Nuevas experiencias en cultivo de granos andinos

 Nuevas experiencias en cultivo de granos andinos

En el marco del V Congreso Mundial de Quinua, el II Simposio Internacional de Granos Andinos incluyó a expertos científicos y de la producción, con diferentes experiencias en cultivos milenarios y rescatados frente al efecto globalizador alimentario.

Muchos fueron los temas que se desarrollaron con gran interés de más de 1000 participantes locales, de provincias argentinas y de países de Latinoamérica, sumando incluso a representantes asiáticos y europeos que contribuyeron a visibilizar y conocer aún más acerca de la sabiduría y la naturaleza andina.

Por Jujuy, el vicedecano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNJu, Jorge Schimpf, destacò los maíces andinos del noroeste argentino, los cuales “constituyen una de las principales especies cultivadas, por el importante rol socioeconómico que representan para los pobladores locales”, según explicó.

“Es uno de los cultivos con mayor demanda gastronómica, utilizados tanto en el consumo cotidiano como en rituales ancestrales o ceremonias religiosas, donde las preparaciones con maíz ocupan un lugar privilegiado” prosiguió el académico. Mencionó como las variedades más conocidas e importantes: “chullpi”, harinoso blanco, de colores y variegados; “bolita criollo”, “pisincho”, “garrapata”, azul, “ulli”, amarillo de ocho rayas, “chaucha”, “cuarentòn”, “perla”, “morocho” y “morochito”.

“Las variedades de morfotipos de maíz requeridas para las actividades gastronómicas, artesanales y en definitiva culturales, genera la necesidad inmediata de conservar este recurso genético en su entorno natural, permitiendo así que expresen las características específicas que los identifiquen como únicos y distintivos de esta región del noroeste argentino”, finalizó Schimpf.

Por otro lado, en la exposición titulada “Empoderamiento de mujeres para obtener  salud e ingresos con amaranto”, la licenciada Olivia González Mendoza, Directora general del Instituto Gastronómico de Estudios Superiores de México, destacó que “es necesario mencionar algunos de nuestros tantos cultivos como el maíz, amaranto, frijol entre otros, para dar cuenta de la riqueza alimentaria y nutracéutica que nuestra región ha aportado al mundo”.

No obstante, aseveró que “existe una gran brecha que separa la dieta sabia y equilibrada de nuestros antepasados con los consumos de las actuales generaciones, lo cual debemos empezar a cambiar, y utilizar para el consumo cotidiano los alimentos de origen andino con sus infinitos beneficios”.

Representantes de distintas Universidades Nacionales de Perú también se sumaron para presentar “el estado del arte de Tarwi: perspectivas y desafíos”, donde comentaron que a pesar de las múltiples características de este cultivo que se utiliza desde tiempos preincaicos, como alimento esta en disminución debido a su desconocimiento y otras causas de índole cultural. Pese a ello, ponderaron que el tarwi posee enormes  potencialidades y posibilidades tecnológicas que son muy promisorias para la rotación de cultivos.

A su vez, los académicos peruanos destacaron algunos de los usos medicinales más comunes del Tarwi en las comunidades andinas, concluyendo que “se utiliza comúnmente para tratamientos de diabetes, males renales, eliminación de los efectos del consumo de alcohol”, y otros beneficios que fueron rescatados en el marco de este II simposio realizado en Jujuy.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − once =