Adelanto: qué dice el borrador del proyecto de ley de la reforma tributaria sobre renta financiera, autónomos e inmuebles

 Adelanto: qué dice el borrador del proyecto de ley de la reforma tributaria sobre renta financiera, autónomos e inmuebles

El gradualismo se mantienen como una marca constante en la extensa iniciativa que instala un impuesto sobre la renta financiera para personas físicas, implementa un alivio para los autónomos en Ganancias y alcanza a la venta de inmuebles con un nuevo tributo.

Profesional tuvo acceso en exclusivo al texto del borrador de la reforma tributaria anunciada ayer por el ministro de Economía, Nicolás Dujovne:

El gradualismo marca la extensa iniciativa que – entre los puntos salientes- instala un impuesto sobre la renta financiera para personas físicas, implementa un alivio para los autónomos en Ganancias y alcanza a la venta de inmuebles con un nuevo tributo.

«La reforma tributaria propuesta por el poder ejecutivo tiene como objetivo un claro mensaje a los inversores y una hoja de ruta a mediano y largo plazo», señaló Iván Sasovsky, CEO de Sasovsky & Asociados.

«Se trata de un plan de acción cuyos mayores efectos se comenzarán a sentir por el grado de seguridad jurídica y previsibilidad que se pueda imprimir para el desarrollo de un sistema tributario más normal y acoplado con el de nuestros competidores a nivel internacional», agregó el experto.

«La reforma en sí imprime una carta de defunción al déficit fiscal general y en particular a los impuestos distorsivos y confiscatorios como el impuesto a los débitos y créditos bancarios y sobre todo al Impuesto sobre los Ingresos Brutos, ambos anacrónicos y regresivos», aseguró Sasovsky.

En igual sentido, Diego Fraga, socio del estudio RCTZZ indicó que se está ante «una reforma gradualista que está dentro de lo políticamente posible y está en línea con lo que los tributaristas solicitaban».

«Va en buena dirección porque elimina distorsiones, alivia la carga fiscal de las empresas y apunta a bajar el principal costo distorsivo que viene dado por el Impuesto a los Ingresos Brutos«, agregó Fraga.

«La devolución anticipada de saldos a favor de IVA por inversiones es una medida muy razonable que viene con fuerte impulso del sector industrial y será muy bienvenida», agregó el tributarista.

Una reforma pro empresa
La iniciativa prevé una reducción gradual de la tasa en el Impuesto a las Ganancias que soportan las empresas de 10 puntos porcentuales. En efecto, uno de los grandes ejes de la reforma consiste en reducir la carga fiscal que soportan las empresas.


Como primer escalónla alícuota en Ganancias para las compañías bajará de 35% (2017 y 2018) a 30% (para 2019 y 2020). Luego, la tasa de Ganancias para las empresas pasará al 25%, desde 2021 en adelante.

La baja se compensará con la aplicación de un impuesto del 10% a la distribución de dividendos. De esta manera, se premia a las compañías que reinvierten sus ganancias.

Complementariamente, se implementa un régimen que devuelve el crédito fiscal de IVA a las empresas que hayan realizado inversiones y no la hayan recuperado en un lapso de seis meses. 

También, a favor de las compañías, se establece un mínimo no imponible de $12.000 de salario bruto para las contribuciones patronales.

Se implementará de manera gradual en cinco años y se ajustará por el índice de precios al consumidor. También se unificarán de manera gradual las alícuotas de contribuciones patronales para el sector privado (alícuota única de 19,5%) y se elimina el esquema de reducción de contribuciones por zona geográfica.

Respecto al impuesto al cheque, la idea oficial apunta a que pueda tomarse a cuenta de Ganancias.

Se implementará un esquema gradual, por lo que el primer año se podrá descontar hasta 20% y así sucesivamente hasta llegar a los cinco años.

A su vez, en el Impuesto a las Ganancias (personas físicas), se establece la inaplicabilidad de disposiciones que establecen tratamientos preferenciales para ciertos grupos de trabajadores.

En referencia a los aportes personales a la seguridad social, se elimina gradualmente el límite máximo aplicable a la base imponible (actualmente de $82.000 mensuales).

Autónomos, en la lista de ganadores
Los trabajadores autónomos se presentan como uno de los grupos ganadores de esta reforma. La propuesta oficial se traduce en duplicar la llamada deducción especial en el Impuesto a las Ganancias, un monto que se resta de los ingresos facturados antes de calcular cuánto debe pagarse de impuesto.

Desde el Consejo Profesional en Ciencias Económicas porteño señalaron que, para alguien con ingresos de $200.000, el impuesto bajaría de $11.252 a $3292 por aplicación de la iniciativa.

Monotributistas
Respecto al Monotributo se reducirán de tres a dos las recategorizaciones por año.

También se elimina el requisito de empleados mínimos para las categorías más altas. Y se actualiza el valor unitario de venta máximo permitido.

Por el momento, se descartó implementar un nuevo condicionante para permanecer en el Monotributo. En los borradores del proyecto se establecía que no podían estar adheridos al Monotributo quienes tengan un patrimonio superior a tres veces el piso en el Impuesto a los Bienes Personales.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =