El BCRA promete que mantendrá una inflación debajo del 17%

 El BCRA promete que mantendrá una inflación debajo del 17%

Este lunes 26/09, el Banco Central se comprometió a defender una meta de inflación de entre 12 y 17 por ciento para 2017. Las tasas de interés y el resto de las variables se ajustarán a ese objetivo primordial.

Este lunes 26/09, el Banco Central se comprometió a defender una meta de inflación de entre 12 y 17% para 2017. El objetivo de reducir la inflación será primordial para la autoridad monetaria y definirá la tasa de interés y el resto de las variables económicas que están bajo su órbita.

A diferencia de lo que ocurrió a comienzos de año, cuando el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, fijó un rango de inflación de entre 20 y 25% para todo 2016, el BCRA ahora considera que están dadas las condiciones de acelerar el plan antiinflacionario.

El horizonte de inflación de hasta 17% para el año entrante «hoy se transforma en un compromiso explícito por parte del Banco Central», dijo el presidente de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger. «El Banco Central está profundamente comprometido con el objetivo de bajar la tasa de inflación», dijo en conferencia de prensa. «El Central tiene una batería de instrumentos y los pone todos al servicio de cumplimentar esa meta de inflación. La función del Banco Central es que se cumpla esa meta de inflación», insistió el funcionario.

La autoridad monetaria alineará su política con el objetivo de que la inflación cierre 2017 en un rango de entre 12 y 17%. Para 2018, la meta de inflación será de entre 8 y 12%. Para 2019, el objetivo es una inflación anual del 5%, con un rango de entre 3,5 y 6,5 por ciento.

¿Cuáles son las metas?

El sistema de metas de inflación lleva a que el BCRA ajuste su política monetaria en función de los rangos de precios que se fijaron. «Si la inflación sube, uno hace un proceso de contención monetaria para desacelerarla. Y si baja por debajo de la meta, uno tiene un proceso de aflojamiento de la política monetaria», simplificó Sturzenegger.

En pocas palabras, el Banco Central ajustará su política de tasas de interés y otras variables en función de este objetivo. Si la inflación sube por encima del objetivo, mantendrá tasas de interés altas. Eso desinsentivará el consumo, porque será más redituable ahorrar. Pero también dificultará la producción, ya que el costo del dinero para financiar emprendimientos o capital de trabajo se encarecerá. Este fue uno de los grandes reclamos del sector productivo y de Prat-Gay al Banco Central, que no dudó en llevar la tasa de interés de referencia al 38% a comienzos de año, cuando el dólar tocó los $ 16 y los precios avanzaban a un ritmo superior al 4% mensual. Los críticos a este tipo de políticas argumentan que, en épocas de recesión, pueden resentir la actividad económica.

Un aspecto relevante es lo que Sturzenegger denominó «dominancia fiscal»: los giros de adelantos y utilidades al Tesoro para financiar el déficit. Este año, el BCRA girará al Ejecutivo $ 160.000 millones. Para el año próximo, los giros se reducirán a $ 150.000 millones. El Ejecutivo deberá financiar sus gastos con otros recursos, como el endeudamiento intero y externo en los mercados voluntarios.

Para este año, el Banco Central espera que la inflación se mantenga por debajo del 1,5% mensual en el último trimestre.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − siete =