El PRO suma en la política y resta en el fútbol

 El PRO suma en la política y resta en el fútbol

El «papelón mundial» ante las elecciones en Boca

El presidente de Boca, el macrista Daniel Angelici, dijo que «es lamentable lo que ocurrió» en la Bombonera y pidió «disculpas» a los jugadores de River ante lo que calificó como «un papelón mundial». Mientras, el kirchnerista Sergio Berni desvió todas las culpas hacia las autoridades de Boca. Pero, ¿quienes son los verdaderos perjudicados por lo ocurrido? A fin de año se celebrarán elecciones en el club, una votación que siempre tuvo alto impacto político. Para entonces el país ya tendrá nuevo presidente en la Rosada Y es allí donde el PRO puede verse seriamente perjudicado.

macri narvaez massa

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El presidente de Boca, Daniel Angelici, mostró toda su pesadumbre por lo ocurrido en el entretiempo en la Bombonera con la agresión a los jugadores de River y reconoció que lo vivido constituyó «un papelón mundial».
«Es lamentable todo lo que ocurrió, es un papelón mundial. Quiero identificar a esos diez inadaptados», se quejó el máximo dirigente de la entidad xeneize, una hora después de que el partido había sido interrumpido y todavía no había definición respecto de la continuidad o no del encuentro.
«Le pedí disculpas a (Rodolfo) D’Onofrio. No lo puedo creer», dijo el titular de la entidad de la Ribera, que también aclaró que, en turno vespertino, «la gente de seguridad recorrió nuestras oficinas, no había nada», aseguró.
Angelici no quiso admitir culpa alguna, en cambio, en la responsabilidad que le cupo como dirigente de la entidad organizadora por haber permitido que un drone sobrevolara el campo de juego con un Fantasma de la B en alusión al descenso que vivió la entidad adversaria en la temporada 2011.
El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, por su parte, aseguró que el operativo en La Bombonera «fue un exitoso» y que «no hubo incidentes», pese a lo ocurrido.
«El operativo fue todo muy ordenado, fue exitoso y no hubo incidentes», dijo el funcionario, quien luego se mostró enfurecido con las preguntas de los periodistas en la zona mixta.
Y agregó: «Fue una decisión acertada la de suspender el partido porque liberó tensiones, pudimos evacuar el estadio y se evacuó de manera ordenada».
Berni informó que fue él quien dispuso que los jugadores de ambos equipos se queden dentro del campo hasta lograr la desconcentración de los espectadores.
«Acá hubo una negligencia a la hora de generar la seguridad interna del club para que esto no ocurriera», sostuvo el secretario de seguridad, culpando por los hechos a Boca.
Lo único que está claro a esta altura,  es que anoche, en el partido de vuelta por los octavos de final de la Copa Libertadores de América, el plantel de River fue agredido por un grupo de hinchas, aparentemente con gas pimienta, lo que afectó notoriamente a cuatro futbolistas: Leonardo Ponzio, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni y Matías Kranevitter.
El encuentro estaba igualado 0-0 y a los «millonarios» le bastaba para clasificar a los cuartos de final, por el 1-0 logrado la semana anterior en el Monumental.
Si bien lo ocurrido anoche afecta a toda la sociedad argentina, los especialistas aseguran que River resulta ser el gran perjudicado.
Pero, ¿cómo queda el titular de Boca ante esta situación? ¿cómo lo asume Horacio Rodríguez Larreta el ganador de la última interna en la Ciudad de Buenos Aires para quien jugó Angelici?
El presidente de Boca es uno de los alfiles judiciales de Mauricio Macri y controla áreas clave como la Fiscalía General de la Ciudad y la subsecretaría de Justicia –también tuvo el control de la Procuración General-. Ahora quiere además tomar el control de un organismo que está en manos del kirchnerismo hace cuatro años: el Consejo de la Magistratura de la Ciudad, que selecciona y remueve jueces, a través de su vice en Boca, Oscar Moscariello, y el legislador Enzo Pagani.
También quiere quedarse con el ministerio de Justicia que Montenegro controla desde hace ocho años. Durante los dos mandatos de Macri, Angelici hizo lo posible para limar a Montenegro y de hecho le sacó el control de un área clave de su cartera como lo es la subsecretaría de Justicia, a cargo de Javier Buján, un hombre de su entorno.
Montenegro jugó abiertamente para Gabriela Michetti en la interna del PRO que ganó Larreta y por ende es uno de los ministros que no tiene asegurada su continuidad a partir de diciembre en caso de que el jefe de gabinete gane las generales.
Mientras, Angelici presiona para que Larreta le asegure el lugar a un hombre de su espacio en el futuro gabinete. En ese sentido, propone a Juan Sebastián De Stéfano para que ocupe el ministerio de Justicia. De Stéfano es consejero de la Magistratura porteña en los papeles –hasta diciembre-, aunque en la práctica es el principal operador de Angelici en la Justicia porteña.
Pero no es solo en el Gobierno donde busca copar lugares. Sucede que en paralelo a la disputa electoral, donde Mauricio Macri planea llegar a la Rosada, se celebrarán elecciones en Boca.
La competencia por el control del club que sirvió de trampolín político para la carrera política del jefe de Pro,  no será fácil.
La elección se dará a fin de año, ya para cuando el país tenga a un nuevo presidente. 
Como en 2011, el kirchnerismo interviene con aporte de nombres y dinero en la interna xeneize con la intención de neutralizar la plataforma que Macri construyó a partir del club. Entonces, a través de tres funcionarios de jerarquía, el Gobierno logró unificar a la oposición detrás de Jorge Amor Ameal, cuyo hijo milita activamente en La Cámpora. Pero a pesar de los esfuerzos, el ganador resultó Daniel Angelici, el empresario del juego por quien Macri puso las manos en el fuego.
Este año, la puja tendrá la misma intensidad, aunque tal vez en el tablero figuren otros nombres.
Angelici quiere la reelección, pero dicen que Macri ungiría a otro candidato que no será él. ¿Quién será su hombre? Todavía es una incógnita. Aunque en la ruleta giran algunos nombres.
La disputa será ardua entre kirchneristas, macristas y tal vez massistas, mientras el club, como dicen los indignados, se parece cada día más a «una unidad básica» o «un trampolín político»…
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 8 =