La crisis agropecuaria en Jujuy socava las esperanzas del FpV

 La crisis agropecuaria en Jujuy socava las esperanzas del FpV

El FpV no tuvo resultados positivos en el NOA durante las PASO, el fracaso esta ligado a la caída de las economías regionales, las que carecen de competitividad, las medidas regresivas del kirchnerismo las alejan de una posible recuperación.  Fellner solo atinó a colocar un parche en La Esperanza.

  Jujuy. 20.08.2013

Esta vez Eduardo Fellner deberá esforzarse más que nunca, si pretende sostener un proyecto vitalicio, que le permita a los suyos –los hijos del poder-  heredar en el 2015 el sillón de Fascio.

El gobernador obtuvo en  una gestión nocturna el triunfo en las PASO, según los indignados dirigentes del Frente Jujeño; de rápido olvido por otra parte. Pero Fellner hoy se encuentra acorralado no solo por demandas de transparencias, sino por la abrupta caída de la rentabilidad en el sector agropecuario de la provincia.

Fellner no solo deberá enfrentar los reclamos de sindicatos y gremios, instalados permanentemente en la Plaza Belgrano en demanda de actualizaciones salariales, siempre retrasadas por una voraz inflación; el senil mandatario acusado de proscribir los derechos de los militantes al clausurar las internas del PJ, debe mirar al sector agropecuario de la provincia, espacio de contención económica que se desangra a diario, generando una fuerte caída del nivel de empleo.

Esta variable es compleja y esta fuera de control. La crisis desatada en el sector agrícola, responde a fenómenos climáticos (imponderables);a malas decisiones surgidas desde el escritorio del Ministro Norberto Yahuar y desde las distracciones del fellnerismo quien en la apertura de sesiones ordinarias olvidó mencionar a la actividad tabacalera. Tan grande es el revés agrícola, que centenares de productores comenzaron a organizar un pedido de desastre agropecuario, ya que la emergencia declarada no contribuye a rescatar los pasivos de una año perdido.

El  Fondo Especial del Tabaco sigue retrasado, la deuda haciende a 220 millones de pesos, el departamento de El Carmen y San Antonio nuevamente experimentan el quiebre de la cadena productiva por falta de liquidez. Los Bancos están cerrando cuentas, negando créditos, intimando clientes, actualizando intereses de créditos vencidos; toda la estructura financiera agropecuaria se ha debilitado. Las amenazas disparadas por un canal de aire para obligar a los productores que acopien en Salta a cobrar el Fondo Especial del Tabaco en esa provincia, no esta dando resultados, ya que la desesperación por contar con recursos hace proyectar al menos 10 millones de kilogramos de tabaco jujeño en la tierra de Guemes.

La zona agrícola esta afectada por la sequia, con lo cual hay poco espacio para otras alternativas agrícolas. Los cultivos de invierno fueron alcanzados por las heladas derrumbando la esperanza de recuperar inversiones con las hortalizas. Los pequeños arriendos y productores no recibieron ni siquiera semillas tras las inclemencias, están migrando hacia la agricultura de subsistencia ya que la producción no llegó al mercado.

Por su parte los cañeros independientes, del departamento de Santa Bárbara y San Pedro no fueron convocado para definir el destino de su producción; esperan que se les aclare si se recuperó la cuota de exportación perdida en manos de ROGGIO, como también si se dará salida al proceso de industrialización de la caña en alcohol.

La reactivación del Ingenio La Esperanza es un parche administrativo que hasta ahora tuvo una utilidad proselitista; por ahora no da señales de integrar la producción privada en un proyecto a largo plazo. En ese sector no se produjo ningún anuncio de emprendimientos industriales para agregado de valor; nos referimos a destilerías para obtener alcohol, pese a que se giraron mas de 22 millones de pesos desde el Ministerio de Agricultura con el propósito de recuperar rentabilidad en los cañeros, la falta de integración a un proyecto superador esta lejos de alinear la producción como un soporte de la soberanía energética que dice buscar el kirchnerismo.

