Alberto Fernández y Kicillof critican la fuga de capitales, pero se niegan a anticipar medidas

 Alberto Fernández y Kicillof critican la fuga de capitales, pero se niegan a anticipar medidas
El candidato presidencial aseguró que el cepo no es una opción, pero le abrió la puerta a otras medidas para frenar la sangría de divisas. ¿Cuáles serían?.
 Por Marcia Dell’OcaAxel Kicillof sostuvo que era necesario restablecer algún tipo de control a la fuga de capitales y abrió la polémica. Y aunque aclaró que «no hay que volver al cepo», no descartó otras medidas en este sentido, pero evitó precisar cuáles. Lo mismo repitió Alberto Fernández, quien agregó que «hay que encontrarle una solución», a la salida de dólares, pero no supo precisar qué políticas aplicaría.

De acuerdo a las estimaciones del Banco Central, el año pasado se fugaron del país unos 27.230 millones de dólares -récord histórico desde la salida de la convertibilidad- y en los primeros cinco meses de este año, otros 9.532 millones de dólares. En el ínterin, el Gobierno le pidió 57.600 millones de dólares al FMI, de los cuales ya se desembolsó más de la mitad.

La sola mención del control de capitales de parte del candidato presidencial tensiona sus intentos previos por distanciarse del perfil anti-mercado de Cristina Kirchner y La Cámpora y mostrarse más moderado de la mano de dos de sus asesores económicos clave: Guillermo Nielsen y Matías Kulfas.

Prat Gay: «No es bueno que baje tanto el dólar» 

«No hay que volver al cepo. Lo que digo es que así se expresa un problema claro de la Argentina, que no es solo la escasez de dólares cíclica, y como parte del mismo fenómeno, la fuga de capitales. Desde que llegó este Gobierno tuvimos récord de salida de capitales, hay diferentes formas de encarar el problema, pero lo que no se puede es hacerse el distraído, excepto que seas parte del negocio. Hoy hay una bicicleta financiera armada por la estabilidad del dólar, que es el carry trade, que es una mala noticia», diagnosticó Kicillof en una entrevista con TN.

«Uno no pretende con medidas enojar o molestar la vida de la sociedad. Pero no se puede negar el problema, porque después de la fuga viene el endeudamiento, que es peor aún», agregó el ex ministro.

De acuerdo a las estimaciones del Banco Central, el año pasado se fugaron del país unos 27.230 millones de dólares -récord histórico desde la salida de la convertibilidad- y en los primeros cinco meses de este año, otros 9.532 millones de dólares.

Sin embargo, Kicillof no precisa por cuáles medidas se inclina y prefiere centrarse en su campaña para gobernador de la provincia de Buenos Aires. Y los economistas cercanos a él tampoco apuestan públicamente por un set de políticas que desaliente la compra de dólares, pero las mencionadas en conversaciones informales tienen que ver con impuestos específicos al turismo externo que graven con una alícuota la compra de dólares para un uso no productivo, gravámenes a la repatriación de utilidades no reinvertidas de firmas extranjeras, y una cantidad mínima de días en la que los capitales especulativos deben quedarse en el país, tal y como propone Roberto Lavagna.

No obstante, cabe recordar que los hombres de Alberto Fernández son muy críticos de la liberalización de la cuenta capital que hizo Macri por partida doble: por el lado de la oferta, porque permitió a los exportadores no traer los dólares al país por diez años y, por el lado de la oferta, porque se permitió sacar irrestrictamente los dólares del país, lo que redundó en una creciente fuga de divisas. Y son aún más críticos respecto de la forma en la que Macri «emparchó» la fuga: con deuda externa y con capitales especulativos de corto plazo que vinieron al país a hacer «carry trade».

Como publicó LPO en exclusiva, Matías Kulfas, también consideró que era necesario volver controlar la cuenta capital con una reglamentación compatible con la economía de mercado. «No es que la administración de Mauricio Macri revirtió la situación a diciembre de 2011, sino que quitó casi que religiosamente mecanismos de controles básicos de la cuenta de capitales que no son incompatibles con la economía de mercado», sostuvo en las Primeras Jornadas Financieras y Monetarias Heterodoxas.

No obstante, nadie en el entorno de Alberto Fernández, precisa cuáles son las medidas de control de la cuenta capital compatibles con la economía de mercado que tomaría el candidato del Frente de Todos de llegar a la presidencia. LPO intentó sin éxito obtener esta respuesta de los principales referentes económicos del kirchnerismo, aunque Kicillof recordó que el mismo FMI propone controlar la fuga de capitales para asegurarse la capacidad de repago de sus deudores.

En este sentido, el economista y CEO de la consultora Analytica, Rodrigo Alavarez, detalló a LPO que: «El FMI ante la eventualidad de que el nivel de reservas caiga por debajo de cierto umbral, típicamente el capital adeudado con la institución, recomienda controles de capitales. En el caso de la Argentina, un angostamiento de las bandas y restricciones al ingreso de fondos especulativos como tuvo Chile en 1986. Una alternativa pro mercado es la que está implementado el BCRA con tasas implícitas en el mercado de futuros por encima de las posiciones cortas en pesos de manera de desalentar el ingreso con cobertura. Otra posibilidad es el requerimiento sobre el tiempo de tenencia mínima del instrumento».

El FMI ante la eventualidad que el nivel de reservas caiga por debajo de cierto umbral, típicamente el capital adeudado con la institución, recomienda controles de capitales. En el caso de la Argentina, un angostamiento de las bandas y restricciones al ingreso de fondos especulativos como tuvo Chile en 1986.

Y fue el mismo Alberto Fernández el que si bien criticó a Axel Kicillof por el cepo cambiario como respuesta la falta de divisas, fue incluso más duro contra Mauricio Macri: «Cuando vos comprarás las dos soluciones, el cepo parece mejor. Es mucho menos dañino para la economía, dañino también, pero mucho menos que el endeudamiento», sostuvo en una entrevista realizada por La Nación.

Este sábado, en declaraciones a Radio Mitre, el precandidato presidencial volvió a sostener que el cepo no fue una buena idea porque es como trabar una puerta giratoria, por un lado frena la salida de dólares, pero por el otro también impide su entrada. Sin embargo, insistió en que no se puede continuar con la actual liberalización de la cuenta capital: «Hay que encontrarle una solución, lo que está claro es que Macri está permitiendo una fuga permanente de dólares. Es muy difícil ver esto y quedase de brazos cruzados», agregó.

Tal vez, la imprecisión forma parte obligada de la delicada situación económica argentina. El ex número dos de Axel Kicillof, Emmanuel Álvarez Agis lo explicó la semana pasada al auditorio del 7° Latin Economic Forum: «¿Qué significa que la cuenta capital esté totalmente desregulada? Que si yo digo que voy a mover el péndulo a la izquierda, todos ustedes salen a comprar dólares en dos minutos. Entonces tengo poco lugar, no para implementar, ni siquiera anunciar una política que mueva el péndulo demasiado a la izquierda».

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *