¿El nuevo Consenso Fiscal permite subir impuestos a las provincias?

 ¿El nuevo Consenso Fiscal permite subir impuestos a las provincias?

Alberto Fernández se reunirá el lunes con los gobernadores, en un encuentro en el que se tratará el consenso fiscal 2022. El pasado miércoles, el oficialismo nacional hizo llegar un borrador de la propuesta de consenso fiscal a los mandatarios provinciales. Según el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la propuesta «incluye aumento de impuestos» y por eso, la Ciudad de Buenos Aires (CABA) no adherirá.

Otra de las razones por las que CABA no dará su apoyó es que, según el borrador, las jurisdicciones firmantes se comprometen a abstenerse por un año de iniciar procesos judiciales o suspender los ya iniciados por el régimen de coparticipación federal. Precisamente, CABA tiene una causa en trámite.

Entre otros puntos, el proyecto le permitirá a las provincias mantener hasta fin de año de 2022 impuestos provinciales como Ingresos Brutos, Sellos e Inmobiliario, por encima de lo previsto en el pacto fiscal de 2017.

Además, podrán crear un nuevo impuesto a la herencia. El objetivo es aumentar la carga tributaria sobre los patrimonios para compensar la recaudación que se resigne para impulsar la producción y el consumo.

A continuación, se recopila las principales modificaciones impositivas del borrador que circula en los despachos oficiales.

1. Impuesto inmobiliario

De acuerdo con el documento, el Gobierno Nacional se compromete a impulsar una ley para poner en funcionamiento el Organismo Federal de Valuaciones de Inmuebles. A la vez, los gobiernos provinciales y de la CABA impulsarán la adhesión.

«Las Provincias y la CABA participarán en la determinación de los procedimientos y metodologías de aplicación con el objeto de lograr que las valuaciones fiscales de los inmuebles tiendan a reflejar la dinámica territorial. Asimismo, las jurisdicciones posibilitarán el acceso a los datos catastrales y registrales necesarios para que el O.Fe.V.I. cumpla con sus objetivos», propone el consenso fiscal.

El impuesto inmobiliario tomará las valuaciones realizadas por este organismo y aplicará alícuotas de entre 0,5% y 3% del valor fiscal establecido para el inmueble. Según el pacto de 2017, las alícuotas estarían entre 0,5% y 2%.

2. Ingresos brutos

El proyecto establece las alícuotas máximas por actividad para el impuesto a los Ingresos Brutos.

Será de 0,75% para agricultura, ganadería, caza, silvicultura, pesa y minería.

Según el consenso fiscal de 2017, estas actividades tenían que estar exentas a partir del ejercicio 2020.

El tope será de 1,50% para la industria manufacturera. En 2017 se había establecido la exención desde 2020.

La actividad de transporte pagará hasta 2%. En 2017 se había establecido la exención a partir de 2021.

Construcción abonará un máximo de 2,50%. El consenso fiscal firmado en 2017 fijaba un tope de 2% para el año próximo.

La actividad de electricidad, gas y agua tendrá una alícuota tope de 3,75%, salvo en el caso de usuarios residenciales, que pagarán hasta 4%. También estaba prevista la exención.

Los hoteles y restaurantes pagarán hasta 4,50% en lugar del 4% acordado en 2017.

El impuesto para los servicios sociales y de salud tendrán un límite de 4,75%. El consenso fiscal firmado durante el macrismo fijaba un tope de 4%.

Para el comercio mayorista, minorista y las reparaciones en general, el tope será de 5%. La misma proporción pagarán las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler. En el primer caso, coincide con el acuerdo de 2017, mientras en el segundo representa un alza de un punto.

Las comunicaciones llegarán a pagar hasta 5,50% en lugar del 3% previsto hace cuatro años.

La industria papelera podrá ser gravada con una alícuota máxima de 6%, el doble de lo pactado en 2017 para el próximo ejercicio.

Para la telefonía celular, el impuesto podrá llegar al 6,50%. El pacto firmado en la gestión de Mauricio Macri preveía un punto menos a partir de 2022.

La intermediación y los servicios financieros tributarán un máximo de 9% (cuatro puntos más del 5% acordado en 2017), pero los créditos hipotecarios estarán exentos.

Los servicios conexos a las actividades antes detalladas, y las actividades relacionadas con el juego, el tabaco y las bebidas alcohólicas no se encuentran sujetos a alícuotas máximas.

3. Impuesto a los sellos

En relación con este tributo, el consenso fiscal de 2017 establecía su eliminación a partir del 1° de enero de 2022 para todos los actos y contratos que no correspondieran a las transferencias de inmuebles o automotores y a actividades hidrocarburíferas. Para las operaciones inmobiliarias o compra de automotores, en tanto, preveía dejar las alícuotas sin cambios.

El proyecto que prepara el Gobierno, en tanto, establece las siguientes alícuotas máximas:

Un 3,5% a la transferencia de inmuebles; 3% a la transferencia de automotores; 2% a los restantes actos, contratos y operaciones alcanzadas por este tributo en general.

4. Impuesto automotor

El borrador que circuló entre los mandatarios provinciales fija que la base imponible del impuesto automotor será, como mínimo, el 95% de las valuaciones de los vehículos que establezca la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad Automotor y Créditos Prendarios u otras fuentes de información sobre el mercado automotor.

Además, establece que la alícuota mínima anual del tributo será equivalente a un 2% del valor del vehículo, determinado por esas fuentes.

5. Nuevo impuesto a la herencia

La iniciativa del Poder Ejecutivo indica que las provincias y la CABA podrán crear en 2022 «un impuesto a todo aumento de riqueza obtenido a título gratuito como consecuencia de una transmisión o acto de esa naturaleza, que comprenda a bienes situados en su territorio y/o beneficie a personas humanas o jurídicas domiciliadas en el mismo». //RNG

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + dieciocho =