consecuencia el precio complementario del tabaco esta en arenas movedizas.

Para la región de los valles, el panorama social se agrava aún más, ya que ingresamos en los meses donde el desempleo aumenta, por el cierre de la campaña tabacalera. Este aumento de la masa desocupada, se profundiza con la presencia de trabajadores golondrinas y estudiantes varados en la provincia que buscan empleo.

La presión emergente, comienza a manifestarse, según las últimas noticias, en aumentos de robos y hurtos en el departamento de El Carmen; en las puertas de los municipios y las organizaciones sociales.

Es necesario, que los dirigentes del sector productivo y el gobierno, abran un debate generoso para buscar mecanismos que promuevan la mayor integración posible de participantes en la cadena productiva; complementando actividades tradicionales o fomentando nuevos emprendimientos.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =