Planes Sociales: «La Neoesclavitudque propone el kirchnerismo»

 Planes Sociales: «La Neoesclavitudque propone el kirchnerismo»

NeoEsclavitud

En Jujuy existen más de 100.000 planes sociales,  los cuales además de generar asistencialismo, minan el valor del trabajo y menoscaban la cultura del esfuerzo, por ahora los políticos evitan anticipar medidas para suprimirlos.

 LOS PLANES SOCIALES SON LOS GRILLETES DE LA

NEOESCLAVITUD QUE PROPONE EL KIRCHNERISMO

desfile_trabajador

14.12.2014 || Cual si Argentina viviera en una eterna emergencia, los programas de asistencia social que tuvieron origen  durante el duhaldismo, para enfrentar el colapso que sobrevino en el país tras la salida de Fernando de la Rúa “Planes Trabajar”, los mismos lejos de decrecer por la recuperación tan vendida por el relato kirchnerista, aumentaron desbordando el déficit fiscal junto al régimen sideral de subsidios.

En Jujuy de Eduardo Fellner tercerizó la asistencia social, trasladando el rol del Ministerio de Acción Social a La Organización Tupac Amaru, la que resultó ser mas eficiente que el gobierno provincial en materia distributiva, por lo cual la organización incrementó su base de militantes por apoyo de Néstor Kirchner en una etapa, hasta convertirse en la mayor organización social  más grande del país.

Pero, la aparente contención, que un principio evitó el estallido social en la provincia, terminó luego de una década por convertirse en un brazo político que posee millares de militantes pagos, encadenados a un sistema antidemocrático que enajena el pensamiento, mutilando ciudadanía, al imponer nuevos grilletes que impiden abrazar otras ideologías o sencillamente dejar la organización, ya que en una provincia donde el desempleo y el abismo social son una constante, la superviviencia humana quedó bajo la temeraria tutela de la Tupac Amaru y organizaciones con metodologías similares.

Esta manera de reducción cívica, supone la práctica de una nueva esclavitud, donde la contradicción más humillante resulta cuando son expuestos uniformados, en agotadoras marchas donde sostienen banderas que pretenden reivindicaciones por DDHH, sin que se respeten sus garantías constitucionales del acceso al pleno empleo y a la libertad de pensamiento actual.

Hoy en día los planes sociales; en una provincia como Jujuy, donde el gobierno decidió seguir por la senda del aumento del gasto público, donde el empleo desde el sector privado sigue amesetado, en una regresión permanente en la proyección histórica; son la prueba contundente de la incapacidad del gobierno en cumplir con la máxima peronista “gobernar es crear empleo”, ya que no pudo durante el período de máximo crecimiento del país, donde en igual proporción crecieron las transferencias a las provincias, ofrecer una oferta laboral para generar una migración hacia la dignidad del trabajo.

Por su parte, desde los sectores opositores sostienen diferentes enfoques al respecto, en este sentido el gobierno solo puede emitir una opinión fruto de la realidad que genera, optaron por mas y mas planes sociales.

Gerardo Morales (UCR), advierte que no serán eliminados, pero que habrá un cambio en la matriz productiva, de manera que el crecimiento de la oferta laboral signifique una clara opción para tomar nuevas opciones laborales, pero no arriesga un horizonte sin programas sociales.

En este sentido Sergio Massa (FR), avanza un poco mas en definiciones sobre la problemática, poniendo el acento en la libertad de los beneficiarios, al mantener el sistema sin pertenencia, al suprimir la distribución por organizaciones, promocionando a su vez políticas para la recuperación de las economías regionales de manera de corregir asimetrías que permitan incorporar mano de obra en el norte argentino.

Desde el Macrismo en Jujuy, muy poco se habla sobre el tema, se admite que son necesarios los programas, de hecho sería un subsidio en el paradigma de los políticos presidenciables al 2015 sostener que se erradicarán de cuajo.

El delasotismo en cambio, posee un abordaje mas elaborado al respecto, ya que propone la universalización de los mismos en cuanto a personas desempleadas, aumentando inclusive los montos de las asignaciones, bajo el formato de capacitación para el empleo, eliminándolos hasta el punto posible  que defina el número de ofertas laborales que este sector genere por su apuesta al desarrollo privado y la recuperación de las economías regionales, este espacio presentó un programa para generar 5 millones de  puestos de trabajo en los próximos cinco años, donde a Jujuy le corresponden 150.000 puestos.

Pero más allá de las miradas y propuestas que existen sobre los planes sociales de parte de los políticos en competencia, Jujuy por si mismo debe encontrar una salida que permita la construcción de ciudadanía y comunidad, donde el empleo como organizador social debe ser política de estado, objetivos demasiados ausentes en el gobierno de Eduardo Fellner, el cual lo único que hizo para bajar la pobreza, fue eliminar las variables incómodas de la Dirección Provincial de Planeamiento, Censos y Estadísticas DIPPEC, sin importarle que al invisibilizar a 350.000 jujeños, también los sepultaba.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =