¿El mundo contra el Bitcoin?

 ¿El mundo contra el Bitcoin?

Para un inversor no hay peor cosa que se alteren las condiciones de emisión del activo en el cual invierte, ya sea desde el punto de vista legal como de condiciones de mercado. En tal caso, las consecuencias suelen ser, en caso de que varíen para mal, en que se produzca una salida generalizada, afectando al precio.

Todo parece indicar que es lo que está sucediendo con las criptomonedas, pues uno de los postulados básicos del protocolo Bitcoin era que su objetivo esté al margen de cualquier control gubernamental y por lo tanto, que serían indemnes a las cuestiones regulatorias.

De hecho, cada vez que algún gobierno decide restringir su actividad, ya sea todo lo referido al minado o a la comercialización, el precio acusa el impacto. Pero más recientemente surgió otro frente de tormenta que por mucho tiempo no entraba en los radares de los inversores, proveniente nada menos que de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED). © Proporcionado por iProfesional 

El motivo de preocupación es que luego de mucho tiempo sus autoridades decidieron poner fin al largo ciclo de bajas tasas de interés, ante una inflación que lejos de ceder se está fortaleciendo tanto en EE.UU. como en buena parte de Europa.

Entonces, la posibilidad de que la política monetaria tenga que ser más restrictiva que la prevista anteriormente para combatir la imparable suba de los precios está provocando cierto pánico en los activos de riesgo, incluyendo, obviamente, a las criptomonedas.

Las caídas de las cotizaciones llegan de la mano de las turbulencias en las bolsas y en el mercado de bonos, como consecuencia de la decisión de los bancos centrales de retirar los estímulos más rápido de lo previsto, absorbiendo parte de una liquidez global que impulsó la suba de los precios desde mediados de 2020.

Con tasas de interés más altas y menos estímulos, es probable que las valoraciones de los activos podrían buscar un nuevo punto de equilibrio más bajo en un mercado dominado por el sentimiento risk-off.

En lo que se podría caratular como un nuevo viernes negro, las principales monedas digitales se desploman entre un 6 y un 8%, perdiendo soportes técnicos clave en correcciones anteriores.

En el caso específico del Bitcoin, este caía un 6%, luego de recuperar un par de puntos porcentuales, para ubicarse entorno de los u$s38.000, mientras que el ethereum pierde un 8% para caer en la zona de los 3.000 dólares.

Entre las mayores cripto, Binance Coin también sufre una fuerte corrección, pues pierde el 6%, hasta los 415 dólares.

Los analistas de BCA Research explican en una nota publicada este viernes que «el precio de Bitcoin y otras criptomonedas se ha relacionado de una forma cada vez más fuerte con el camino de las acciones».

«Nuestro objetivo para finales de 2022 para el rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años es del 2,25%… Las acciones a menudo experimentan un período de indigestión cuando los rendimientos aumentan considerablemente», explican los expertos, que agregan que «Si las bolsas sufren volatilidad, el Bitcoin y el resto del universo cripto tendrá que lidiar con un escenario mucho más turbulento».

Estos movimientos pueden generar una especie de círculo vicioso en el que las caídas en las bolsas generan correcciones importantes en las criptomonedas y estas a su vez vuelven a impactar en el sentimiento presionando a la baja al resto de mercados.

Así lo advertía hace poco más de una semana el Fondo Monetario Internacional. La criptodivisas tienen el tamaño y la interconexión suficiente para desencadenar un efecto dominó en los mercados.

«Bitcoin y ethereum mostraban poca correlación con los principales índices bursátiles antes de la pandemia. Se pensaba que ayudaban a diversificar el riesgo y actuaban como cobertura frente a las oscilaciones de otras clases de activos», explican los analistas.

Hasta no hace mucho, era habitual leer y escuchar a analistas que comparaban al Bitcoin con el oro por su capacidad de diversificar una cartera y de actuar como cobertura ante la inflación o ante correcciones de otros mercados dominados por los activos de riesgo. Los datos que podían sostener esta hipótesis se han evaporado con la última crisis.

«Como tal, una fuerte caída en los precios del Bitcoin puede aumentar la aversión al riesgo de los inversores y provocar una caída en los mercados de valores… lo que sugiere que el sentimiento en un mercado se transmite al otro de una forma notable», advierte el informe del Fondo Monetario Internacional.

A la mala noticia proveniente de la FED se suma otro elemento negativo, esta vez de la mano del Banco de Rusia, que en un informe publicado esta semana alerta sobre los enormes riesgos que genera este mercado para la estabilidad financiera y proponiendo, de una forma sutil, la prohibición del uso y minado de criptomonedas en el país. El Banco de Rusia puso de ejemplo otros países que ya han regulado con prohibiciones directas como son China o Irán.© Proporcionado por iProfesional 

El Bitcoin y otros activos digitales son populares en Rusia. El banco central dijo que el valor de las transacciones de criptomonedas por parte de los ciudadanos se estima en el rango de 5.000 millones de dólares anuales.

«El rublo ruso ha estado disminuyendo constantemente durante las últimas dos décadas, lo que hizo que el Bitcoin fuera una inversión atractiva para muchos rusos en los últimos años», dijo Edward Moya, analista del broker Oanda.Te puede interesar

Furor por los nuevos Cedears de ETF: de los 9 que se lanzaron, ¿cuáles recomiendan expertos?

Para tener una idea sobre la magnitud del impacto del cambio de política monetaria de la FED, solo basa decir que desde noviembre de 2021, justo cuando los mercados comenzaron a pronosticar varias subas de las tasas en EE.UU. y la Reserva Federal comenzó a cambiar su discurso con la inflación, el Bitcoin pierde más de un 40%.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 10 =