El Senado aprobó la suspensión del pacto fiscal con las provincias y sería ley antes de fin de año

Sin siquiera un debate en comisión, el Senado aprobó la suspensión por un año del consenso fiscal firmado hace dos años entre la Nación y las provincias para reducir impuestos y controlar los gastos.

La recesión complicó las cuentas de los gobernadores que le pidieron a Alberto Fernández olvidarse de los compromisos firmados con Macri, que no todos habían cumplido.

La sesión fue la primera que presidió Cristina Kirchner, en medio de una fuerte tensión por la posibilidad que se frustrara la emergencia económica, pero para suspender el consenso fiscal no había fisuras.

El único voto en contra fue el de Alfredo De Angeli, de Entre Ríos, molesto por la posible suba de ingresos brutos que muchos gobernadores no tardarán en aplicar.

«El pueblo entrerriano, las empresas, y principalmente el consumidor entrerriano no acepta más impuestos, porque con este nuevo consenso fiscal, todos los nuevos impuestos los va a pagar el bolsillo de los consumidores», se quejó.

La suspensión del consenso, firmada el martes entre los gobernadores y el presidente, permite subir impuestos provinciales y nacionales; y suspende el control del gasto público de cada territorio. Como es habitual en estos casos, los gobernadores se comprometen a suspender los procesos judiciales contra el Estado Nacional que dirimen en la Corte Suprema.

Los radicales, cuyos gobernadores fueron los primeros en pedir la emergencia, casi no hablaron. Y hubo un duelo de puntanos: Adolfo Rodríguez Saá recordó que siempre consideró inconstitucional el pacto porque violaba las autonomías provinciales; y su rival interno Claudio Poggi dijo que San Luis cobra impuestos altos y no quiso comprometerse a bajarlos.

Los gobernadores cancelaron el pacto fiscal que firmaron con Macri y podrán subir impuestos

Los radicales, cuyos gobernadores fueron los primeros en pedir la emergencia. «Para proteger a los puntanos, para proteger las arcas provinciales y la autonomía provincial, y hoy justamente varias de las provincias que firmaron se dan cuenta que la anterior gestión de Cambiemos no les cumplió prácticamente en nada de lo que decían algunos de los puntos del Pacto Fiscal», cerró María Eugenia Catalfamo, la otra puntana que está con el kirchnerismo y trabaja a la par de su gobernador, Alberto Rodríguez Saá.

«Más de catorce provincias tienen problemas de endeudamiento, inclusive en dólares; valoro que los gobernadores hayan pedido tratar esta suspensión», cerró el jefe de Todos José Mayans. Y se votó a mano alzada.

En Diputados evalúan aprobarla el viernes 27, cuando también podrían tratar la suspensión a las jubilaciones de privilegio en ambas Cámaras.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =