miércoles 5 de agosto de 2020




El coronavirus da un primer golpe al empleo


EE. UU. ya registró un aumento de despidos en los sectores de hotelería y restaurantes. En tanto, CEPAL estima que -en Latinoamérica- el desempleo causará que el número de pobres suba a 220 millones de personas.

Miles de personas fueron despedidas en una semana en Estados Unidos debido a las drásticas medidas adoptadas para luchar contra el coronavirus, un argumento que blandirá el gobierno de Donald Trump para que el Congreso apruebe un paquete de reactivación económica de 1 billón de dólares, según trascendió este jueves (19.03.2020).

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó estadísticas preocupantes sobre el mercado del empleo que detallan que los pedidos semanales de subsidios por desempleo aumentaron fuertemente (+70.000) como consecuencia del impacto económico de la pandemia, hasta las 281.000 nuevas solicitudes en datos corregidos por variaciones estacionales en la semana que terminó el 14 de marzo.

Este es el nivel más alto desde septiembre de 2017, precisó la entidad en un comunicado. La cifra es «claramente atribuible a los impactos» del coronavirus, señaló el ministerio, que añadió que en numerosos estados hubo un aumento de los despidos vinculados a la pandemia, especialmente en los sectores de la hotelería, los restaurantes y el transporte.

Medidas como el cierre de bares o restaurantes, la cancelación de vuelos, eventos y viajes por turismo para contener la expansión del COVID-19 llevan a muchos sectores a una caída de actividad. En Estados Unidos, muchos empleos del sector servicios son precarios, pagados por día o semanalmente. Cuando la coyuntura se deteriora son las primeras víctimas, pues no existe una red de seguridad social como ocurre en Europa o en países de América Latina.

CEPAL estima más desempleo y pobreza

Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que la crisis del coronavirus ocasionará una contracción del 1,8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) regional, lo que podría llevar a que el desempleo suba en diez puntos porcentuales y a que haya 35 millones más de pobres.

Así lo expresó la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena: «América Latina y el Caribe, así como otras regiones emergentes, se verá afectada negativamente», declaró y recordó que la región creció a una tasa estimada de apenas 0,1 por ciento en 2019, y que los últimos pronósticos realizados en diciembre pasado preveían un crecimiento del 1,3 por ciento para 2020.

Sin embargo, «las proyecciones han sido revisadas a la baja significativamente en el actual escenario», señaló, antes de anunciar que la CEPAL estima un aumento del desempleo en diez puntos porcentuales que llevaría a que -de un total de 620 millones de habitantes- el número de pobres en la región suba de 185 a 220 millones de personas. En tanto, las personas en pobreza extrema podrían aumentar de 67 a 90 millones.

Según Bárcena, la crisis del COVID-19 pasará a la historia como una de las peores que el mundo ha vivido y tendrá efectos devastadores sobre la economía mundial, seguramente más intensos y distintos que los sufridos durante la crisis financiera global de 2008-2009, y que los países latinoamericanos y caribeños no estarán ajenos a ellos, ya que serán impactados a través de varios canales.

ama (efe, afp, Reuters, The Washington Post, Politico)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋Hola, ¿Puedo Ayudarte?