Desmembramiento sistemático del legado del Hospital Arturo Zabala

 Desmembramiento sistemático del legado del Hospital Arturo Zabala

El gobierno ya dilapidó 2.500 hectáreas

Jujuy 24 de agosto 2020 // El viernes pasado se conmemoró el 45º aniversario del fallecimiento gran benefactor de la ciudad de Perico, el Dr. Plinio Zabala, quien podría denominarse el artífice del progreso y la connotación urbana de Perico, ya que no solo fue donando en vida varios terrenos donde se levantaron instituciones emblemáticas, desde el Aeropuerto, La Iglesia, el Club Talleres, el Hospital, escuelas y otros edificios; sino que al morir él, dejaría por mandato cristiano de su familia, toda su herencia al Hospital que lleva el nombre de su hermano, el destacado médico Arturo Zabala, con el humanitario propósito de mitigar el dolor de los pobres.

Desde que el estado provincial se hizo cargo de administrar el legado, pese a que la ciudad de Perico, en su Carta Orgánica celebrada el año 1988, dispuso una administración autónoma, la Finca que originariamente tuvo más de 13.000 hectáreas, fue paulatinamente desmembrada, con sucesivas donaciones, transferencias y cesiones de tierras aprobadas por la legislatura, sin que se registre una transferencia real del valor de dichas operaciones para mejorar las condiciones del Hospital Arturo Zabala.

Durante el segundo gobierno del general Juan Domingo Perón, el nosocomio fue equipado con una sala de cirugía y mejoras dignas de un centro de atención de vanguardia. Sin embargo el quirófano fue trasladado al Hospital Pablo Soria, donde una población de mayores demandas reclamaba soluciones sanitarias en la década del 50.

En cuanto al legado, posterior al deceso ocurrido el 21 de agosto del 1975, la Finca El Pongo hasta la actualidad perdió más de 2500 hectáreas en varios actos jurídicos, donde muchas veces diferentes gobiernos usaron los recursos para obtener réditos políticos -regalando los ajeno-, ya que no se ocuparon en trasladar el valor real de las tierras para gestar obras, adquirir equipos e insumos para el Hospital Zabala.

Te puede Interesar 

«Consolidemos una provincia donde el trabajo y el empleo sean prioridades»

Así se otorgaron enormes parcelas de tierras para nuevas instituciones, como La Escuela Agrotécnica, Nuevos establecimientos, la Terminal de Ómnibus, La Feria Mayorista, terrenos contiguos al Aeropuerto, El predio donde esta el Autódromo, el OSPIT, SUETRA, La Liga de Veteranos,  Los barrios San Miguel, San Roque, La Esperanza, el Cadillal, Virgen del Valle, Florida, (San Martín y 23 de Agosto –estos dos últimos mencionados pagados por los vecinos a la provincia), IES-Escalabrini Ortíz, y un amplio sector ubicados entre la Avenida Canadá y la Avenida Jujuy extendiéndose en algunos tramos hasta Santo Domingo y todos los barrios incluidos en el Programa Un Lote para cada Familia que lo Necesite; además del loteo municipal (pago parcial por ley 5.219).

A este desmembramiento, que más adelante daremos detalles catastrales, hay que sumarle Las Tierras que hoy ocupa el Parque Industrial tasadas a precios irrisorios, la ampliación para la Zona Franca aún sin transferencia de recursos, el uso de suelo para basurales que ocupan los municipios de San Salvador de Jujuy, Palpalá y Perico (todos deben millonarios arriendos), Loteos adjudicados a la Municipalidad de Palpalá, Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, lonjas de terrenos usadas por el Consorcio de Riego, el espacio que tomó la nación para la construcción de la Ruta Nº 66 (autopista), caminos vecinales y rutas provinciales.

Estas superficies, aproximadamente 2.500 hectáreas poseen un valor de mercado de 5.000 millones de pesos, que deberían haberse materializado en mejoras permanentes en el Hospital Arturo Zabala, único beneficiario del Legado de Plinio Zabala.

Durante el presente gobierno, se otorgaron tierras por 99 años a la empresa CANNABIS AVATARA SE, sin siquiera una sola acción financiera para el Hospital de Perico en la constitución de la empresa. Ni una sola palabra,  en el texto de la ley, menciona al nosocomio.

El último balance positivo, según auditoría 2010 (de la institución había reflejado 2,5 millones de dólares anuales, fruto de un programa de reestructuración productiva que había iniciado la Administración; luego no hay registros positivos, ni documentación para realizar un seguimiento de la evolución financiera de la misma, considerando que durante el último gobierno de CAMBIEMOS, la misma llegó a la mendicidad, ya que El Ministerio de la Producción cubrió los salarios del personal de la Finca El Pongo.

En consecuencia, el poco compromiso del gobierno con ser el custodio y garante de los objetivos altruistas del legado, para una población que merece tal beneficio, ya que la mitad carece de obra social y están por debajo de la línea de pobreza, no ha sido cumplido, excepto un par de años, según consta en las actas de aperturas de sesiones ordinarias del gobernador Walter Barrionuevo, donde se registró un saneamiento de pasivos heredados y sobrevino un aumento en la productividad, elevándose rendimientos e ingresos, produciéndose mejoras tangibles en el Hospital Arturo Zabala.

Sin embargo, hasta la fecha, La Finca El Pongo ha sido objeto de sucesivos saqueos, arrebatos, deterioro y un cambio de objeto en el horizonte, orientado a una migración de los cultivos hacia prácticas debatibles, pero que de ninguna manera contemplan al Hospital Arturo Zabala como beneficiario.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 8 =