Eduardo Fellner será entronizado hoy como jefe de un PJ transicional

 Eduardo Fellner será entronizado hoy como jefe de un PJ transicional

El “Operativo Unidad 2015” se reduce a un trámite burocrático para no perder personería

Ambito.com – Eduardo Fellner será entronizado hoy como jefe de un PJ transicional. En Parque Norte, al mediodía, rumiando el fracaso del operativo para reunir bajo el paraguas panperonista a los ultra-K, los K y los anti-K, unos 600 congresales levantarán la mano para elegir la cúpula que administrará el partido durante la elección de 2015.

La hipótesis de volver a un PJ grande y diverso, la frustró la propia Cristina de Kirchner que congeló cualquier intento de apertura. Fue más por inacción que por acción: no operó contra la inclusión de caciques no K pero nada hizo para validar los esfuerzos de Fellner, José Luis Gioja, Miguel Pichetto y Juan Carlos Mazzón por arrimar a los díscolos.

El zigzagueo de Carlos Zannini había generado alguna expectativa. El secretario de Legal y Técnica, primero dinamitar una cumbre de gobernadores en Las Cañitas pero luego, durante una reunión en la sede partidaria en la calle Matheu, voceó un discurso hiperperonizado que le otorgó al PJ un protagonismo central en la victoria del«proyecto nacional» en 2015.

Perico Noticias.  El Operativo Unidad 2015 se reduce a un trámite burocrático para no perder personería

La aparición sorpresiva de Zannini en la Unidad de Remonta, detrás de Jorge Capitanich, embarró la frágil tregua con José Manuel de la Sota. Horas antes, la interna familiar de los Rodríguez Saá, Adolfo y Alberto, volteó el acercamiento a Claudio Poggi, el gobernador puntano. Daniel Peralta, el único que quedaba en pie, avisó en estas horas que la tregua con los Kirchner es pasajera y volátil. Anoche, mientras a codazos los gobernadores y funcionarios K se repartían las butacas del consejo que tendrá mandato corto hasta 2016, la única ampliación de cierto volunen que parecía avanzar era la de los pampeanos, el póker de tres que conforman Oscar Jorge, Rubén Marín y Carlos Verna, este último arrimado a Sergio Massa pero que sólo está interesado en garantizarse el regreso a la gobernación el año próximo.

«Empezamos hablando del PJ pero terminamos hablando de fútbol», graficó un cacique anti-K que fue sondeado desde Casa Rosada pero que, casi al instante, entendió que la negociación carecía de garantías y -para él- de beneficios.

A grandes rasgos, ocurrió con De la Sota, los Rodríguez Saá, el entrerriano Jorge Busti, el salteño Juan Carlos Romero y el PJ de Santa Fe. En otros casos, como Carlos Menem o Ramón Puerta, no hubo ningún contacto.

«Nos quedó claro que Cristina no aceptará negociar las listas de diputados y senadores, lo único que ahora nos importa. Ir al PJ en estas condiciones sólo le sirve a ellos», agregó un disidente que intervino en las charlas.

El otro dato, más allá de las gestiones que encararon Gioja, Fellner y Mazzón -a la que se sumaron conversaciones a través de Pichetto en el Senado y de Julián Domínguez en Diputados-, fue la ausencia de los candidatos presidenciales en el operativo unidad. Daniel Scioli, la figura del peronismo K que mejor rankea en las encuestas, apenas intervino en la ronda de acercamientos.

«A Cristina le importa el FpV y cree que los problemas del PJ son problemas de Scioli que tiene que resolver Scioli», interpretó, anoche, un operador. El trío Gioja-Fellner-Mazzón operó en nombre del PJ pero lo hizo a partir de sus vínculos fluidos con el gobernador bonaerense.

El derrape general del operativo unidad 2015 anuló, incluso, voluntades locales. Juan Manuel Urtubey propició un enlace con Juan Carlos Romero en Salta para unificar bajo un mismo sello a los dos espacios. Urtubey va por su reelección a principios del año próximo y necesita, como agua, una victoria holgada que podría complicarse si Romero sigue adelante con su pretensión de volver a ser gobernador. Un triunfo mesquino le quitaría a Urtubeyel cartel para amagar, siquiera, con entrar en la lotería de la presidencial.

Cargos

Anoche, contra reloj, seguían el tironeo sobre los cargos y los espacios. El Consejo -que se votará a mano alzada por los congresales que a su vez antes modificarán la Carta Orgánica para autoautorizarse a votar al consejo (así de engorroso)- será ampliado para darle lugar a la mayor cantidad posible de referentes y sectores, un gesto que denota la debilidad -y la poca atracción- del PJ orgánico en esta etapa.

El esquema último, que se terminaba de perfilar anoche, incluirá múltiples vicepresidencias para que las ocupen gobernadores, ministros y candidatos a suceder, además de un referente de la CGT.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + siete =