El PJ cruje tras la ruptura del bloque

 El PJ cruje tras la ruptura del bloque

Kirchneristas, peronistas moderados, rupturistas y massistas aceleraron los movimientos para posicionarse en el nuevo escenario; la disputa por el liderazgo partidario divide posiciones.

Por Jésica Bossi | La Nación | En el plano nacional, el quiebre de la bancada de diputados fue concebido en el PJ que hilvanan gobernadores y jefes territoriales del interior como el puntapié inicial para marcar el camino. En el Senado, Miguel Pichetto, exponente de ese grupo, se consolidó como capitán de un bloque que le responde en su mayoría. Sólo una decena de 42 es hoy incondicional a Cristina.

Por su papel legislativo y su red de vínculos, el senador rionegrino es una pieza activa de la liga de gobernadores en gestación. Esta semana los mandatarios quedaron circunstancialmente separados en la estrategia parlamentaria: cinco jugaron a fondo para apoyar la deserción de los diputados rebeldes, mientras que otros preferían postergar el operativo.

Eduardo Fellner, ex gobernador de Jujuy y presidente del partido, trazó en la reunión del Consejo Nacional, cuando volaban acusaciones cruzadas, un objetivo para ordenarse y adquirir volumen en la negociación con el Gobierno. «En el 2000 nosotros le llamábamos liga, no sé si el término está pasado de moda, pónganle como quieran, pero debemos tener un frente federal de gobernadores», insistió.

Son trece los caciques que participaron en los primeros encuentros en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), con eje en la gestión y la interlocución con Macri. Entre ellos, hay «moderados» y «rupturistas», como el salteño Juan Manuel Urtubey, al que le adjudican demasiada cercanía al Presidente. Y sola está Alicia Kirchner, separada por un abismo del resto, pero aún en el grupo. Los que repiten el libreto de la unidad cuentan entre sus inspiradores a José Luis Gioja, diputado y ex gobernador de San Juan. Son los que ponen el pie en el freno y quieren sostener ahora la convivencia con el kirchnerismo. Tienen en la mira el derrotero de partido, que convocó a elecciones para el 8 de mayo, cuando vencen los mandatos partidarios.

La amenaza de una intervención judicial es real ya que la última renovación -que se hizo a través del congreso y no por el voto directo de los afiliados- fue objetada y no hay margen para insistir en el método. Casi nadie quiere embarcarse en una competencia que pueda derivar en escándalo y la figura que aparece como garante de la paz para todas las vertientes es Gioja.

En la liga falta una butaca importante: la provincia de Buenos Aires. Ahí, el rearmado territorial quedó en manos de los intendentes y el jugador con camiseta peronista más importante en la cancha es Sergio Massa, que construye su sendero por fuera del PJ. Eso no quiere decir que no aspire a futuro a pactar con peronistas, después de que diriman cuentas con el cristinismo.

Los jefes comunales del PJ también están divididos en al menos tres grupos. Uno: los que se embanderan con Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Gabriel Katopodis (San Martín), como caras visibles de un peronismo dialoguista y anclado en el conurbano. Dos: el ala K, integrada, entre otros, por Los Oktubres, una agrupación que nació apadrinada por Julio De Vido. Tres: los «históricos», como Julio Pereyra, que se recuestan en la Federación Argentina de Municipios (FAM). El tigrense cuenta con diez intendentes propios, pero su poder de fuego está en la Legislatura, donde acordó con Vidal. Macri apuesta a un peronismo desintegrado, sin ninguna cabeza que se destaque. Por eso sube a Massa y, en simultáneo, a Urtubey. Para completar, quiere un kirchnerismo herido pero vivo, que le sirve para polarizar.

Ni dos meses se tomó el peronismo en el llano, destino al que no se acostumbra, para quebrar alianzas internas, apurar la pulseada y mover las fichas en el nuevo tablero político. Sin líderes y con varias tribus en pugna, tanto chispazo se produce con la aplastante ausencia de Cristina Kirchner, la «jefa» del proyecto que gobernó los últimos doce años. «Sería muy bueno que vuelva», sugirió, con tono de rezo, uno de los intendentes bonaerenses K que se juntaron el jueves al mediodía con Máximo Kirchner. Él escuchaba y se reía con ganas cuando la proponían como carta ganadora para presidir el partido. No ocurrirá. El asado en el club La Maltería, en Berazategui, pago de los Mussi, terminó con una promesa para los comensales: el diputado y líder de La Cámpora quedó en darles periodicidad a las reuniones y bajar una línea orgánica de trabajo.

Más allá del desconcierto y las diferencias al interior de la tropa, el kirchnerismo sigue siendo el sector con identificación discursiva más clara y pretende erigirse como una oposición dura a Mauricio Macri. Aunque, como contrapartida, sufre la diáspora de peronistas que buscan dar vuelta la página y sueñan con dejar al FPV convertido en una expresión minoritaria.

La sangría comenzó justo por el enclave que la ex presidenta diseñó como base de la resistencia fuera del poder: el bastión parlamentario. Primero se dio en la Legislatura bona- erense, donde se partió formalmente el bloque de senadores (8 reportan al cristinismo y 9 al peronismo clásico) y los diputados están en peligro de fractura. De hecho, votaron divididos el presupuesto a María Eugenia Vidal.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *