Desesperado Demarco organizó un bocinazo para presionar a La Administración Finca El Pongo para reflotar su imagen

 Desesperado Demarco organizó un bocinazo para presionar a La Administración Finca El Pongo para reflotar su imagen

4 de septiembre 2020 Jujuy //Ayer por la tarde, se organizó un bocinazo por las calles de la ciudad de Perico, en protesta por las deficiencias sanitarias, que desde siempre se denuncian en el nosocomio; el cual posee un legado importante, administrado por la provincia.

Sin embargo, y pese a que debe haber correcciones en cuanto a mayor información sobre la administración de la Finca El Pongo, niveles de  producción, erogaciones corrientes, inversiones y destino de excedentes, para descomprimir la opinión de aquellos periqueños que no poseen obra social, ni recursos suficientes, ya que solo ellos pertenecen al objeto que describe el legado como únicos beneficiarios “pobres”; lo demás quedan excluidos por estar contenidos en la medicina prepaga y obras sociales, sin embargo todos están cobijados por el nosocomio en cuanto a derecho de atención, por ser un hospital público.

La ironía se produce, desde la organización del bocinazo, el propio “Municipio” uno de los deudores actuales de La Administración Finca El Pongo, cuyo intendente sin brújula, pretende levantar una falsa bandera, esperando que el resto de la comunidad abrace una causa política, lejos de una reparación  o enmienda en los términos de la justicia social.

Nada más lejos, al mandatario no le interesa la salud pública, no realizó ni las tareas atinentes a la prevención del Dengue, llevando a la ciudad de Perico a cifras históricas de contagios, no puede mantener la ciudad en los parámetros sanitarios que el servicio público debe garantizar y su esposa desafió la pandemia “quisiera contagiarme para demostrar que es algo sencillo de superar” opinó en un curso de manejo de situación de CORONAVIRUS.

El matrimonio es titular de un laboratorio privado, el cual realizó inmensas facturaciones por test de COVID (servicio legítimo e indiscutible); y lo sigue haciendo; donde la mitad de los concurrentes son pobres. Si el hospital tendría mayores recursos, la unidad de negocio no funcionaría; anticipemos que la vacuna llegará en abril; y su accesibilidad no esta garantizada aún como derecho universal.

El Intendente, perdió imagen, por incapacidad, según apuntan desde todo el arco opositor y los autoexiliados de VIA, sin dar soluciones significativas en ningún aspecto, sobre todo en el manejo de la crisis sanitaria.

Ahora, creó un ENTE de control para gestionar el Legado, con lo cual desafía al gobierno provincial, y busca una caja; la cual sabe que es improcedente que se transfiera a su área pero le sirve como bandera para encarar una lucha perdida desde el inicio, ya que según sus propias palabras: -el legado es del hospital, que nadie se confunda, no es de los periqueños-.

Sin embargo hoy, asegura que 12.000 periqueños le robaron a la finca El Pongo, -somos cómplices dijo en un acto de sincericidio-, entonces su propósito quedó desnudo; generar confusión y caos, siendo el centro de la escena por la gestión de la concentración mediática, para reconstruir su perfil desencajado.

El laberinto de sus pretensiones es insondable y oscuro, es una maraña de idas y vueltas, de verdades esquivas y mentiras insistentes, donde solo pululan sus contradicciones y la obsesión desmedida de imponer su imagen.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 16 =