«Electromovilidad» el otro norte para una economía jujeña exitosa

 «Electromovilidad» el otro norte para una economía jujeña exitosa

La provincia de Jujuy, recientemente inició su fase de inyección de energía limpia al sistema interconectado nacional desde CAUCHARI, en cumplimiento de leyes y acuerdos internacionales que obligan a los estados a sustituir el 20% de la producción eléctrica por energías renovables antes del 2030.

Esta tarea, además de ofrecer responsabilidad ambiental, ya que menos usinas emitirán dióxido de carbono, es una importante unidad de negocio para una provincia atrapada en economías primarias de escasa evolución y cuestionada sustentabilidad.

El sector del transporte atraviesa profundos cambios en relación a la tecnología que utiliza, la infraestructura, la cultura de la movilidad y el consumo. En función de la necesidad de reducir las emisiones de dióxido de carbono para bajar el ritmo del calentamiento global y ante el paulatino agotamiento de las fuentes fósiles de energía, los mercados más grandes del mundo están en la carrera por la energía limpia en el sector de transporte, que implica entre otras muchas cosas el paso del motor de combustión interna hacia el motor eléctrico e híbrido.

Esta nueva era, consolida a la provincia de Jujuy, no solo como plaza de extracción de carbonato de litio, además permite a la provincia desarrollar una ingeniería productiva que le permitirá integrarse a grandes cadenas de la industrial de las baterías. Si bien hay que admitir que es muy difícil una producción autónoma, por el poder de concentración que ya posee el incipiente mercado, si es razonable integrar cadenas de valor con participación de componentes semi-industrializados, con lo cual el valor de la materia prima extraída sube ostensiblemente.

En la Argentina, el desafío por delante es tan grande que requiere el consenso político para contar con una planificación. La clave se centra en el litio, ya que el territorio nacional es uno de los mayores reservorios mundiales, donde Jujuy destaca. «Debemos transitar el camino de la transición hacia la electromovilidad de forma soberana, para lo cual es necesario desarrollar paquetes tecnológicos en nuestro país», advierte Andrea Calderón, doctora en Ciencias Químicas, investigadora del Conicet especializada en electroquímica, quien participó del debate virtual “Litio y transición socio-ecológica en Sudamérica” organizado por la Fundación Friedrich Ebert.

Diversos investigadores y desarrolladores de emprendimientos en electro movilidad alientan, un futuro potente para las regiones que logren estructura de valor con alianzas internacionales, ante un mercado en ebullición. El litio aplicado a la electromovilidad es un de los norte que da esperanza a una provincia que durante plena crisis siguió tras su meta; nuevas y exitosas actividades productivas, vinculadas al futuro y a la salud ecológica global.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − quince =