Boudou está listo pero… dicen que Cristina apostaría a Máximo/Zannini

 Boudou está listo pero… dicen que Cristina apostaría a Máximo/Zannini

El reposo activo, con la Presidente «en funciones» desde las oficinas de la Jefatura de Gabinete de Olivos, es un formato novedoso, que pretende contener las riñas y competencias domésticas del Ejecutivo Nacional. Entre otras cuestiones, permitiría recortar las funciones de Amado Boudou, el vicepresidente de la Nación con 60% de imagen negativa y varias causas judiciales en trámite. Pero, para ello, Cristina debería apelar a incrementar la actividad del secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, con Máximo Kirchner como consejero ‘ad-hoc’ (para imprevista satisfacción de La Cámpora y otros grupúsculos de militancia rentada). Por lo tanto, la cuestión es entre «guatemala» (Boudou) y «guatepeor» (Máximo/La Cámpora). El rumbo de esta Administración carece de destino correcto…

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Cuando Cristina Fernández de Kirchner eligió a Amado Boudou como compañero de fórmula, mencionó la lealtad como un valor importante. Sin embargo, la lealtad parece fallar a la hora de cederle en forma interina la Presidencia de la Nación.
Boudou tiene muchos críticos dentro de la Administración Cristina, y la propia Presidente de la Nación realizó más tarde una 2da. interpretación de la «lealtad» de Boudou, además de cuestiones vinculadas a comentarios fuera de contexto que le habrían adjudicado al vicepresidente de la Nación.
Luego, el jefe del Gabinete de Ministros, Juan Manuel Abal Medina (h), tampoco resulta un funcionario en quien pueda descansar la Presidente de la Nación. En general, Abal Medina (h) tiene funciones no estratégicas tales como la administración de los millonarios recursos del Fútbol para Todos.
Por lo tanto, el esquema gubernamental de Cristina es un fracaso: un vicepresidente de la Nación en quien no confía en forma plena, y un jefe del Gabinete de Ministros con rol totalmente secundario, aún ante una emergencia…
Entonces, la situación consiste en que la Presidente debe guardar reposo pero no puede confiar en su vicepresidente de la Nación. Por lo tanto no le solicitará al Congreso la respectiva licencia, e intentará aplicar una nada ortodoxa solución, si es que se le puede llamar así: Boudou irá a los actos oficiales en lugar de ella, Cristina no delegará la firma del despacho diario, Carlos Zannini ejercerá funciones de mando, y Máximo Kirchner será gran consejero ‘ad-hoc’.
En ese contexto, Amado Boudou asumirá hoy (lunes 07/10), simbólicamente, la Presidencia: no habrá solicitud de licencia para Cristina solicitada al Congreso de la Nación, y Boudou se limitará a reemplazar a Cristina en actos oficiales como el que ocurrira en en Casa Rosada: a media mañana, en la explanada de Casa Rosada, comandará la entrega de patrulleros junto a Daniel Scioli y el candidato del FpV bonaerense, Martín Insaurralde, y más tarde, celebrará la «repatriación» del científico N° 1.000 (el programa Raíces).
El martes 08/10, en tanto, reemplazará a la Presidente en la inauguración del puente que une Villa María y Villa Nueva, en la provincia de Córdoba.
La reaparición de Boudou, quien volverá a ocupar oficinas en el Banco Nación, para no sentarse en el despacho de Cristina, provocó intrigas porque tiene muchos críticos dentro del Frente para la Victoria. Cristina convirtió el despacho del vicepresidente de la Nación en la Casa Rosada en parte de un museo que decidió con los arquitectos que la acompañan.
A la espera de directivas, Boudou regresó el sábado de urgencia desde Brasil -–adonde se encontraba en misión oficial–- y suspendió otro viaje que tenía previsto a Cannes (Francia).
Por lo tanto, Cristina realizará un «reposo activo»un invento que servirá siempre que se resuelvan en forma favorable y rápida sus 2 problemas sanitarios presentes: el hematoma en la cabeza y la arritmia (tema cardíaco no vinculado).
El esquema de información y decisiones, entonces, estará en manos del secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, y obviamente su hijo Máximo Kirchner, quien será «el gran filtro» de las cuestiones (es clave reducir el estrés presidencial, dicen los médicos). Aún cuando no aparezca en el organigrama, él se encuentra instalado en la Quinta de Olivos, para alegría de La Cámpora, la agrupación tan impopular que le responde.Se afirma que Máximo es un tenaz crítico de Boudou.
La Administración Cristina no quiere exhibir la precariedad de Boudou pero termina incrementando los interrogantes porque no solamente vuelve a subestimar la gestión sino que menosprecia los consejos médicos, tal como ya había sucedido con Néstor Kirchner.
En enero de 2012, el vicepresidente debió hacerse cargo del Ejecutivo por 20 días, mientras la Presidenta se recuperaba de una operación de tiroides, luego de un diagnóstico erróneo de cáncer.
«Guarda con lo que hacés. Va en serio, no es una bromita», le dijo Cristina Kirchner a Boudou, el 28/12/2011, antes de la intervención quirúrgica.
De acuerdo a lo que está ocurriendo en estos días, el resultado en aquella ocasión no fue satisfactorio, y por eso no se repetirá.
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + dieciocho =