Cresta Roja: Cae el símbolo de la recuperación económica del gobierno de Macri

 Cresta Roja: Cae el símbolo de la recuperación económica del gobierno de Macri

Hace solo 2 años, la empresa Cresta Roja era rescatada de la quiebra con su venta a un consorcio, que ofertaba US$21 millones. Hoy, sin embargo, los trabajadores denuncian la paralización de las plantas. Desde la firma hablan de «reorganización». La falta de alimento para los pollos habla, sin embargo, de una nueva crisis.

Hace solo 2 años, la empresa Cresta Roja era presentada como el símbolo de la recuperación económica del Gobierno de Mauricio Macri. En efecto, constituyó uno de los primeros actos públicos de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Pero el conflicto estaba lejos de solucionarse.

En efecto, los trabajadores denuncian ahora la paralización en las plantas por falta de alimento para los pollos. Dicen que la faena está paralizada porque los animales no logran llegar al peso ideal para consumo.

Ocurre que Cresta Roja continúa en picada pese al salvataje que realizara un consorcio tripartito fundado por las empresas Ovoprot Internacional S.A., Tanacorsa S.A. y La Suerte Agro S.A. (Grupo Lacau), que en octubre de 2016 ofertó US$121 millones para salvarla, luego que la Justicia decretara la quiebra de Rasic Hnos.

El delegado Darío Ayala sostuvo que la producción nunca logró normalizarse y que si bien la recuperación de Cresta Roja venía lenta, «ahora directamente empeoró».

«Hay 2.050 personas trabajando en la empresa, que no saben si van a cobrar los sueldos. Esperamos que se encuentre una solución lo más rápido posible», señaló en declaraciones a ‘Radio 10’.

Asimismo, remarcó que hay mucha incertidumbre entre los trabajadores ya que no saben cuándo se va a reactivar la producción en las plantas. «Hay una desinversión en la empresa. No hay dinero para comprar alimentos para los pollos», enfatizó al tiempo que agregó: «La empresa todavía no cumplió con las indemnizaciones a los trabajadores que fueron despedidos».

Afirman que esta avícola que supo ser una de las más importantes del país cae en picada día tras día, semana a semana, desde que el consorcio tripartito se hizo cargo de la empresa a fines de 2016.

De hecho, a los desmanejos financieros con cheques rebotados por casi $400 millones, los conflictos gremiales con tres sindicatos y las extrañas sociedades que integraron los nuevos accionistas, se suma ahora el anuncio de un inevitable default de uno de los dueños.

Fuentes allegadas a la compañía dijeron al diario ‘La Nación’ no se trata de despidos, sino de una «reorganización productiva», aunque no pudieron indicar una fecha efectiva en la podrían volver a trabajar con normalidad.

La avícola llegó a faenar, en sus mejores épocas, hasta 400.000 pollos por día.

Un incendio en la planta de incubación de La Aurora, ubicada en San Miguel del Monte, en julio del año pasado, fue el primer golpe fuerte que recibió Santiago Perea, titular de Ovoprot y Proteinsa. El fuego destruyó 4,6 millones de huevos fértiles y 54 plantas incubadoras, lo que le generó pérdidas, según el diario mencionado, por US$10 millones.

La empresa faena diariamente 200.000 pollos, 50% menos que en sus mejores momentos, cuando alcanzaron el punto máximo con sus antiguos dueños, los Rasic, antes de la quiebra. La facturación anual de la compañía asciende a $3500 millones y la erogación por sueldos es de $70 millones mensuales.

Los problemas financieros no parecen fáciles de resolver. Los números son contundentes: desde julio hasta agosto del año pasado, según el Banco Central (BCRA), la compañía acumuló 1639 cheques rechazados por $189,9 millones, que, posteriormente, comenzó a abonar.

«El pollo que está llegando a la planta es una porquería», relató uno de los trabajadores, que identifica bien que ahora el problema de Cresta Roja se trasladó al campo y a las granjas de engorde. La firma tiene granjas propias en la zona de San Miguel del Monte. Y agregó: «¿Qué puede suceder? Bueno, debería aparecer alimento suficiente de modo urgente para alimentar de modo adecuado a los pollos que irán a faena en 40 días, a principios de marzo».

Por lo pronto, solo espera que la situación no se repita y que solo sea un mal recuerdo aquellas imágenes de diciembre de 2015, previas a la quiebra, con cientos de trabajadores reclamando por sus sueldos.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 1 =