Demarco hizo retroceder a Perico, más que la pandemia

 Demarco hizo retroceder a Perico, más que la pandemia

El 1º de noviembre el Poder Ejecutivo deberá haber realizado la presentación del presupuesto 2021; subrayemos que hasta la fecha no obtuvo la aprobación del presupuesto 2020, por presentar proyectos desopilantes (déficit de 280 millones de pesos), sin el sustento requerido por leyes contables, ni proyecciones financieras razonables.

El actual gobierno, sigue operando con funcionarios desconocidos por el organigrama vigente, ejecutando acciones bajo autorizaciones cuestionables por su ilegalidad. La inestabilidad jurídica de los actos de gobierno, responden a la ausencia de la práctica del consenso.

El cúmulo oscuro es consecuencia de manejar el municipio desde el autoritarismo y la imposición; pues ahora, llegando al final del primer año de gestión, las rendiciones de cuentas, y los procesos irregulares deben ordenarse, ya que el saldo anual no solo será negativo en términos políticos, también será comprometedor en la fase legal, debido a numerosos actos tipificados que deben enmendarse, rectificarse o responder por daños.

Pero, más allá de la decepción generalizada que provocó la gestión del actual Intendente Luciano Demarco; el retroceso económico de los sectores independientes y la devaluación en términos estratégicos del potencial productivo y comercial de la ciudad; llevan a la ciudadanía a un proceso de reflexión acerca del valor de las definiciones políticas para el año próximo.

Hoy el proyecto de VÍA, no posee volumen, se ha licuado a pesar de algunas acciones apreciables en términos de ordenamiento administrativo, pero al mismo tiempo cayeron en un vicio insoportable, sus directivas no son legales, ya que no respetaron La Carta Orgánica; por lo cual aquellos factores que poseen méritos, quedan aniquilados ante el rigor de las leyes.

VIA creyó que la victoria, contundente dispuesta por el soberano, era un cheque en blanco. VIA dio sus primeros pasos desde el capricho y el egocentrismo, desafiando los marcos normativos constitucionales, los cuales terminaron por encorsetar las ambiciones del Intendente, quien ahora intenta acomodarse a los límites que impone el derecho.

Mientras, asistimos a la reconversión de algunas conductas, según admitió la propia Secretaria de Hacienda CPN Luciana Valeriano, el año electoral anticipa un freno gravitante a los anhelos de VIA, ya que hasta ahora fue el CD y las acciones provenientes de sectores afectados las que impidieron el ejercicio indiscriminado del prepo; pero en las elecciones necesariamente habrá un claro mensaje del pueblo periqueño, quien hoy espera recuperar sus expectativas, sobre todas aquellas de impronta comercial.

Los efectos negativos de la pandemia, son imponderables, que no pueden adjudicarse bajo ningún termino a la gestión municipal, sería un delirio; sin embargo  aprovechar el -quédate en casa- para avanzar sobre grupos comerciales en un plan de beneficio a un aliado político, organizando además la caja política de VIA desde El Mercado del Abasto, con aportes inflados, agravaron la realidad comercial de la ciudad de Perico.

Hay una profunda distancia entre la visión del Intendente Luciano Demarco, quien a pesar de contar con un área que define la estrategia de crecimiento de la ciudad y conduce su propia esposa, no logró dar a entender el camino de desarrollo que propone. La otra realidad es que Perico se proyectaba, antes del ataque a sus células productivas, en un marco regional de redistribución de bienes manufacturados y distribución de bienes primarios autóctonos. Las modalidades de los mercados periqueños, los cuales podían mejorarse sin violentar la costumbre, era el camino que el pueblo aceptó y defendió.

Es importante resaltar los resultados de las elecciones del hermano país de Bolivia, de quien tenemos semejanzas incuestionables, no solo por la importante comunidad boliviana integrada a nuestra ciudad, sino porque somos parte de la  patria grande, donde ciertas costumbres comerciales están profundamente arraigadas; al menos en Bolivia el pueblo dió claras muestras de apoyo a un modelo económico de integración y ascenso social desde el esfuerzo en el marco del respeto por nuestra herencia cultural.

En Perico, a la actual gestión se le agotó el tiempo para reordenar su propuesta, ya que la misma quedó al descubierto, su sectarismo y elitismo son factores que dislocaron el desplazamiento por la senda del desarrollo. En su momento el partido  VIA fue escogido como el “STOP” a una dirigencia política que se negaba al trasvasamiento generacional; intentando perpetuar un mismo apellido en el poder; también sus adversarios cargaban con el mismo pecado; pero hoy el rodaje de los nuevos, arrastró a la comunidad a un deterioro económico por errores administrativos lesivos y una lectura equivocada del potencial ignorado de la fuerza trabajadora independiente de nuestra ciudad.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =