martes 26 de mayo de 2020




Dramática caída del precio del tabaco; 1 Sandwich = 2kg de tabaco

22 mayo, 2020 en:


Desde que se conoció el precio del tabaco para la presente campaña ($127,93 la B1F), que representó una recomposición del 46%, respecto del valor del 2019; los tabacaleros quedaron decepcionados; obligados en su gran mayoría a reestructurar nuevamente su plantel productivo, lo que implica fuertes reducciones en las nóminas de empleos y costos operativos.

Desde la dirigencia, afirman que la coyuntura internacional posterga el esfuerzo del sector por mejorar la competencia ante precios globales que tienden a la baja por los volúmenes que manejan los competidores internacionales, sobre todo Brasil que produce 300 millones de kg; además de contar con gravámenes inferiores a los que establece el gobierno argentino.

A esta situación, se le agrega la distancia a los puertos, que complica cada vez más presentar una oferta competitiva, es decir –el precio es imposible de mejorar-.

Este panorama hace prever el aumento de la concentración del tabaco, ya que solo los grandes productores, al menos por unos pocos años, quedarán en pie en la actividad.

El cultivo, ya no genera rentabilidad; desde hace tiempo que se convirtió en una actividad que solo se mantiene para evitar la quiebra de la mayoría de las fincas; las cuales evitan bajar las persianas para evitar juicios laborales; esperando por un batacazo que nunca llega; por eso se explica, no solo la diversificación, la cual es recomendable, si no la migración hacia otras actividades, -servicios en mercados nuevos para los tradicionales productores-.

Sin embargo, el cultivo de tabaco, el cual es muy criticado en varios espacios políticos a nivel nacional, en el NOA sigue siendo el generador de actividad intensiva. En un país altamente complicado por una recesión crónica, mas la retracción acelerada por la cuarentena (récord de caída en marzo), con la migración inversa, -de los cordones centrales hacia las provincias expulsoras de segmentos activos-, el tabaco sigue siendo la única actividad capaz de contener a millares de trabajadores rurales, derramando los escasos ingresos en sus respectivas localidades, evitando la ruptura del frágil tejido social.

Denostado, por varios actores políticos, -cultivo anacrónico y perjudicial- su matriz generosa, con casi tres siglos de presencia en el norte argentino, no fue superada en aspectos sociales hasta la fecha. Varios emprendimientos de ribetes “verdes”, que insumieron colosales inversiones, hasta ahora no suplantaron la efectiva contención social de la actividad tabacalera.

Sin embargo, el sector –en terapia intensiva-, también es el reflejo de las limitaciones que sus dirigentes expresan, los cuales están encorsetados en la estreches que permite la política, ya que las instituciones tabacaleras están cooptadas.

Quizás los liderazgos anquilosados, son escollos más perjudiciales, que las variables internacionales, se abre en este sentido el debate democrático para que nuevas generaciones de productores, refunden la actividad tabacalera.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋Hola, ¿Puedo Ayudarte?