El sector privado sale en socorro de Demarco, sin embargo el ejecutivo no rebaja sus sueldos, ni reduce el plantel ilegal de funcionarios

 El sector privado sale en socorro de Demarco, sin embargo el ejecutivo no rebaja sus sueldos, ni reduce el plantel ilegal de funcionarios

El Municipio, tras ser arrinconado por los gremios, quienes reclaman adicionales, EPP para sectores de riesgo, y reconocimiento por insalubridad, acordó con los principales comercios un convenio denominado de “Reciprocidad”, para abastecer de insumos sanitarios al municipio.

Ciudad de Perico, 16 de julio del 2020 // Tras siete meses de espera, finalmente el intendente de la ciudad de Perico, sin aceptar la presencia de medios, ni grabaciones; se reunió con todos los sectores gremiales.

Antes de comenzar con los puntos, atinentes a un pedido desesperado por garantizar la salud de los trabajadores, al unísono le reprocharon su descalificación constante cuando se expresa en los medios, donde según los registros en audio y video los tilda de “vagos”; sin embargo el Intendente de Perico, lo negó (amnesia temporal).

Indumentaria en reparticiones municipales donde se destaca la gestión de los Equipos de Protección Personal

En cuanto al petitorio concreto, de materiales de bioseguridad para el retorno a las labores, o continuidad de otros, como los precarizados que jamás bajaron sus brazos, pese a las magras condiciones laborales a la que son sometidos;  y la solicitud de un adicional, dado que ante el avance del COVID19 deben extremarse las medidas de prevención, lo que significa en algunas áreas contar con elementos de bioseguridad hoy ausentes, por el aumento del riesgo laboral; obtuvieron una repuestas vacía; inconducente, esquiva; en consecuencia salieron como entraron; con las manos vacías.

Sin embargo, en horas de la mañana, a través de algunos medios locales, hizo saber que celebró un convenio con varios comercios de la ciudad, quienes aportarán elementos o recursos sanitarios para el desempeño de las actividades inherentes al municipio; a cambio de agilizaciones en cuanto a gestión de habilitaciones, permisos, ampliaciones, o concesiones.

Es digno celebrar el aporte que realiza el sector privado al municipio, en un contexto sanitario extremo, como también merecen destacarse los vecinos que como contribuyentes cumplen en silencio con las obligaciones que la norma impone en cuanto a tributos y tasas, pero el Jefe comunal, sigue sin dar ejemplo alguno, ni de austeridad, ni en la aceptación de los límites que imponen las ordenanzas; el pueblo continúa sosteniendo el 50% de los funcionarios nombrados por encima del organigrama aprobado por el Concejo Deliberante; insumiendo 2,5 millones de pesos, que hoy serían el soporte sanitario para que los empleados públicos cumplan con su tarea de servicio en un ámbito seguro, con los elementos de protección personal adecuados.

El paradigma de la administración pública cambió con la llegada de la pandemia, con la cual hay que convivir. Hay que enfrentarla con los elementos idóneos y las recomendaciones laborales apegadas a los manuales de la epidemiología. Estas condiciones modificaron los objetivos de los jefes comunales en todo el país, hoy son los garantes de la salud pública, como del bienestar de sus trabajadores y familias.

Todos aquellos objetivos de transformación social, económica y urbana, bien intencionados seguramente, deberán postergarse, hoy la vida de las personas estan sujetas a medidas sanitarias; no hay nada que se encuentre por encima de esa prioridad; nada.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =