Cientos de personas votan en Buenos Aires sobre el futuro de Cataluña

 Cientos de personas votan en Buenos Aires sobre el futuro de Cataluña

Las elecciones sobre el futuro político de Cataluña tuvieron este domingo en Argentina una buena acogida. La urna se abrió a las nueve de la mañana y a las doce ya habían votado más de cien personas. La argentina de madre catalana María Gabriela García Port, de 44 años, era la votante número 91. “Este era el sueño de mi familia. Este era el día que le habría gustado vivir a mi mamá y a mi abuelo”, comentaba García Port entre lágrimas. Se emocionó al votar y también al contarlo.

El lugar asignado no era especialmente entrañable. Se trata del primer piso de un edificio de oficinas donde se encuentra la sede de ACC1Ó, la agencia de comercio exterior de la Generalitat. Es lo que en Buenos Aires se conoce como un SUM, una Sala de Usos Múltiples. Y sin embargo, en esa sala adonde los votantes iban llegando en ascensor después de aguardar la cola en la planta baja, algunos electores lloraron y la mayoría se hicieron fotos con la convicción de que estaban viviendo un momento histórico.

Jordi García, un camionero catalán asentado en Cataluña desde hace 10 años, era uno de los 15 voluntarios encargados de la organización del sufragio. “Desde las nueve de la mañana que se abrieron las urnas no dejaron de venir gente”, comentaba cuando habían pasado tres horas. “Esto no es tan raro si se tiene en cuenta que Argentina es, después de Francia, el segundo país del mundo donde más catalanes hay. Los primeros que vinieron eran gente mayor y muchos lloraron”.

Para Jordi García la votación implicaba un reconocimiento internacional de que Cataluña es una nación, “más allá de que esté integrada en el Estado Español”. “Este acto es simbólico, pero es la primera vez que nos preguntan”, decía. A su lado estaban la argentina Nuria Amorós y la uruguaya Mariana Raffaglio, ambas descendientes de catalanes. Las dos viajaron desde Montevideo para votar. “Independientemente de lo que yo haya puesto en el sobre esto es la reivindicación del derecho a decidir”, comentaba Nuria Amorós, nacida en la ciudad argentina de Rosario hace 45 años y residente en Uruguay.

A la salida, el goteo de votantes seguía llegando. Sin prisa y sin pausa, la cola se mantenía constante delante del ascensor que conducía a la Sala de Usos Múltiples.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 7 =