El presidente del Banco Central de España dijo que «no es grave» que no se cumpla la meta de inflación este año

 El presidente del Banco Central de España dijo que «no es grave» que no se cumpla la meta de inflación este año
LPOPara Luis Linde, la trayectoria de la inflación en baja es lo más importante. Elogios a la macroeconomía de Macri.
El presidente del Banco Central de España dijo que «no es grave» que no se cumpla la meta de inflación este año.

El economista, que disertará mañana martes en las Jornadas Monetarias que organiza el Banco Central de la República Argentina, sostuvo ante un reducido grupo de periodistas que: «Vemos muy bien (la política adoptada por el BCRA). Es un cambio muy importante, sustantivo en la política económica argentina. No solo hay que plantearlo, sino llevarlo a cabo, mantenerlo».

«Yo creo que el principal problema de Argentina y de otros países con un objetivo de inflación es mantenerlo y no dejarse torcer por acontecimientos -que siempre vienen y hacen las cosas más difíciles-, mantenerlo con firmeza», afirmó Linde.

«No creo que (el hecho de que) se alargue el proceso un año más afecte de modo decisivo al proceso, al objetivo que se debe perseguir», sostuvo Linde consultado sobre el riesgo para la credibilidad que implica que este año Sturzenegger no vaya a cumplir con la meta de inflación.

«Allí hay que tener un poco de flexibilidad para tener en cuenta las circunstancias, incluso externas, pues sobre las que un país solo no tiene ningún control», agregó quitándole importancia a un desvío puntual de la meta de inflación.

No fue el único, en el panel que antecedió el encuentro con periodistas, dos de sus colegas, el de Paraguay y el de Perú expusieron cómo muchas veces no lograron que la inflación quedara dentro de las bandas fijadas por la autoridad monetaria. Y aun así hoy tienen menos de 3% anual de inflación.

«Argentina está saliendo de una etapa muy difícil, de un enorme desorden en varios órdenes económicos. Creo que hay una opinión general en organismos internacionales y en los colegas, respecto de que la corrección es buena. La situación de la deuda, que era muy grave, se ha conseguido resolver y volver o mantener una estabilidad de precios que también permita una estabilidad financiera más anhelada. De forma que la orientación (de las políticas macroeconómicas) es buena», consideró el banquero central.

España junto con Estados Unidos son los dos principales orígenes de la inversión extranjera directa (IED) en Argentina. Hasta 2015, España tenía el primer puesto y los cambios en la política macroeconómica de Macri no parecen ser atractivos suficientes para recuperar el liderazgo.

Consultado por LPO respecto de la inversión extranjera directa proveniente de España, que no recuperó el caudal que supo tener con anterioridad, el español advirtió que no estaba al tanto de los números de IED, pero esbozó que la responsabilidad por esta merma se ubica en ambas orillas.

«Si ha habido un cierto frenazo en las inversiones españolas seguro que tuvo dos componentes: un componente español y otro argentino. Para nosotros no fue solo el aumento del paro (desempleo) que fue enorme, sino que hubo un colapso financiero en 2012. Teníamos problemas de financiamiento exterior muy graves. Seguro que eso ha influido en las empresas. En fin, influyó en todo», sostuvo Linde quien respira aliviado por haber dejado atrás los problemas de solvencia de su sistema bancario.

Las lecciones de España: cuando la falta de competitividad no se puede suplir con devaluación

La península ibérica sufrió mucho la pérdida del tipo de cambio como herramienta para compensar la falta de competitividad de su economía. En 2007, el año de mejor desempeño de su economía, igual tuvo el doble de desempleo que el promedio de la Unión Europea, bloque al que se sumaron precisamente por las ventajas económicas y políticas. «La pérdida de la autonomía monetaria es compleja», aseguró Linde.

Tras la crisis de 2012, la economía se derrumbó y llegó a tener 26% de desempleo. Desde 2014 se viene recuperando. «Yo creo que lo que hay que plantearse es distinto: dado que un país se integra en la unión monetaria por razones económicas y políticas, ¿qué es lo que debe hacer para no verse metido en un enorme problema económico? Pues no puede tener una evolución salarial, una evolución crediticia que no sea acorde con esa pérdida de autonomía cambiaria», consideró Linde.

«No puede tener una política salarial que la haga perder competitividad de un modo radical porque no puede compensarlo vía tipo de cambio. Lo que se plantea no es qué es lo que perdió (España para hacerse parte del a UE), sino qué es lo que hizo mal dado que era miembro de la unión monetaria. Y es que España entre 2003 y 2008 perdió frente al conjunto del área del euro competitividad de un modo muy importante. Y eso fue lo que nos llevó a la crisis», concluyó el banquero central español.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 17 =