Alternativas de inserción en el mundo Pos-Covid-19

 Alternativas de inserción en el mundo Pos-Covid-19

Por Ignacio Molina //“La soberbia humana ha quedado arrodillada ante un microscópico enemigo” nos decía hace poco el reconocido artista José Luis “El Puma” Rodríguez. Es que ciertamente, ninguno de nosotros hubiera sido capaz de imaginarse lo que este año nos está deparando. La pandemia mundial del Coronavirus ha “pateado el tablero” en todos los aspectos: políticos, económicos, sociales y ambientales por nombrar sólo algunos; asegurándose así un lugar entre las crisis más importantes con las que ha lidiado el ser humano en toda la historia.

Sin embargo, tarde o temprano esta crisis finalizará, las naciones se repondrán y el mundo volverá a sus ritmos normales. Pero esta “normalidad” distará mucho de la situación que vivíamos antes del Covid-19, porque ya muchos especialistas afirman que estamos ante una gran transición, un punto de inflexión hacia un reajuste del orden mundial.

¿A qué me refiero con esto? A que como en todas las crisis, podemos identificar grandes ganadores e increíbles perdedores. A fines de no extender demasiado esta opinión, hablaremos de las empresas de tecnología y el software.

La crisis en general, sumada a la cuarentena en la cual se ven afectadas millones de personas ha hecho aumentar la ya alta dependencia e importancia del internet, redes sociales y demás tecnologías de la información y la comunicación. ¡Ay qué sería de nosotros los jóvenes sin ellos! Pero ciertamente, cabe preguntarse qué sería del mundo entero sin dichos recursos: ¿Cómo movilizarían dinero las empresas y negocios sin la presencia de las transferencias virtuales? ¿Cómo se comunicarían los líderes y tomarían sus decisiones? ¿Cómo se entretendrían las ahora quietas masas sociales? Sin duda esta crisis aumentará el ya meteórico desarrollo de la tecnología, y no cabe duda que los países utilizarán a sus empresas tecnológicas como caballitos de batalla para enfrentar las incertidumbres que el mundo post-coronavirus aguarda.

Ahora bien… ¿Me creería usted lector si le digo que todo esto representa una gran oportunidad para nuestro país? Porque la Argentina cuenta con un poco conocido pero pujante e innovador sector exportador que se encuentra detrás de nada más que el agro y las automotrices: estamos hablando de los Servicios Basados en el Conocimiento (S.B.C.), un conjunto de rubros que van desde el desarrollo de software, animaciones y producciones audiovisuales hasta biotecnología, inteligencia artificial y robótica; un sector que según el diario La Nación, en 2018 superó los 6000 millones de dólares en exportación.

Teniendo en cuenta esto ¿No será una buena alternativa apostar por el desarrollo de este sector para el mundo post coronavirus? Porque entre las muchas ventajas que tienen los Servicios Basados en el Conocimiento es que incluso un trabajador freelance puede exportar sus producciones desde su computadora o incluso dedicarse a la creación de importante valor agregado. Citemos por ejemplo el caso de Jonatan Ariste, un desarrollador web oriundo de Berazategui que pasó de vender mentitas en la calle a diseñar páginas web para celebridades internacionales, como así también tener su propia plataforma de capacitación online.

Diseñar y vender cursos en línea, imaginar y poner en funcionamiento una página web, desarrollar aplicaciones, dar vida a caricaturas mediante animaciones, desarrollar videojuegos, vender productos y ofrecer servicios a través de las redes sociales son solo algunas de las actividades que se pueden realizar desde casa, con una computadora y wifi, actividades muy demandadas por un mercado nacional e internacional dispuesto a pagar mucho dinero por dichas habilidades.

Me gusta afirmar que la creatividad argentina ha encontrado en este nicho a su estrella, puesto que el talento argento en tecnología es requerido y valorado en todo el mundo. Por lo menos así lo indica una de las plataformas de educación online más grandes del mundo: Coursera, que el año pasado reconoció a nuestro país como el poseedor del mayor talento en tecnología a nivel global.

A groso modo podemos decir que nuestro país siempre ha depositado todas sus fichas en las bonanzas del campo y en la suba de los precios internacionales de los commodities para poder salir adelante de sus sucesivas crisis. ¿Y si emprendemos un camino distinto? Un camino que implica subirse al tren de la innovación y el desarrollo en lugar de seguir dependiendo de las oscilaciones de los precios de las materias primas o de las inclemencias del tiempo que afectan nuestros campos. Un camino también más federal, puesto que el desarrollo de software, tecnología y demás S.B.C. no se limita a zonas geográficas o fronteras creadas por el hombre. Este es el camino que el mundo ya ha tomado tiempo atrás y su actual coyuntura vuelve a reafirmarlo. Así como en algún momento de nuestra historia el modelo agroexportador nos llevó a estar entre las primeras naciones del mundo, nuestros dirigentes cuentan con la oportunidad de hacer de la exportación de Servicios Basados en el Conocimiento, una alternativa válida para una inteligente inserción en las cambiantes relaciones económicas internacionales.

https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/cuales-son-los-servicios-basados-en-el-conocimiento-que-exportala-argentina-nid2250498 ii https://www.youtube.com/watch?v=QaCWJQuLEZo iii https://www.coursera.org/gsi

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − siete =