En 7 de las 10 provincias del NEA-NOA la masa salarial representa más del 50% de sus ingresos

 En 7 de las 10 provincias del NEA-NOA la masa salarial representa más del 50% de sus ingresos

Región Norte Grande || El dato coincide con que en estas jurisdicciones el sector privado está menos desarrollado como generador de actividad económica privada y de empleo competitivo.

Un trabajo de las consultoras Muñoz y Asociados y Noanomics, cuantificó y analizó el peso de los sectores públicos en las diversas economías provinciales. A tal efecto, recurrimos a dos indicadores: (1) la relación entre el gasto público total de cada provincia con el tamaño de su economía, y (2) el ratio entre las masas salariales pública y total formal de cada uno de los 24 distritos.

El estudio comenzó evaluando los 24 ratios Gasto Público Provincial/PBG. A falta de información fehaciente acerca de los PBG de las distintas provincias, se procedió a estimar proxies 1. Tomando como referencia el año 2014, podemos apreciar que en nueve de las 24 provincias el gasto público provincial representó más del 30% del Total (Proxy) de su PBG (en Formosa, la relación supera el 60%). En el extremo opuesto, en CABA, y las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza y Río Negro, el gasto estatal es menor al 20% de sus respectivos PBG.

Cabe destacar además que en los últimos diez años, en todas las provincias (con excepción de Neuquén) subió la participación del Estado en la economía; Formosa, Chaco y Misiones lideraron el ranking de crecimiento en puntos porcentuales de participación.

Otra alternativa para evaluar el peso estatal en las economías provinciales es poner el foco en su importancia relativa como empleador, cotejando la masa salarial pública (a nivel de gobierno provincial y excluyendo las esferas municipales) con el total de la masa salarial formal. Las provincias en las que los salarios públicos tienen mayor peso son Formosa (69%), Catamarca (60%) y Chaco (59%). Por el contrario, en CABA, la masa salarial pública (excluyendo trabajadores en el gobierno federal) representa apenas el 10% de la masa salarial total en el distrito. En Buenos Aires el ratio trepa a 26%, en tanto que Santa Fe, Chubut, San Luis y Córdoba comparten un ratio del 29% del total.

No es sorprendente que, salvo en algunas pocas provincias que se apartan de la tendencia (la más notoria, Catamarca), se observe una muy clara correlación positiva entre los dos indicadores presentados en este documento. Esta correlación sugiere que ambos ratios logran dar cuenta satisfactoriamente del tamaño y la relevancia del Estado provincial en cada distrito.

Reflexiones

Dentro de una realidad heterogénea, los dos indicadores coinciden en reflejar que, en la mayoría de las provincias, el peso del estado es sumamente relevante. En la mitad de los distritos, el gasto público representa más del 25% del ingreso provincial y el empleo público explica más del 40% de la masa salarial.

La relación entre el gasto público agregado de los 24 distritos y la suma de sus PBG aumentó en 5,7 puntos porcentuales entre 2005 y 2014. Esta suba confirma que, en la última década, las provincias acompañaron el proceso de crecimiento del tamaño del Estado que comandó el gobierno nacional. El aumento del gasto provincial tuvo además su correlato en una mayor presión fiscal local y/o una mayor dependencia financiera (y política) del gobierno central.

Precisamente por ello, el ciclo económico de las provincias suele correlacionarse estrechamente con el de sus sectores públicos. De allí que el monitoreo de su tamaño y situación fiscal se convierta en una herramienta imprescindible para entender tanto los movimientos de sus economías como la evolución de sus sectores productivos.

El mapa del peso relativo del Estado en las provincias muestra a su vez dónde el sector privado está menos desarrollado como generador de actividad económica privada y de empleo competitivo. Cabe destacar, en este sentido, que de las ocho provincias en las que en 2014 la masa salarial pública representó más del 50% del total, siete pertenecen al Norte Grande (NEA-NOA); a saber: Formosa, Catamarca, Chaco, Jujuy, La Rioja, Corrientes y Santiago del Estero.

Para finalizar, ponemos el foco en la dinámica del gasto público en CABA durante la última década, para destacar un hecho curioso: el ratio Gasto/PBG pasó de 4,2% en 2005 a 7,6% en 2014. Si bien el ratio sigue siendo el menor de los 24 distritos, también es cierto que -medido en términos proporcionales (+82%)- dicho aumento fue el mayor en el período en cuestión. El antecedente tendería a refutar el argumento que sostiene que el macrismo promovería una retracción del tamaño del Estado.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =