¿Deberían agregarse otros 55 diputados provinciales?

 ¿Deberían agregarse otros 55 diputados provinciales?

Cada vez que arranca un debate para una reforma política, hay un tema tabú. ¿Deberían agregarse más diputados a los actuales 257 que tiene la Cámara baja?

Pese a que el artículo 45 de la Constitución dice que el reparto de bancas debe ajustarse después de cada censo, la distribución no se modifica desde 1983. Si se determinara la cifra según los parámetros fijados en la ley sancionada ese año, pero de acuerdo con el censo de 2010, la Cámara baja pasaría a tener 312 diputados, 55 más que hoy.

El tema está en la carpeta de ideas de los funcionarios que trabajan en la reforma política del gobierno de Mauricio Macri. Pero, en vista de las discusiones que puede disparar la medida, todavía no se tomó la decisión política de avanzar.

El interrogante surge de un dato de la realidad: hoy existen 16 distritos que están sobrerrepresentados y cinco que están subrepresentados.

Los que tienen menos diputados que los que les corresponderían son los distritos más poblados: las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Salta y Mendoza. Los que tienen diputados de más son los de menos población, entre ellos Tierra del Fuego, Santa Cruz, La Pampa y Catamarca. La excepción en ese grupo es la Ciudad de Buenos Aires. Según su población actual debería tener 21 diputados, pero cuenta con 25. Eso la convierte en el segundo distrito con más diputados, pese a que es el cuarto en población.

Por lejos, la provincia más perjudicada por el actual reparto es la de Buenos Aires: con más de 15 millones de habitantes, debería tener 100 diputados, pero cuenta con 70.

Los diputados que tiene hoy cada distrito surge de la ley 22.847, sancionada en julio de 1983, sobre la base del censo de 1980. Ahí se estableció que a cada provincia le correspondía un diputado cada 161.000 habitantes. Esa cifra puede aumentarse por ley. O sea que la cantidad de diputados podría mantenerse igual o incluso disminuir. Pero esto último agravaría la disparidad proporcional.

La lógica del Parlamento bicameral es que la representación en el Senado es igualitaria por provincia y en la Cámara baja responde a la población. Pero para contrarrestar la gran disparidad de población entre los distritos, se dispuso que se agregarían tres diputados por provincia y que ningún distrito podía tener menos de cinco bancas.

Si se calculara según el censo de 2010, ganarían diputados Buenos Aires (30), Córdoba (6), Santa Fe (4), Salta (4) y Mendoza (3). Si se mantuvieran las cláusulas distorsivas de la ley, una forma de atenuar las tensiones del debate, sólo perdería la Ciudad de Buenos Aires, que debería resignar cuatro bancas./Diario La Nación

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *