138 casos COVID en Perico

¿Cual habrá sido el resultado de la estrategia para organizar los manzaneros para buscar los sintomáticos?

El día de ayer hubo reuniones virtuales del Gobernador de la provincia con todos los intendentes para organizar una operación de manzaneros, de modo de realizar un abordaje completo en cada territorio, buscando a los portadores sintomáticos del COVID, en una primera etapa, procediendo luego a realizar los aislamientos de los contactos estrechos, erradicando horizontamente la red de propagación.

La ciudad de Perico, seguramente en el día de la fecha, recibirá el comunicado de la máxima autoridad, quien ilustrará a la población del plan acordado con la provincia. En la ciudad ya se registraron 138 casos positivos, algunas ramificaciones comprometen al personal municipal, con lo cual el RRHH de la institución se encuentra menguado.

Además, ayer en vista a los procedimientos que debe desplegar el municipio, las autoridades recibieron una video conferencia donde fueron informados de recursos de asistencia que la provincia les girará para atender a la población vulnerable, como a los adultos mayores.

Desde el gobierno señalaron que el Hospital Arturo Zabala, será uno de los nosocomios del interior que realizará tareas de contención con pacientes leves y moderados de COVID, como varios puntos sanitarios de la provincia se desenvolverán con el mismo objetivo, para descomprimir la demanda de los hospitales centrales radicados en la capital de la provincia, hoy a punto del copalso.

Al respecto llamó poderosamente la atención la manifestación de una de las profesionales que llegaron desde Córdoba, quien no ocultó su sorpresa ante el cuadro crítico que encontró en Jujuy, el cual superó su imaginación, declarando que la situación en esa unidad era absolutamente crítica y terminal, ya que necesita una descomprensión urgente, puesto que la inercia de casos por sobrevenir, desbordaría la capacidad sanitaria en las próximas 24 hs.

Mañana llegará el Secretario de Calidad de Salud del Ministerio de La Nación, quien hará un relevamiento in situ, para elevar el diagnóstico y las recomendaciones de inmediato a la cartera nacional, donde si es necesario enviarán importantes dotaciones sanitarias y humanitarias para intentar sacar a Jujuy del colapso inminente.

Es muy aventurado predecir cuál será el informe. Otra de las opciones si el sistema no logra equilibrarse para sostener la demandas de UTI, sería trasladar pacientes a otras provincias. Lo importante es salvar el mayor número de vidas, sin ingresar en las  encrucijadas que la medicina intenta evitar, pero que en otras naciones ocurrió, decidir a través de un protocolo quien accede a una oportunidad, y quien es desechado.

Aún cuando, este artículo resulte antipático, los anticipos que venimos realizando, se fueron dando paulatinamente, por lo cual nos atrevemos a seguir con absoluta responsabilidad ilustrando a los lectores de las opciones que le quedan al sistema de salud de Jujuy.

Toda gestión que atine a generar recursos, aunque luego estos queden sin uso, son bien venidos, ya que es preferible que sobre a que falte ante un cuadro pandémico de proporciones bíblicas, ya que la población finalmente chocó contra la pared de la invulnerabilidad del COVID, al menos hasta que haya una vacuna eficaz.

Esta hipótesis refiere a solicitar ayuda profesional a todos los niveles que estén aún disponibles. El sistema sanitario de Jujuy, público y privado, quedó desnudo, es flaco y desnutrido, durante los últimos cuatro años no hubo un acompañamiento en cuanto desarrollo de infraestructura, ni elementos propios de los  recursos vitales para el sistema sanitario, en cuanto a inversiones en complejidad y RRHH.

Es tarde para llorar sobre leche derramada y buscar responsables, pero no podemos errar en acciones basadas en el sentido común; Jujuy está desbordado, demanda mayor colaboración profesional y todas las energías deben orientarse hacia la salud pública.

La autocrítica llega demasiado tarde, las ínfulas por sobre actuar la cuarentena para proyecciones políticas, quedaron crucificadas, hoy la única manera de evitar un cúmulo de daño colateral, es abdicar de posiciones mesiánicas; se necesita sostener la moral del pueblo para enfrentar duras semanas de aislamiento, donde muchos verán terminados sus carreas comerciales y vidas como cuentapropistas independientes; pero la esperanza de un estado fraternal podrá devolverles el sueño.

Lo único que está rompiendo la moral de la sociedad jujeña, es la obscenidad de algunos negocios que no solo tienen lugar bajo el régimen constitucional, ante una impunidad que tendrá a su tiempo que dar explicaciones; estos actos fuera del contexto popular, se ejecutaron indolentes e indiferentes a la caída del sistema sanitario, a pesar de haber una única responsabilidad en tiempos de pandemia; salvar vidas jujeñas desde la gestión del bienestar general; pero ese objetivo, o nunca existió, o fracasó.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − siete =