El kirchnerismo y el PRO se tiran la pelota por el escándalo en Boca-River

 El kirchnerismo y el PRO se tiran la pelota por el escándalo en Boca-River
 LPO || Berni culpó al club y la Ciudad, pese al fracaso del operativo. Angelici defendió a la barra. El papel del fiscal Ocampo.
Los escandalosos incidentes en el partido de Boca y River por la Copa Libertadores, que derivaron en la suspensión del partido por la agresión a los futbolistas del equipo visitante y en la posterior clausura de La Bombonera, generaron un nuevo capítulo de la pelea del kirchnerismo y el PRO.

Los protagonistas de este nuevo round son Sergio Berni y Daniel Angelici, como sucedió otras veces que el motivo de la riña fue Boca. Y, como sucede siempre, lo que intentan ambos es evadir sus responsabilidades y pasar la pelota al otro lado.

El presidente de Boca apenas apareció en el lugar de los incidentes cuando lo peor del problema había pasado. Para peor, no tuvo mejor idea que defender a «La 12». «No fueron las barras, fueron dos o tres inadaptados», declaró. «La gente se portó bien», agregó Angelici, que defendió el operativo de la Policía Federal, pese al más que evidente fracaso.

Las bengalas en la tribuna

Berni también defendió el operativo policial, que contó con 1.300 efectivos. Sus declaraciones, igual que las de Angelici, rozaron el papelón. «El operativo fue todo muy ordenado, fue exitoso y no hubo incidentes», aseguró anoche. «No hubo bengalas», agregó, como si nadie hubiera visto las miles que se encendieron antes del partido.

«La responsabilidad es únicamente de Boca, es indiscutible eso, hubo negligencia por parte del club a la hora de generar la seguridad interna», se despegó esta mañana, en una interminable ronda de entrevistas radiales y televisivas donde se encargó de recalcar que “absolutamente toda” la culpa fue del club. Además, sugirió que las bengalas y el gas pimienta estaban dentro del estadio.

El funcionario también se encargó de responsabilizar a «las autoridades del Gobierno de la Ciudad (de Buenos Aires), que son los que habilitan el estadio». Anoche, varios dirigentes del kirchnerismo se habían encargado de apuntarle a Mauricio Macri, el principal sostén de Angelici en Boca.

«Nosotros le explicamos a los directivos del club que no pueden seguir con esta política de autorregulación de las hinchadas, con la autorregulación de los negocios que se generan con el fútbol. Estos son los resultados», se despegó Berni, que antes del partido se mostró ante las cámaras impidiendo que la barra de Boca ingrese una bandera.

El papel de Ocampo

Aunque Angelici evitó pegarle a Berni y a la Policía Federal, sí lo hizo su mano derecha: el fiscal general de la Ciudad, Martín Ocampo. El funcionario se apuró esta mañana a salir a anunciar la clausura del estadio a efectos de «preservar la prueba», aunque se hizo varias horas después de los incidentes.

«La seguridad preventiva es responsabilidad de las fuerzas de seguridad», declaró Ocampo en relación a la Policía Federal, encargada de hacer el doble cacheo en el ingreso al estadio. En una entrevista en FM Blue adelantó que «puede haber sanciones para los responsables de la seguridad».

Angelici y Ocampo en Miami

La recorrida mediática de Ocampo provocó que en las redes sociales se empezara a recordar su estrecho vínculo con Angelici, sobre todo de una nota de LPO donde se reveló que el fiscal general de la Ciudad se fue de fiesta a Miami con el presidente y otras autoridades de Boca. Las fotos estilo viaje de egresados son una prueba contundente de esa relación.

«Soy amigo suyo desde toda la vida, es el padrino de mi hijo. Pero yo no llevo la investigación. Si tuviera que decidir algo con respecto a él, me apartaría. Y no creo que Daniel me pida que intervenga en nada, sería de mal amigo», aclaró Ocampo después de las críticas.

Siendo que no interviene en el caso, sorprende la recorrida mediática que hizo Ocampo esta mañana.

Hasta ahora, hay dos fiscales investigando los disturbios. La causa principal, por el delito de «lesiones», está a cargo de la fiscal de distrito de La Boca, Susana Calleja, quien está al frente del expediente porque, de momento, no tiene autores identificados. Cuando el autor de un delito no está individualizado, el Código Procesal obliga a que la investigación quede a cargo de la fiscalía, y sólo pasa al juez -en este caso el Correccional número cuatro, Francisco Ponte- cuando se concreta una imputación.

En cuanto a la justicia Penal y Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, la investigación está a cargo de la fiscal Valeria Lacman. La funcionaria tiene bajo su jurisdicción todo lo relacionado con las falencias de la organización y el operativo preventivo.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =