Alberto anunció un proyecto para eliminar las jubilaciones de privilegio

 Alberto anunció un proyecto para eliminar las jubilaciones de privilegio

Alberto Fernández tuvo que ampliar las sesiones extraordinarias para tratar la derogación de las jubilaciones de privilegio, después de la polémica por las excepciones al congelamiento de la movilidad previsional a regímenes especiales como el de jueces, diplomáticos y rentas vitalicias de ex presidentes, en la ley de emergencia aprobada esta mañana en Diputados.

El Gobierno aprobó la emergencia económica en Diputados con ayuda de Lavagna y Schiaretti

El debate accidentó el debut de Cristina Kirchner como presidenta del Senado, porque el bloque de Juntos por el Cambio demoró la habitación del tratamiento de la emergencia, pese a que había asumido el compromiso de aportar los dos tercios para debatirla sin pasar por comisiones, lo que hubiera demorado la sesión una semana.

La excusa del jefe radical Luis Naidenoff fue que la hora de convocatoria, a las 16, el proyecto no había entrado formalmente en el Senado con las modificaciones de madrugada y nadie había podido leerlo.

Cristina Kirchner y la senadora Anabel Fernández Sagasti.

Pidió un cuarto intermedio de dos horas y después de aprobarse la suspensión del consenso fiscal reclamada por todos los gobernadores, el oficialismo le concedió media hora menos con el compromiso de volver a sus bancas en el 19.

Nunca aparecieron, pero la ausencia fue funcional a la reanudación del debate y la segura sanción de la ley en la madrugada del sábado. Hubo una fuerte interna entre los cambieistas que querían cumplir el compromiso, liderados por los jefes Naidenoff y Humberto Schiavoni (PRO); y los que querían frustrar la sesión, como Martín Lousteau y macristas duros como Alfredo De Angeli, Gladys Gonzalez y Laura Rodríguez Machado.

Minutos antes del receso, Anabel Fernández Sagasti, vicejefa del bloque Todos y mano derecha de Cristina en el recinto, pidió la palabra para informar que Alberto Fernández había anunciado por twitter que ampliaba las sesiones extraordinarias para tratar un proyecto que derogue las «jubilaciones de privilegio (Poder Judicial y Cuerpo Diplomático)».

Excluyó, al menos en su tuit, al resto de los regímenes especiales beneficiados en la emergencia (docentes, profesores universitarios, científicos y militares, entre otros), en un artículo que el oficialismo de Diputados justificaba para evitar litigios judiciales.

Su reacción fue para que no peligre la sesión del Senado y anticiparse a proyectos que la oposición empezaba a circular para eliminar las jubilaciones de privilegio con un show propio en el Congreso.

No logró evitar la presión inmediata de la oposición que reaccionó ante la ratificación de las jubilaciones más onerosas en la misma ley que congeló la movilidad previsional por un semestre, a la espera de anuncios presidenciales.

Cristina supo del anuncio presidencial cuando Fernández Sagasti se le acercó al estrado para hablarle al oído y luego le dio la palabra para que haga suyo el anuncio presidencial y aclarara que los ex legisladores no cobran jubilaciones especiales.

La ex presidente no había tenido una tarde fácil: la demora en la llegada del proyecto la obligó a demorar la sesión de las 14 a las 16 horas y la tensión siguió en el recinto cuando seguía sin aparecer. Tuvo que hacer tiempo con los jefes de bloque en la reunión de labor parlamentaria.

El Frente de Todos consiguió quorum con la mayoría propia que ostenta y flamantes aliados como el ex gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck y la neuquina Lucila Crexell, que también fueron los primeros en aparecer cuando la sesión se reanudó y el resto de la oposición no aparecía.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 5 =