De la Sota rechaza vicepresidencia y espera abdicación de Massa

 De la Sota rechaza vicepresidencia y espera abdicación de Massa

La instalada debilitación territorial y estadística del tigrense lo puso al cordobés en condiciones de rechazarle una oferta que meses atrás le hubiera sido atractiva. El mandatario local sueña con que la presión bajé al diputado hasta una candidatura a gobernador de Buenos Aires. Su plan B para ser postulante presidencial es más difícil: ganarle en las PASO.

 

El gobernador José Manuel de la Sota se enteró vía radio que Sergio Massa le estaba ofreciendo la candidatura a vicepresidente por el Frente Renovador. Tal convocatoria era algo impensado hace algunos meses atrás, cuando el mandatario local no conseguía cotizar nacionalmente.
Varios factores influyeron para que esto sucediera, pero el principal tiene que ver con la instalación pública de que el tigrense se cae a pedazos, algo por supuesto fomentado por los kirchneristas, a quienes le encanta polarizar con Mauricio Macri porque supuestamente se encuentra en las antípodas “ideológicas” (mentira, el pragmatismos los guía) y eso les facilita el discurso “nacional, popular, antiimperialista etcétera, etcétera” que manda en la semántica del país pero no la práctica.
Aparte, los caudillos bonaerenses lo aprietan a Massa con que sea candidato a gobernador. Se le escapan, se le van con Scioli, y cosas por el estilo que usted podrá leer en la nota de página 5. Es decir, le imponen condiciones. La reunión del fin de semana tras la cual salió la idea Massa presidente – De la Sota vice es eso. Presión.
Y pensar que el gobernador cordobés medía menos de cuatro puntos hace unos meses. ¿Quién se iba a imaginar que ahora la estrellita fugaz de Tigre le declararía públicamente su amor? ¿Y quién se hubiera imaginado que, rápidamente, De la Sota se le negaría e inclusive, torearía con que ahora, ganaría las PASO?
Eso fue lo que ayer pasó. Carlos Caserio, vocero político de De la Sota cuando a éste último no le conviene hablar para no exponerse, defenestró a Massa quién aviso que mañana llegará a Córdoba para pedir la mano, pero ahora, visto el coñazo, la suavizó y vendrá a otra cosa. Pero volvamos a Caserio: “Si Sergio Massa va a venir a Córdoba el jueves para proponerle a De la Sota que sea su vice, mejor que se quede en Buenos Aires”, dijo el poderoso dirigente de Punilla que oficia de presidente del PJ local. “De la Sota quiere competir con Sergio Massa en las PASO el 9 de agosto y ganarle”, completó. Quiero retruco. Y pensar que hace un tiempo…

Las dos vías
Si algo hay que aceptarle al gobernador, guste o no, es que las pelea a todas. Su sueño presidencial fue considerado utopía por todos los comunicadores, inclusive, por sus laderos. Pero visto este manotazo massita, parece que de utopía bajó a sueño. Claro, lejos todavía está siquiera la posibilidad de una candidatura a presidente. Pero a lo que vamos, es que la terquedad De la Sota con la Casa Rosada, contradiciendo todo pronóstico, lo vino a poner aunque sea, menos lejos.
Y en ese “menos lejos”, dos son los poceados caminos con los que especula el mandatario cordobés. El primero, el plan A, depende poco de él: anhela que los intendentes del conurbano se le sigan fugando a Massa para que, así, deba resignar su candidatura a presidente e ir por la gobernación. El colorado De Narváez tiembla en ese esquema.
El segundo imaginario delasotista es el que expresó Caserio. Un Massa tan débil que pueda ser batido a votos por De la Sota. Es más improbable por el hecho de que al fundador del Frente Renovador lo conocen más en el país, sobretodo en Buenos Aires. Pero en Córdoba De la Sota puede acortar diferencia.
De todas maneras, la que ayer hizo el cordobés, es decir, negarle su aceptación a ser vice, es lógico en los dos casos. Para que apurarse, cuando las acciones vienen en alta, y las del oponente interno, en baja.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − diez =