La realidad es que no sólo se redujo al mínimo la obra pública nueva –de 161 licitaciones por año a apenas 31– sino que abandonaron lo que ya tenían avanzado. Los datos demuestras que cortaron más rutas que los piqueteros que tanto critican.