En la zona de Santa Bárbara y Valle Grande, las heladas castigaron a los productores frutihortícolas, en especial a los bananeros de Yuto, y a los  horticultores de Santa Clara, donde el futuro se complicó. Las extensiones de granos ubicadas al este de la provincia, están disminuidas por la seca, los rindes demasiados flojos, como la rentabilidad ya que las retenciones suprimen los márgenes.

Los derivados que genera esta actividad significaron en  la zona de los pericos la suspensión de turnos en el proceso del poroto, produciéndose en el área que involucra las plantas ubicadas desde allí hasta Guemes la caída de 600  empleos. Los molinos harineros ubicados en la misma línea productiva también están con actividades suspendidas, arrastrando la paralización de las empresas de transporte.

En Jujuy todos estos síntomas regresivos que están derrumbando las economías regionales no fueron expuestos como urgencias por los diputados nacionales, ni por el gobernador cuando llegó Cristina a La Esperanza, como si lo hizo Jorge Yoma en La Rioja, situación de defensa férrea de los intereses de su provincia que le valió romper con el kirchnerismo al defender a los olivareros que tuvieron centenares de despidos, ya que la coyuntura impuesta por las políticas nacionales dejaron sin competitividad a esa economía regional.

Por su parte en Jujuy el Diputado Nacional Rubén Rivarola solo atino a acompañar un proyecto de salvaguarda (emergencia agropecuaria) para evitar la catástrofe de los emprendimientos bananeros, trascendiendo luego que el diputado esta ligado a un emprendimiento de esa características.

Jujuy sigue en los últimos peldaños en materia de competitividad según informe del Instituto Argentino de Desarrollo de las Economías Regionales –IADER- ; estos indicadores negativos no son gestados por el clima, muy por el contrario son producto de la indiferencia de los dirigentes, cuyas omisiones se convierten en catástrofes de escritorio.

Las obras del Parque Industrial en la zona de los Pericos, quedaron freezadas por las urgencias de obtener un triunfo el mes de octubre, dejando de lado la construcción de un predio que podría alimentar la esperanza de salir de la actividad primaria histórica en materia agrícola, haciendo del agregado de valor una etapa industrial en desarrollo.

Si bien hay dos señales positivas desde el exterior para Jujuy; una; la demanda asegurada de tabaco para el presente año y otros dos más por la caída de la producción norteamericana; la otra es el recupero del precio de la soja que se relaciona con las transferencias del Fondo Sojero para los municipios. Sin embargo estas lecturas no fueron anticipos de gestión para fortalecer la infraestructura productiva como resulta la provisión de 100 millones de pesos por parte del Gobierno de Salta al sector Tabacaleros el año pasado para dominar la fijación de precio y compra.

En Jujuy la migración de áreas de citrus y tabaco hacia la caña de azúcar, generaron la pérdida de mas de mil puestos de trabajo intensivo a principios del año pasado; pero se suma a la ausencia de planificación,  las destilerías inexistentes. A esta debilidad en infraestructura se adicionan las heladas que afectaron severamente a la caña de azúcar, como también la sequía propia del comportamiento del clima y las obras ausentes en infraestructura que el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales –PROSAP- debió concluir años atrás.

Emprendimientos que en Jujuy no se ejecutaron con profundidad, ni eficiencia, por lo cual la agricultura que ya cerró un año para el olvido, se encuentra comprometida  porque con estas condiciones; la actividad dejó de ser rentable.

Todo el sector agrícola se encuentra en un atolladero, la campaña política del FpV hasta ahora no menciona al campo como el eje económico a reivindicar, con lo cual los augurios no son auspiciosos. Eduardo Fellner ya esta alertado de los flancos débiles de su gestión, el sector agrícola es un gran empleador en la provincia, se esperan anuncios y políticas desde el Ministerio de la Producción, de lo contrario en Jujuy el efecto “La Rioja” podría abrirse camino hacia el 27 de octubre.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *