Conozca la Perversa maquinaria electoral del FPV

 Conozca la Perversa maquinaria electoral del FPV
Durante muchos años nos hemos acostumbrado a escuchar a dirigentes del justicialismo local jactarse de la «máquina de ganar elecciones»; así conciben al Partido Justicialista y al Frente para la Victoria en el fellnerismo.
Notinor.com || ¿Pero en qué consiste ésta máquina?  Un partido político, con buenos drigentes y operadores, y con una buena hueste de afiliados no es suficiente para ser considerado una «máquina de ganar elecciones».  En todo caso es una herramienta electoral. La maquinaria de ganar elecciones tiene otros componentes.
El piso electoral:  El piso electoral establecido por el Código Electoral es el más alto del país.    La Constitución de la provincia no establece piso, entonces ¿cómo puede ser que una ley reglamentaria tergiverse el espíritu de la Constitución que solo habla de una elección directa por sistema de representación proporcional?.  Por otro lado, hay también quienes denuncian que con un piso tan alto se tiende al bipartidismo, dejando afuera a minorías que se quedan sin representación, llegando al absurdo de dejar sin representación a casi un tercio de la población. La Constitución de la provincia establece en su artículo 104 que los diputados serán elegidos directamente por el pueblo mediante un sistema de representacón proporcional.  El piso impuesto en el código Electoral violenta el principio consagrado por la Carta Magna.  Mucho mejor sería que no haya piso, porque es lo que dice la Constitución.
La falta de adhesión a las PASO:  Uno de los aciertos del actual gobierno nacional fue la elaboración de una ley que transparenta el sistema democrático, que amplia la posibilidad de participación, y que es una garantía para los electores más que una herramienta para los partidos políticos.  Con las PASO se garantiza la participación de expresiones y corrientes internas de los partidos que pueden ahora competir en pie de igualdad con los sectores de mayor fuerza.  Al forzar internas en todas las fuerzas políticas se dió por tierra con dirigencias políticas que se han acostumbrado a eternizarse en la conducción.  Se transparenta el financiamiento de las campañas, imposibilitando que dineros procedentes del lavado de dinero y del narcotráfico puedan influenciar campañas políticas.  Es curioso que en una provincia cuyo gobierno están tan identificado con el proyecto político nacional, no se haya planteado la adhesión a uno de los mayores aciertos del gobierno nacional.
La lista y boleta sábana:  Mientras que en Córdoba y Santa Fe, ya se ha implementado el sistema de boleta única, en Jujuy seguimos con el anticuado -pero conveniente- sistema de boleta partidaria con lista sábana.  La aplicación de la boleta única se está convirtiendo en una tradición electoral en América Latina.  Es inexplicable e inconprensible la negativa de las dos fuerzas políticas hegemónicas a adoptar un sistema que hace las cosas más sencillas e imposibilita las acostumbradas trampas.  Este método me asegura que no faltarán boletas, que no aparecerán boletas apócrifas, el voto cadena sería una práctica del pasado, y se evitarán las bizantinas discusiones entre fiscales que se esfuerzan en nulificar votos perfectamente válidos.  Por otro lado se minimizarían los millonarios gastos en impresión de boletas.
La coparticipación Municipal:  La provincia de Jujuy recibe más del 90% de los fondos que maneja presupuestariamente, lo que quiere decir que no llega a generar ni el 10% de los recursos.  Es tal la dependencia de la provincia de la nación que mes a mes, debe el gobernador y el ministro de Economía peregrinar como mendigos a Buenos Aires donde desde hace tiempo el poder de turno adoptó la práctica de ahogar a las provincias haciendo del federalismo una utopía a pesar de estar consagrado en la Constitución Nacional.  De la misma manera, los gobernadores de provincia, especialmente en la nuestra, ahogan a los intendentes.  Se ha pervertido tanto el sistema que el futuro de un intendente elegido por su pueblo depende de su alineación, o no, con el gobernador.  Se hace más que necesario un replanteo en este particular para que los intendentes puedan recibir una coparticipación establecida por ley y no sea menguada o aumentada a voluntad por un gobiernador.  Con este perverso sistema el poder central provincial asegura el apoyo electoral a sus candidatos, que no necesariamente representan a los habitantes del municipio que los votan arengados por un intendente sometido.
Simecom y la Justicia Electoral:  Si con los cuatro engranajes previamente enumerados no alcanzara, el oficialismo cuenta con el engranaje más decisivos en una contienda electoral.  Nadie sabe cómo funciona el centro de cómputos que realiza el escrutinio y las alquimias que siempre terminan contradiciendo los informes que los fiscales remiten a sus sedes centrales.  Y por supuesto que en la maquinaria no podría faltar el sello y la firma de una justicia electoral comprometida -uno de los hijos del Juez Federal Mariano Wenceslao Cardozo es funcionario del actual gobierno- avale los chanchullos que se barajan en un poco transparente centro de cómputos que desde hace años mantiene el contrato oficial para la realización de los escrutinios electorales.
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *